mi madre destruyó mi autoestima

MI MADRE DESTRUYÓ MI AUTOESTIMA Y NO CONSIGO SUPERARLO

Aunque jamás he pensado que mi madre destruyó mi autoestima, cada día soy más consciente del importante papel que tuvo ella en la formación de mi falsa autoestima.

En este artículo vas a entender mucho mejor de dónde viene lo poco que te respetas, aunque a los demás les hayas hecho creer lo contrario.

Ten en cuenta que el conocimiento es poder y cuanto más sepas de ti misma más capacitada estarás de afrontar las consecuencias de todo lo que ha pasado en tu vida, para poder seguir hacia delante.

Normalmente le doy mucha caña a la figura del padre, porque parece ser que es de donde vienen la mayoría de tus traumas, pero no es así. No puedes dejar pasar el papel de tu madre porque es tanto o más importante que el de tu padre.

Como mujer adulta que eres, mantienes con tu madre una buena relación. Para ti es una relación especial, es la única madre que tienes y tendrás nunca, pero en el fondo le guardas ciertos rencores que se manifiestan más a menudo de lo que te gustaría.

Con tu madre tienes un conflicto, un amor-odio que afecta a tu vida más de lo que te imaginas.
Si la relación con tu madre no es sana, es muy complicado que puedas tener paz mental en el resto de áreas de tu vida.

Sí sí:
–          Tienes mucho estrés
–          A tu día le faltan horas
–          Y no duermes lo suficiente, de acuerdo.

Pero los conflictos internos, los conflictos emocionales, eso que no se ve a simple vista, afecta mucho más a tu vida que el hecho de que el día solo tenga 24 horas.

¡Va!, arremángate que empezamos 😉

 

 

 

 

 

POR QUÉ MI MADRE DESTRUYÓ MI AUTOESTIMA

No se me ocurre tarea más difícil en el mundo que el hecho de ser madre, y para eso no hay carreras universitarias, ni formaciones de ningún tipo.

Cualquier mujer, capacitada biológicamente, puede ser madre sin pasar ningún test psicotécnico (“muy mal yaya”, como dice mi sobrino cuando regaña a su abuela). Partiendo de esa base ya vamos mal, así que corramos un estúpido velo.

Que tu madre se quedase embarazada de ti y decidiese dar a luz y criar una hija, no significa que tuviese en sus manos las herramientas ni los conocimientos necesarios para sacar matrícula de honor en esa licenciatura de la vida.

Ser madre es una carrera de fondo donde se empieza con lo que tienes y se van adquiriendo aprendizajes por el camino, o eso me han contando. Si tienes esto en cuenta, está claro que la autoestima que tuviese tu madre mientras te gestaba y te criaba, influirá directamente en ti.

¿Conoces alguna mujer que se haya puesto a trabajar su autoestima para que esta influyera positivamente en su bebé? Si conoces alguna házmelo saber por favor, quiero entrevistarla.

Si quieres ser una de las entrevistadas necesitarás empezar por aquí. 

Con esto no trato de criticar a ninguna madre, ni muchíiiiisimo menos. Solo reitero la idea de que a tu madre nadie la preparó para serlo y como no la enseñaron a darle importancia a estas cuestiones ni siquiera se las planteó.

Así que si tu madre destruyó tu autoestima es porque la suya ya estaba destruida de antemano y quizá ni siquiera lo supiese.

 

 

MADRE TÍMIDA Y VERGONZOSA

 

Existe una relación directa entre la timidez y la vergüenza con la baja autoestima.
Si tienes una madre tímida, como es mi caso, habrás comprobado que eso te afecta en muchas ocasiones. Más que afectar, incluso te molesta.

Aunque hasta ahora no lo sabías seguro, intuías que el hecho de que tu madre fuese tan tímida tenía mucho que ver con su falta de autoestima.

Es una mujer que quiere pasar desapercibida a toda costa, que se mete en su mundo y no hay narices a que nadie más entre allí.

Como tu madre no se considera valiosa, ni digna de amor, crece para dentro, escondiendo sus temores, deseos o necesidades para que nadie le haga daño. Y eso te afecta. 

mi madre destruye mi autoestima

 

A pesar de que tú hayas desarrollado más el rol de tu padre, sobre todo porque estaba ausente y alguien lo tenía que desarrollar, la personalidad de tu madre también te marcó.

Si tu madre se encerraba en sí misma porque no se creía valiosa, tú interiorizaste eso tanto para adquirirlo como para cuestionarlo. Si ella no creía en sí misma ni en sus capacidades, ¿qué confianza en ti misma ibas a tener tú?

La diferencia principal es que como la actitud de tu madre te daba tantísima rabia, tú decidiste hacer lo contrario: tapar tus inseguridades para que nadie se diese cuenta, hacerte la dura, no como ella.

Entre madre e hija existe un importante vínculo de identificación que no puede pasarse por alto.

 

 

ACTITUDES DE TU MADRE QUE INFLUYERON NEGATIVAMENTE EN TU AUTOESTIMA

 

1.      NO VALORABA TUS LOGROS

Cuando eras pequeña te esforzabas mucho para que tu madre valorase todo lo que hacías, pero eso no ocurría. Pocas veces tu madre te dio palmaditas por lo bien que lo habías hecho. Pocas veces te dio un abrazo por el esfuerzo realizado o por hacer lo que te había pedido que hicieses.

 

2.      TE COMPARABA CONSTANTEMENTE

Sin intención de herirte ni de mermar tu autoestima, tu madre te comparaba continuamente con tus hermanas, tus amigas o incluso con ella misma. Lo de los demás siempre estaba mejor que lo tuyo, o al menos esa fue la lectura que tú hiciste.

 

3.      TE PONÍA ETIQUETAS

Llevas grabadas a fuego muchas de las palabras que te decía tu madre en tu infancia:

–          “Eres mala”
–          “Eres torpe”
–          “Eres gordita”
–          “Eres egoísta”
–          “Eres mal educada”
–          “Eres incorregible”
–          Etc, etc, etc.

Y como las cosas buenas no se te decían para que no te las creyeses, lo único que pudiste interiorizar fue todo lo malo que te atribuía tu madre. Así eras tú, una persona horrible y, sin querer, te lo creíste.

 

4.      TE EXIGÍA COSAS QUE NO IBAN CON TU EDAD

Entre la timidez de tu madre y el hecho de que ella no se valoraba lo suficiente, seguro que te tocó en más de una ocasión hacer cosas que te quedaban grandes como niña que eras.

Pero tú parecías tan echada para delante y tu madre tan echada para atrás, que parecía la mejor elección.

Tanto si lo hacías mal, como si lo hacías bien, tú sentirías que la presión que se ponía sobre ti era demasiado grande y que no podías llegar a alcanzar las expectativas que tu madre tenía puestas en ti.

Volverías a fracasar y tu mamá te añadiría otra etiqueta, la de inútil por ejemplo, para ir haciendo la lista cada vez más grande.

 

5.      NO TOLERABA TUS ERRORES

En tu casa los errores se pagaban, el castigo era seguro. Independientemente de que asumieras el error o no, tenías que pagar por ello. Eso te llevó a pensar que tu madre sólo toleraba la perfección. Había que ser perfecta o encerrarse en una misma, como hacía ella.

 

6.      NO TENÍA NINGUNA CREDIBILIDAD

Lo que no se puede cuestionar es que tu madre quería lo mejor para ti pero se apoyaba demasiado en la frase “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”.

–          Quería que estuvieses bien alimentada.
–          Quería que sacases buenas notas para que tuvieses un futuro mejor que el suyo.
–          Quería que hicieses ejercicio para estar más sana.
–          Quería que encontrases un buen hombre que no te reprimiese.
–          Quería que fueses una mujer libre.

Sin embargo, lo que quería para ti no era lo que hacía para ella. Tu madre:

–          Se alimentaba fatal.
–          Fumaba muchísimo.
–          Le costaba la misma vida hacer ejercicio.
–          Se sometía a tu padre.
–          Se enfadaba si pasabas demasiado tiempo con chicos…

Todas esas actitudes te confundían bastante y no sabías qué era lo mejor ni por qué tu madre actuaba así.

 

7.      SE APOYABA DEMASIADO EN TI

En lugar de tener en cuenta sus propias capacidades o apoyarse en tu padre o en cualquier amiga o familiar, tu madre te tenía a ti como:

–          Amiga
–          Confidente
–          Cuidadora
–          Hombro para llorar
–          Lugar donde volcar sus frustraciones…

Y eso es demasiado trabajo para cualquier niña.

No podías llegar a todo, era imposible, así que tu autoestima caía en picado junto con la de tu madre. Aunque a ella se le notase muchísimo y tú lo supieras disimular mejor.

 

MI MADRE DESTRUYÓ MI AUTOESTIMA PERO LO VOY A SUPERAR

 

Y no te queda otra más que superarlo si quieres ser feliz y vivir tranquila.

La figura de una madre es la figura más importante de la vida de cualquier persona. La relación que tengas con ella, tanto si está físicamente contigo como si no, será crucial para que seas una mujer emocionalmente sana.

Tu madre hizo muchas cosas “mal”, con toda seguridad. Eso mismo te pasa a ti, o te pasará, con tus hij@s porque nadie es perfecta. Sin embargo, hay muchas cosas que puedes hacer por ti para que esa falta de autoestima que te persigue desde la infancia se convierta en un amor profundo hacia ti misma y hacia todo lo que te rodea.

Voy a contarte lo que yo he tenido que hacer en mi camino para dejar de guardarle rencor a mi madre por todo lo que creía que había hecho mal:

 

1.      SUELTA EL VICTIMISMO

Sé que durante mucho tiempo te ha venido genial pensar que la culpa de muchos de tus problemas la tenía tu madre. Has intentado cambiarla a ella para que así te afectasen menos sus cosas, pero no ha funcionado.

Ya eres una niña grande, así que responsabilizar a los demás por los problemas que tú tienes no te va a permitir avanzar.

¡Deja de hacerte la víctima y toma las riendas!

 

2.      PONTE EN SU LUGAR

Si eres madre, ahora entenderás mucho mejor todas esas cosas que pensabas que tu mamá hacía mal puesto que ya lo estás viviendo en tus propias carnes.

Si no eres madre, lo único que tienes que hacer es empatizar un poco con ella. Si no conoces demasiado de su historia pregúntale:

¿Cómo era la relación con sus padres, tus abuelos?

¿Cómo fue su infancia?

Intenta comprender de dónde viene su comportamiento, porque todo el mundo tiene una historia que le lleva a actuar de una u otra manera.

 

3.      PERDONA

¡Menuda herramienta esta del perdón! Maravillosa en cualquier etapa de tu vida para sanar tus heridas y seguir adelante.

Al fin y al cabo tu madre tampoco es mala, todo lo contrario, es una buena mujer que ha querido hacerlo siempre lo mejor que ha podido (sabido).

 

4.      ESTRECHA LOS LAZOS CON ELLA

Quizá pienses que con perdonar, a tu manera, está el tema resuelto. Sin embargo, no consigues olvidar todas esas cosas que te han hecho tener la autoestima tan baja.

Si perdonas de verdad, lo siguiente será estrechar lazos con tu madre y dejar de criticarla para reforzar sus virtudes.

Así la estarás ayudando a ella a sanar su autoestima y te vendrá genial a ti para que su forma de actuar deje de perjudicarte.

 

5.      APRENDE DE SUS ERRORES PARA QUE TÚ NO LOS COMETAS

Mi madre siempre me ha dicho que ella hacía conmigo y con mis hermanas justo lo contrario de lo que habían hecho con ella. O al menos eso intentaba.

En la realidad, no es frecuente conseguir hacer justo lo contrario que han hecho contigo, porque muchas de esas cosas van grabadas en tu ADN y te salen de forma inconsciente.

Por eso, en cuanto a la libertad que tenía o los consejos que recibía, probablemente eran totalmente contrarios a lo que mi abuela hacía con ella. Sin embargo, en otras muchas cosas como no valorar los logros por ejemplo, mi madre no pudo evitar comportarse como mi abuela porque no era consciente de que lo hacía.

Así que observa bien todas esos comportamientos de tu madre que consideras que han acabado con tu autoestima y refuerza el aprendizaje para que tú no hagas lo mismo.

Está claro que si consigues sanar tu autoestima dañada podrás ser una madre que sepa reforzar la autoestima de tus churumbeles.

Puede que gracias a tu madre tengas baja autoestima, pero también tienes otras cosas: gracias a tu madre has conseguido convertirte en la mujer admirable que eres hoy, eso que tampoco se te olvide.

 

 

CASO REAL

 

Tengo una amiga, una tía genial, cuya madre es el vivo ejemplo de todo lo que te estoy contando. Desde luego no es mi caso, pero sí que es un caso que me pareció muy claro cuando lo conocí.

La primera vez que mi amiga me presentó a su madre, lo primero que esta señora le dijo a su hija fue:

“Mira qué delgadita está tu amiga, no como tú que cada vez estás más gorda”.

¡Me quedé helada!

Mi amiga se lo tomó tan bien que no me preocupé demasiado, es una chica que tiene muy claras cuáles son sus cualidades y que necesita mucho más que eso para que le afecte a su autoestima.
Pero no me quiero ni imaginar qué tipo de infancia tuvo que pasar siendo criticada y comparada constantemente y de una forma nada suave, y de qué manera tuvo que protegerse de aquello para convertirse en la mujer y madre maravillosa que es hoy.

 

 

CONCLUSIONES

 

Como se explica perfectamente en este artículo:

“La autoestima es uno de los componentes de la vida afectiva que tienen mayor incidencia en la calidad de vida de las personas y en su salud”.

Afirmación que me parece indiscutible porque he podido comprobarlo a lo largo de toda mi trayectoria, y por eso me dedico a lo que me dedico hoy en día.

No sólo tus padres han tenido influencia en tu autoestima, aunque la infancia sea el período más crucial para ello. Hay muchos factores que afectan día a día a que te sientas bien contigo misma.

No pretendo en ningún caso decirle a ninguna madre cómo tiene que actuar, qué podría haber hecho mejor, ni me atrevería jamás a hacerlo puesto que no me puedo poner en su piel.

Mi intención es que tú entiendas que aunque la figura de tu madre tuvo mucho que ver con la autoestima que has desarrollado, a día de hoy solo lo puedes mejorar tú.

Si crees que tienes una vida mediocre y que tu madre, o cualquier otro factor externo, tiene la culpa te va a resultar muy complicado avanzar.

Cuando más te quieras más querrás a los demás y, por tanto, la relación con tu madre mejorará muchísimo.

La relación con mi madre es muy buena, tengo una madre especial aunque sea un poquito “padentro”. Pero desde el momento en que yo empecé a valorarme, empecé a valorarla más a ella también.

Juntas, hemos hecho un camino de desarrollo personal y de evolución constante que me hace seguir aprendiendo de ella cada día y dar gracias por la madre que tengo. 

Tanto tu madre como la mía se dejaron la piel para darnos lo mejor, las heridas sólo sanan cuando perdonamos lo “malo” y recordamos lo bueno.

“Gracias mamá por inspirarme a convertirme en una gran mujer como tú”.

mi madre destruyo mi autoestima

 

Y para finalizar ¡me encantaría verte en los comentarios!

¿Aún culpas a tu madre de muchas cosas?

¿No tienes claro que tu madre sea una madre genial y no consigues perdonarla?

¡Entre todas nos ayudamos muchísimo, no dudes en comentar!

 

Un súper abrazo revolucionario

favicon

Acerca de la autora

Tania Carrasco Cesteros

Ayudo a las mujeres a superar sus complejos, a quererse como son y a mejorar la autoestima porque para mí es la base de la verdadera felicidad. Si necesitas adornarte para sentirte segura es que algo no marcha bien. Es el momento de empezar a amarte y construir la vida de tus sueños.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Muy lindo articulo. Es cierto como nos marca la relación con nuestras madres. La mía ademas de ser hermosa, es una chica superpoderosa, excelente profesional y super perfeccionista. Te imaginaras, no es fácil crecer junto a una mujer así. Demasiada presión. 🙂 . La amo y admiro, pero aun a los 40 me es imposible abrirme con ella. No salí como esperaba, no soy perfecta, ni hermosa, ni elegante como a ella le gustaría :). Pero soy inmensamente feliz y tengo muy en claro que cosas no hacer con mi hija.

    • Hola Ana!!

      Tiene que ser complicado crecer pensando que no cumples las expectativas, porque en el fondo eso es lo que nos pasa a muchas hijas. Pero seguro, como la gran mayoría de madres, que ha intentado hacer siempre lo que creía mejor para ti.

      No serás perfecta pero acabas de dejar constancia de una humildad y honestidad que sólo pueden salir de un gran mujer.

      Gracias por tu testimonio.

      Un abrazo

    • Este “mi humilde” comentrio va para la que escribió este articulo.
      Perdona, pero No me cuentas nada nuevo. Esos comentarios suenan muy bonitos, pero están muy trillados. Parece un “copy paste” de la revista Cosmopolita. Cuando recibes años de años maldiciones de tu propia madre y “maldiciones” nos es otra cosa que “decir cosas malas” el daño es IRREPARABLE. No hay psicologo, ni psiquiatra ni nadie que pueda sacarte lo vivido. Te tocó una madre coño de madre y te tocó y punto. No pidas porfavor, que ENCIMA de haber sido maltratadas justifiquemos a esa persona malvada “”y que porque tuvo una infancia infeliz”” porque entonces NO AVANZAMOS!!!! Si ienes una madre mala, primero que no la vas a cambiar NUNCA, solo Dios puede. Asi es que OLVIDENCE de que algun dia ella va a cambiar. Si tu MADRE es una persona TOXICA huye de ella, NO PERMITAS QUE VEA NI A TUS HIJOS porque los va a JODER!! Puedes estar pendiente de ella y ocuparte o ayudarla, pero de LEJOS!!!!! NO TIENES QUE ESTAR CERCA DE ELLA!!!!! Si tiene alguna necesidad trata de enviarsela, pero con alguien. Si tu madre es una persona que NO SE HA DADO CUENTA de lo CASTRADORA que fue o es, MUCHO MENOS tendrá signos de ARREPENTIMIENTO, asi es que MUY LEJOS CON ELLA. Solo si está arrepentida y lo DEMUESTRA se podria pensar en un acercamiento. Pero si está igual que simpre o peor HUYE y trata de realizar tu vida lo mejor posible y hacer terapia para superar por lo menos un poquito y CUIDA de no convertirte en una persona IGUAL QUE ELLA y te comportes igual con tus propios hijos o esposo en el futuro, que eso SIEMPRE pasa.

      • Hola Susan!

        La persona que escribió este artículo se llama Tania y soy yo.

        Y por cierto, no leo, ni he leído nunca, ese tipo de revistas de las que hablas. Escribo desde lo más profundo del corazón y con el máximo respeto a quien me lee. Así que puedes manifestar tantas opiniones quieras siempre y cuando haya respeto.

        De todas maneras, por cómo escribes, es imposible que atiendas a ningún tipo de razón más que a tu propia visión porque estás sintiendo mucho dolor. Y no es una crítica. Si has vivido una situación tan complicada es normal que tengas tanto dolor.

        Sin embargo, yo tampoco comparto absolutamente nada de lo que dices. El rencor nunca es una opción. La única que sale perjudicada con tu rencor eres tú y, por tanto, esa familia y esos hijos de los que hablas. Porque si arrastras rencor, inevitablemente, se lo vas a transmitir a esas personas a las que quieres proteger.

        Lo siento pero no puedo compartir esto que dices de que las cosas que te pasan en la vida te tocan porque sí y que no tiene remedio, que solo Dios puede cambiarlas. Eso sí que parece un copia-pega de un folleto religioso. Tú tienes mucho más poder del que crees y si siempre esperas que sea Dios el que lo arregle todo, sin tu ayuda, no va a poder.

        Además, primero dices que no hay psicólogo ni psiquiatra que pueda sacarte lo vivido y luego recomiendas hacer algo de terapia…

        Por supuesto que hay muchas cosas que puedes hacer para superar, o sobrellevar de la mejor manera, una situación así. Conozco montones de personas que lo han hecho y lo siguen haciendo cada día.

        Da exactamente igual lo que te hagan los demás, la gravedad del asunto. Solo perdonando podrás tener una buena vida y estar en paz contigo misma.

        Te puede parecer comentarios trillados o no, lo cierto es que estás en tu derecho, pero como es lo que pienso no puedo adornarlos para que parezcan originales. Mi objetivo no es que mis artículos o comentarios parezcan originales, sino que le sirvan a alguien.

        Si a ti no te ha servido, no pasa nada. Es enriquecedor compartir opiniones diferentes con otras personas, y aquí tienes tu casa.

        Quizá más adelante, si consigues superar un poco más el dolor, puedas hablar desde otro lugar. Ojalá pudieses darte cuenta de lo mucho que tú puedes hacer para conseguirlo. Aunque luego sigas pensando que lo mejor es estar lejos de tu madre.

        El problema no es estar lejos o cerca, el problema es que sin sanar la relación con las personas que nos dan la vida, no podemos tener una vida feliz.

        Un abrazo con todo mi cariño

      • Hola, pues estoy parcialmente de acuerdo con Susan; cada persona es un mundo y estamos tratando con transtornos, no enfermedades.
        Considero que sacar una lectura poco generosa del comentario, no hara que tenga menos razon en el poner limites a una persona toxica y simplemente llamar al perdon….y clamar al cielo la gran mujer que es y lo mucho que se desearia ser como ella, pues no, lo que si hay que perdonar y no ser rencorosos; si actualmente tiene actitudes maquiavelicas y/o masoquistas…yo no quiero parecerme ni de lejos a eso, pero si verla como la mujer enferma que es y no personalizar; evidentemente que hay que mantener cierta distancia emocional, de alguien que esta emocionalmente distanciado de si mismo y poner limites muy firmes y no reaccional al momento que los traspasen, que lo hará, si no actuar.
        Quiza no se ha expresado lo suficientemente bien en un medio que no se leen tonos, aunque yo si he captado el punto; narcicistas, pasivo- agresivos, maquiavelicos, etc hay que poner limites claros, ademas de firmos y verlos por lo que son, si no es jugar su juego…y ni muchisimo menos comportarse o reaccionar como ellos/as.
        Una persona ciclotimica, que no sabe reconocer un error, mentiroso patologico, manipulador, egoista, sin remordimientos, que todo lo justifica aun contradiciendose y que se cree su verdad (una verdad que es una falacia, directamente mentira o verdad retorcida) …
        Simplemente hay que ser consecuentes, no hay que darles confianza a este tipo de gente, porque les estaras dando espacio a seguir destruyendo autoestima; considero que hay que darles espacio, pero desde una postura y situacion sana….y si no es posible, cortar el vinculo.punto.
        Por madre o padre que sean, si se es narcicista, sociopata, pscopata, etc hay que tenerlos como tal, como personas enfermas y no maravillosas…no es maravilloso tratar a alguien como una simple extension o recurso; hay que poner limites a eso y sin rencor, desde luego, son personas limitadas emocionalmente.

        • Hola Toni!

          De acuerdo contigo en muchas cosas, aunque el asunto aquí no es si estamos de acuerdo unas con otras o no.

          En ningún momento se ha hablado de tener como personas maravillosas a las que hay que parecerse a aquellas personas que intentan de mil maneras, aunque sean inconscientes, de derrotar nuestra autoestima. No es ese el punto clave del artículo.

          El punto clave del artículo es que el perdón lo que hace es sanarnos a nosotras mismas, aunque ese perdón implique alejarnos para siempre de las personas que nos hacen tanto daño.

          Puedes quedarte cerca de una madres trastornada o puedes marcharte a miles de km, eso realmente no es vinculante si tú por dentro sigues guardando rencor y anclada en el dolor.

          A las personas en general nos gusta mucho identificarnos con nuestros problemas, nos dan identidad. Si algo malo ocurre en nuestras vidas siempre podemos decir: “Claro, qué voy a hacer, si es que la vida que me ha tocado es muy puta y no tengo más remedio que aguantarme”. Pero me resisto a quedarme con esta idea y practico con lo que os cuento en el artículo.

          Tu madre o tu padre pueden ser los peores del mundo, los peores monstruos que podamos imaginar, pero habrá que pasar por el perdón y la compasión si queremos tener una vida plena. Independientemente de si se pone distancia o no.

          Como tú bien dices, hay que poner límites a ese tipo de comportamientos, pero sin rencor.

          Cualquier cosa hecha desde el rencor no nos llevará al lugar que queremos de paz y serenidad.

          Pero de nuevo, esto, es solo mi humilde opinión basada en mi experiencia, mis conocimientos y las personas que trabajan conmigo.

          Muchísimas gracias por tu aportación Toni.

          Un abrazo grande

          Tania

          • Hola Tania, Toni, Susan.
            Entiendo perfectamente a Susan y comparto plenamente el punto de vista de Toni.
            También entiendo lo que transmites Tania, es precioso; pero te hablo desde mi propia experiencia, hay mujeres que porque tengan capacidad reproductiva, NUNCA han debido ser madres ( la mía la primera).
            He trabajado con infinidad de terapeutas para superar todo el daño y la negligencia sufrida por mis padres (incluyo a los 2), tengo más de 40 años, más problemas y sigo sin superarlo.
            No creo que pueda perdonar a mi madre, además porque con los años se está convirtiendo en una persona mayor detestable.
            Ya quisiera yo saber perdonar y alejarme, no por ella, por mí; pero no soy capaz.
            Hay mucho dolor y mucha rabia y aún a día de hoy por circunstancias ajenas a mi voluntad, tengo que relacionarme con ellos y ellos no quieren una hija, quieren una chacha…y por ahí no paso.
            El escaso apoyo social y nula visibilidad porque gran parte de estos temas es violencia doméstica, no facilita el que podamos pasar página, porque muchas estamos completamente solas y sin ningún tipo de apoyo.
            Muchas gracias por tu trabajo, considero que es de gran ayuda para muchos casos; pero habemos otros algo más complejos que quizá necesitemos otro tipo de abordaje.
            Cierto es que cada persona es un mundo también. Antes pensaba en devolver lo malo que me hubiera hecho cualquiera; hoy solo pienso en alejarme de ese tipo de gente.
            Saludos!

          • Hola Lu!

            Gracias por aportar también tu punto de vista.

            Mi trabajo no se basa solo en “buenas intenciones” y “buenas palabras”. Mi trabajo se basa en años de terapia como paciente y años de trabajo como coach. He visto de todo, casos muy muy graves, y ninguno se soluciona sin atender la herida y después, perdonar. Que tú aún no lo hayas conseguido no significa que no sea el camino o que tu caso sea peor.

            Me reitero en mis palabras, y eso no significa que haya que mantenerse cerca de esas personas o dejar que te humillen. Creo que ya lo he explicado hasta el infinito tanto en el artículo como en los comentarios.

            Sin ir más lejos, esta misma semana entrevisté a una psicóloga llamada Yaiza Leal: sufrió muchísimo en su infancia, de hecho en estos momentos no se habla con su padre, pero vive tranquila porque ha conseguido perdonar. Si quieres ver la entrevista puedes hacerlo entrando en el grupo de FB “La Revolución de la Mujer Consciente”.

            Pero te digo más: también conozco a una mujer mayor de 40, abusada por dos de sus familiares más cercanos, destruida hasta el punto de entrar en la cárcel, manicomios, ingresar en un convento y pasar por un aborto. Una vida que podría considerarse realmente trágica para cualquiera. Y si la conocieses, verías que está llena de amor porque no carga con su pasado. Es más, incluso cuida de sus padres mayores y enfermos que no consiguieron cuidarla a ella de pequeña.

            Y de estas historias hay miles, millones.

            Os entiendo perfectamente, a ti, a Tony, a Susan, a todas y cada una de las personas que comentáis en este artículo desde el punto de vista de alguien que no ha podido perdonar.

            Bueno, quizá ahora mismo no habéis podido, pero no perdáis la esperanza porque las únicas personas que ganáis o perdéis con ellos sois vosotras mismas. Y ya habéis perdido demasiado para seguir decidiendo perder…

            Incluso si habéis hecho montones de terapias y aún no habéis podido superarlo, hay que seguir intentándolo. De lejos o de cerca de las personas que os han dañado, eso es lo de menos. Pero tendréis que decidir perdonar si queréis seguir hacia delante de la mejor manera posible.

            Es únicamente vuestra decisión.

            Hay que atender la herida, eso es lo primero. Mirar de frente todo el dolor que habéis pasado y atenderlo. Pero el siguiente paso es el perdón. Punto.

            Un abrazo grande grande con todo mi cariño, de verdad que os entiendo, pero tenéis que ir más allá.

            Tania

  2. Interesante tema, no hace mucho hable sobre esto con un amigo y me hizo ver lo mismo q dice el articulo, de ahí q veo las cosas de otra forma pero aun siento algo de rencor, mas hacia mi padre q a mi madre, ambos son buenisimos, y se q el q yo me encerrara en mi misma muchas veces impidió q ellos se acercaran a mi, sobre todo en mi adolescencia. Y hoy tb. Hay frases de mi padre mas q nada q aun permanecen en mi. Yo ahora intento transmitirles lo q leo sobre el autoestima o el trato hacia los demás.. Mas q nada xq hay un bebe en casa y me preocupa en q ambiente crecerá, A mi nadie me hablo sobre el autoestima y lo q era, lo descubrí sola de grande, se q no debo culparlos de algo q tal vez ni ellos sabían, ellos hicieron lo q podian, Pero amor es algo q no me falto. Ni una buena flia con valores tampoco.

    • Exacto Ana!

      Se trata precisamente de eso, de quedarnos con todo lo buenísimo que nos aportan cada día porque lo hicieron lo mejor que supieron. Al menos en la mayoría de los casos.

      Una de las cosas que también aprendí con los años y las diferentes terapias es que mis padres no van a cambiar con mi opinión, mis quejas o mis intentos de enseñarles teóricamente. Si algo cambia será con el ejemplo, el amor y la comprensión.

      Muchas gracias por contarnos tu historia y estar aquí compartiendo camino.

      Un fuerte abrazo

      • Cierto. A veces quisiera q no me afecte lo q me dicen, sobre todo alguna ofensa pero no puedo, o soy demasiado sensible q cualquier critica negativa hacia mi, me duele y me enojo conmigo misma.. Algún consejo??

        • Hola Ana!

          Si, es difícil aceptar de buen grado las ofensas y críticas, sobre todo si tienen algo de verdad, porque entonces nos enfadamos todavía más con nosotras mismas.

          Hay otra cosa muy común cuando alguien nos critica: que esa persona esté proyectando en nosotros sus propias críticas a sí misma. Siempre es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el nuestro.

          Consejo: que intentes tomártelo como eso, como algo ajeno a ti que tiene más que ver con la persona que lo dice que con la persona que lo recibe.

          El otro día escuchando una conferencia decían que cuando alguien nos ofende o crítica hay que darle las gracias porque puede ser karma que estamos quemando. Lo explicaban desde el punto de vista de que quizá nosotras, en otra vida, hicimos daño a esa persona y ahora nos lo está devolviendo. Al devolvernos el desplante quemamos ese karma y pagamos nuestra deuda con el universo.

          Así que, visto así, bienvenidas las ofensas porque nos ayudan a seguir hacia delante con menos peso.

          No te tomes lo que te dicen como algo personal, ni pagues con la misma moneda. Quien ofende es responsable de la ofenda, pero tú eres responsable de cómo te tomas eso que te dicen.

          Ojalá haya podido ayudarte un poquito 😉

          Un abrazo grande

  3. Muy bueno el artículo, muy bonito y clarificador. Yo elegí una conclusión q no se recoge aquí, y q es la q realmente me ha ayudado a seguir con mi vida y reforzarse, poner tierra por medio, dura, muy dura pero a veces debemos romper ese vínculo para poder avanzar .

    • Hola Oldas!

      Muy de acuerdo contigo, en parte. De esa conclusión yo no podía hablar porque no lo he vivido. De hecho, cuanto yo más me alejaba mayor ser hacía el problema.

      Hay casos y casos, y esto de la familia y los padres da para mucho, pero tienes razón que a veces la mejor forma de sanar es alejarnos de lo que no nos va bien.

      Espero que esa lejanía haya ido acompañada de perdón y que no haya rencores que hagan aflorar tus heridas. Que avances con paso firme y te llenes de amor y admiración hacia ti porque hay que ser muy valiente para tomar esas decisiones.

      Muchísimas gracias por dejarnos tu testimonio con ese punto de vista tan especial porque es una manera preciosa de enriquecernos mutuamente.

      Un abrazo Oldas

  4. Mararavilloso artículo, lo has echo genial!!! Mucho donde reflexionar, te agradezco mucho poder tener el privilegio de leer tus artículos. Tu madre estará super orgullosa de ti y tu de ella. Un abrazo para las dos.

    • Hola Milagros!

      Me he quejado tanto de la familia que tenía (a día de hoy sé que yo la elegí a pesar de que pensamos que la familia no se elige) para acabar dándome cuenta de que el camino era justo el contrario.

      Tengo una familia maravillosa, unos padres EXCEPCIONALES sin los que no sería lo que soy ni habría aprendido tanto, pero tienen que pasar los años para darte cuenta de ciertas cosas.

      Agradezco cada día la madre que he elegido y la familia que tengo. Mi amor por ellos crece por momentos, y cuanto más me amo a mi todavía más les amo a ellos.

      El privilegio es mío por tenerte leyendo Milagros.

      Un abrazo

  5. Dios mio estaba leyendo y estaba viendo mi infancia pasar a la vez con las letras… casualmente hace unos días tuve una discusión fuerte con mi madre reprochandole porque me había tratado así y porque me hacía sentir que me trataba diferente a mis hermanos y hoy por cosas de la vida me sale este artículo en Facebook y me quedé sorprendida. Todo esto me pasa a mi se que tengo la mejor de la madres y que no la cambiaría por ninguna a pesar de todo pero aunque trato de perdonar todo no se si esque no lo consigo o es que no lo olvido. Pero me gustaría quitarme ese peso de encima ya porque me hace sufrir y como bien dice el artículo no soy una mujer emocionalmente sana y creo que estoy cometiendo los mismos errores que ella sin darme cuenta.
    Mil gracias por tu artículo.

    • Hola Isabel!

      Bueno, el perdón es una fase del proceso de sanación y llegará cuando tenga que llegar.

      Muchas veces, el miedo a tomar las riendas de nuestra vida es lo que nos lleva a reprocharles a los demás lo que creemos que no han hecho bien. Y, para ello, el blanco más habitual son los padres.

      Mientras otras personas tengan la “culpa” de lo que nos pasa, el victimismo nos sirve de protección para no tener que machacarnos a nosotras mismas.

      Quizá antes de perdonar a tu madre tendrías que perdonarte a ti por no haberla perdonado aún. Parece una incongruencia pero es justo al revés.

      Sea como sea, tu proceso es consciente y ya te has dado cuenta de muchas cosas, así que el primer paso lo tienes. Poco a poco Isabel.

      Un abrazo muy grande y mil gracias por compartirnos tu experiencia!

  6. Hola Tania,
    yo también tuve una madre de este estilo. Tenia buenas notas, pero siempre se enfocaba en lo que faltaba. Iperprotectora, controladora y un montón de cosas. Pero aquí no está el punto. La he odiado mucho antes de rendirme y entender que hizo lo que pudo según su forma de ver las cosas. Todavía me critica, a veces, sobre cosas como: este vestido no te lo pongas que se te ve la barriga. Realmente es un trabajo profundo no dejarse llevar por tus emociones negativas. Yo personalmente, hice años de terapia para sanar el tema con mi madre. Ahora estamos bien. Mejores amigas no diría. Esto no puede ser ya que ella tiene una forma de ver la vida completamente diferente a la mia. Gracias a ella soy lo que soy hoy y de esto me siento muy orgullosa. Soy una mujer que ha salido de su zona de confort, que ha roto y todavía sigo rompiendo con estos esquemas familiares que han afectado mi vida. De toda manera, esto siempre es muy personal. Tengo hermanos y cada uno tiene una forma diferente de vivir la relación con mi madre. Esto siempre depende de nuestra percepción. También tengo amigas que tienes una buena relación con sus madres pero sufren de baja autoestima. Creo que hay algo que va más allá de todo esto. Pero, al final, nuestra alma ha elegido esta familia por algo y para llegar a sanar siempre hay que empezar por ti mismo. Cambiar el otro es imposible y no sirve de nada.

    Mi madre ha sigo mi enemigo numero 1 pero ha sido también mi desafio numero 1. Me ha ayudado, a su manera, a salir totalmente de mi zona de confort,a abrir mi mente, justo para no ser como era ella, a vivir la vida y viajar si miedo, justo porque ella es miedosa. En fin creo que la madre es una proyección de una parte nuestra muy inconsciente. No queda otra manera que perdonar porque perdonar a ella es perdonarte a tí.
    Gracias por tu articulo ♥
    Federica

    • De acuerdo con todo lo que dices Federica!

      En el fondo da igual como haya sido tu madre, tu familia o tu entorno, porque siempre pesa más la percepción que hayas tenido de ello. Al final, esa percepción es tu realidad, porque la “verdad” también es subjetiva y son muchos los factores que intervienen en nuestra autoestima.

      Quería tratar el tema de la madre porque me parece muy importante, muy de base, y gracias a que yo misma he sanado esa relación he podido tener una vida mucho más tranquila y una mirada mucho más pacífica hacia mi madre. Mi propia madre que además es una santa, con sus cosas como todo el mundo.

      Muy valioso tu testimonio Federica.

      Muchísimas gracias

      • Gracias Tania,
        tu blog es muy valioso también!! Es cierto que sanar la relación con la madre es imprescindible ya que influye totalmente en nuestra vida y en nuestras relaciones, consciente o inconscientemente.
        Un abrazo

        • Hola Federica!

          Sí, es importantísimo. En el fondo creo que siempre lo he sabido, pero reconocerlo era dejar de culpar a mi madre y empezar a responsabilizarme de lo que correspondía. No todas las personas están preparadas para responsabilizarse, cada cual tiene su camino.

          Cuando estuve lista, indagué, busqué y encontré la forma de sanar esa relación en la medida de lo posible. Ninguna relación va a ser perfecta, pero al menos que sea pacífica y se aleje del rencor y la culpabilidad.

          Un abrazo

  7. Mi mamá no me deja crecer
    Se molesta cuando trató de hacer cosas por mí mismo ser independiente tener dinero propio Y ser autosuficiente
    Le ofende el hecho de que pueda tomar mis propias decisiones y hacer lo que a mí me parezca mejor
    Le molesta que salga a divertirme que regrese tarde que vea amigas o chicas
    Cuando toma decisiones en el hogar lo hace sin importarle lo que a mí me afecte de esta manera realiza cambios sin avisar me y desplazando mi espacio mis pertenencias sin importarle qué tenga documentos delicados ocasionando que los extravie ocasionandome problemas
    Es difícil salir con ella sin sentirme como si me estuvieras tratando como un niño oa una mascota Cuando veo una chica en la calle que me gusta se molesta o incluso me hace ver como si fuera un pervertido subestimando si puedo o no acercarme la chica Bueno vamos a comer alguna parte trata de pagar siempre y si no llego a tener dinero para pagar responde burlonamente o simplemente se enfada .
    En el hogar imposibilita la la posibilidad de hacer mis propios deberes domésticos tales Cómo lavar ropa aseo cocinar y el pago de servicios simplemente exige dinero para administrarlo cintillo pregunté ni tenga derecho Ah a participar en la problemática del hogar.

    • Ufff Víctor…tremendo lío este que me cuentas.

      No quiero meterme con tu madre, ni mucho menos. Además, tampoco sé la edad que tienes y hasta qué punto ese comportamiento sobre protector de tu madres es normal.

      También tendrías que tener en cuenta cómo fue la infancia de tu madre. Quizá eso te de respuestas para poder entenderla y hablar con ella sabiendo cómo ella se puede estar sintiendo.

      El tema de las madres es muy complicado porque, al mismo tiempo que son lo más importante de nuestra vida, son fuente de muchos quebraderos de cabeza.

      Por lo general, las madres quieren lo mejor para nosotr@s, es decir, lo que ellas creen que es lo mejor.

      Son personas, así que aciertan y se equivocan como todo el mundo.

      Pero, a veces, puede darse el caso de estar ante una madre castantre, que está tan necesitada de amor que no quiere que te alejes de su lado bajo ningún concepto. Por eso no deja que hagas nada, que te ocupes de nada, porque si dejas de necesitarla tendrá miedo de que la abandones.

      No sé si este puede ser tu caso, pero he visto muchos casos parecidos, de madre demasiado protectoras, y puede ser por este miedo que te comento a que te marches y quedarse sola.

      Este tipo de personas, suelen ser grandes chantajistas emocionales, por lo que dejan tu autoestima por los suelos.

      También me gustaría resaltar que yo no soy madre. Puede que el día que lo sea tenga una visión todavía más amplia de este tipo de historias pero, de momento, solo puedo hablar desde el punto de vista de la hija.

      Si tu edad te lo permite Víctor, márchate de casa cuanto antes y empieza tu vida lo más independientemente posible.

      Eso no significa que te tengas que pelear con tu madre, que tengas que dejar de verla o que te tengas que ir a vivir a otro país para alejarte. A veces las cosas son mucho más sencillas de lo que parecen.

      Sentarte a hablar con ella sobre cómo te sientes y lo que necesitas podría ser una buena idea.

      Es posible que al principio ni te escuche, se enfade, no entienda nada de lo que le dices, pero no pasa nada. Ella está en su derecho de tener otra opinión. No hace falta que una de las dos partes tenga la razón, solo que haya respeto hacia las opiniones diferentes que nos intenta manifestar la otra persona.

      Además, seguro que tu madre también tiene millones de virtudes que te hacen amarla por encima de todas las cosas.

      Necesitaría más información para darte una opinión más acertada.

      Como te digo, creo que lo más sano es que pudieras ser independiente cuanto antes y que intentases que tu madre respetase tus necesidades intentando dialogar con ella lo máximo posible.

      Intenta que entienda que aunque tú seas independiente y tengas tu vida siempre la vas a querer. Que aunque haya otras mujeres en tu vida, ella es tu madre y ocupa un lugar privilegiado para siempre.

      Hablad mucho, todo lo que podáis, no te quedes con los rencores guardados porque se enquistan y eso sí que crea verdaderos problemas.

      Cualquier cosa que necesites me tienes al otro lado.

      Un abrazo muy grande Víctor

  8. Muchas gracias por el apoyo Tania es difícil expresar nuestros sentimientos ante los demás sin embargo por este medio es el único lugar donde Parece ser Qué encontramos un espacio en medio de tanto estrés las personas parecen ser más frías y distantes.

    • Buenos días Víctor!

      Da igual el medio de expresión, pero sí que es importante sacar a la luz lo que sentimos de la mejor manera posible para que no se enquiste dentro.

      Encantada de que utilices este miedo para expresarte cuando quieras.

      Un abrazo

  9. Buenos dias y enhorabuena por el artículo, lo he encontrado buscando una respuesta a como gestionar mis emociones y no sentirme tan triste como lo estoy por pensar que mi madre tiene pensamientos que me transmiten tan negativos que mi vida va peor por esos comentarios pero en realidad mi madre es magnífica conmigo, me respeta muchisimo me da alas para que siga volando, y me ayuda en todo lo que le pido pero en el tema este, que es, la mala relación de la familia politica de mi novio con la mia, mi novio se lleva muy bien con mi familia y yo con la suya pero mi madre siempre me dice comentarios malos y negativos acerca de su familia y eso me influye a mi, creando conflictos con mi pareja y creando en mi cabeza que los pensamientos de mi madre son los que yo tengo que tener, no se porque mi madre hace eso ya que me hace sufrir muchisimo, la familia de mi novio hace algunas cosas mal, imagino que igual que la mia pero tampoco creo que sean problemas muy gordos, aunque mi madre siempre me pone malas caras cuando le digo que estamos con su familia o cuando le digo que me tratan bien, no se lo cree… No se como gestionar estas emociones ni como actuar… Quizas soy mala hija por no defender mas a mi familia en esos gestos malos, y no estar tanto con la familia de mi novio, pero por otro lado tampoco veo justo que mi novio se separe de su familia cuando lo veo tan feliz y yo tambien lo soy cuando lo veo asi.. Puedes ayudarme con algun consejo, muchas gracias de corazón

    • Hola Tina!

      Por lo que me cuentas, supongo que tu madre está un poco celosa de que te lleves bien con la familia de tu chico.

      Lo que yo haría es no posicionarme de ningún lado y hacerle ver a tu madre que, por muy bien que te lleves con tu familia política, ella siempre será tu madre y la persona más importante de tu vida.

      Quizá se siente como una niña herida y así se comporta. A veces las personas más adultas que suponemos que tendrían que estar por encima de todo esto, también tienen este tipo de actitudes. Nadie es perfecta. Y eso no hace a tu madre peor ni mejor.

      No te tomes en serio sus comentarios, no tienen que afectarte, son solo sus comentarios. Cuando surjan estos conflictos, imagínate a tu madre como una niña herida que está pidiendo amor y abrázala para que no se sienta sola.

      Si ella se siente querida, no tendrá la necesidad de atacar a nadie.

      Espero que puedas solucionarlo pronto.

      Un abrazo grande

  10. Uff… muchas gracias por ese articulo me ayudó mucho a calmarme en la situación que estaba pasando en este instante y es que mi madre me subestima mucho mi forma de ser ya que tengo una amiga que tiene una orientación sexual diferente, yo hablo mucho con mi amiga por que la paso buen en su compañía normal… constantemente me dice comentarios cómo que si sigo andando con mi amiga se me va a pegar la maricada,etc.
    Es frustante ya que se lo e aclarado varias veces y sigue con lo mismo, no dejaré de hablarle a mi amiga solo por que sea de alguna forma diferente por así decir ya que es muy buena persona y eso me basta, pero los comentarios no dejan de ser hirientes…

    • Hola Natalia!

      Qué interesante tu comentario!

      Bueno, yo te diría que, del mismo modo que aceptas a tu amiga tal y como es, aceptes a tu madre tal y como es si que eso suponga una herida para ti.

      Nos cuesta mucho entender a las personas que piensan diferente, sobre todo cuando además vemos que es una forma de pensar que hace daño a otras personas. A mí me pasaba mucho con mi padre también. Y cuando me enfrentaba a su forma de pensar lo único que conseguía era reforzar sus ideas que a mí me parecían retrógradas y sin sentido.

      Acepta que tu madre tenga una opinión diferente, dale tus argumentos con cariño sin esperar a que los entienda, y simplemente respeta porque si tú respetas su forma de pensar es mucho más probable que ella acabe respetando la tuya.

      En mi adolescencia, siempre iba con una amiga muuuucho más alta que yo. Su madre le decía que por ir tanto conmigo le iba a acabar saliendo chepa…No deja de ser un comentario como cualquier otro, y a mí no me afectaba para nada. Ahora me hace hasta gracia. Cuando conocí un poco más a la madre de mi amiga, me di cuenta que además era muy buena mujer. Así que para qué hacerte mala sangre con las opiniones de otra personas, aunque sea tu madre, cuando puedes poner el foco en las millones de virtudes que seguro tendrá.

      Muchas gracias por el comentario Natalia.

      Un abrazo muy fuerte

  11. Hola, tango muuucha experiencia con madre narcisista y maltratadores. Eso de estrechar lazos cuidado con decirlo tan a la ligera. Si de una relación de pareja tenemos asumido que hay que irse y alejarse de una madre tiene que ser igual. Es un peligro estar al lado de ellas aunque hayas perdonado. Se dé lo que habló.

    • Hola María!

      Te agradezco mucho tu testimonio y, además, lo comparto. A veces lo más sano es dar media vuelta y marcharse.

      No es que diga las cosas a la ligera, es que te las digo como yo las he vivido. Y tú haces lo mismo, decir las cosas según tu experiencia.

      Cada persona tiene su verdad y yo no puedo hablarte de algo que no he vivido. Lo que yo he vivido es que al cambiar yo, la relación con mi entorno también cambió mucho. Al darme amor a mí misma, el narcisismo de los demás ya no te afecta tanto.

      Creo que por muy narcisista que sea una madre, hay mil herramientas para sanar esa relación.

      Pero si el único camino que piensas que tienes es el de alejarte, y te sirve, genial. Cada cual toma esas decisiones.

      Muchísimas gracias por tu comentario María.

      Un abrazo

  12. Gracias por hacerme sentir mejor,pensé que era la única batallando por su autoestima y la relación con mi madre.Muy lindo lo que compartis

    • Hola Eugenia!

      No, no eres la única claro que no.

      El tema de la autoestima es mucho más habitual de lo que parece. Quien más y quien menos tiene algún conflicto relacionado con su autoestima.

      Si el conflicto es con la madre es de especial importancia aprender a resolverlo. Así que te animo a que lo hagas porque sanar el vínculo con la madre es sanar el vínculo con la vida. Y te aseguro que es posible llegar a ese punto.

      Muchísimo ánimo y un fuerte abrazo.

      Tania

  13. El artículo está bueno, pero no me sirve del todo. Tengo 30 y vivo con mi madre que me arruinó la vida y no consigo despegarme de ella, me trata muy mal y mi psicológo no me ayudó con eso. Tampoco pude huir como hicieron mis hermanas, Por favor, necesito un consejo ella me desprecia y yo a ella con mucha razón. soy basura para ella. Ya no aguanto su burla su indiferencia. Por favor no se qué hacer.

    • Hola Katja!

      Muchísimas gracias por comentar.

      Puede que el artículo no te sirva porque aún sigues culpando a tu madre de la situación en la que te encuentras.

      En tu caso, quizá la mejor manera de intentar ver un poquito de luz es alejándote de ella. Después, con el tiempo y la distancia, cuando te sientas un poquito mejor contigo misma, puedes empezar a plantearte la forma de perdonarla aunque solo sea para tener más fuerzas para seguir adelante.

      Tienes 30 años, edad más que suficiente para tener una vida independiente. Así que si tienes una mínima posibilidad, pon distancia, intenta salir adelante por tu cuenta, y cuando consigas eso podrás empezar a dar otros pasos.

      Cuando la relación es demasiado tóxica lo mejor es alejarse para buscar las herramientas en otro lado.

      Esto no significa que tengas que romper todo contacto para siempre. Solo significa que al estar tan dolida y tan cerca de ella es muy difícil que veas la forma de salir porque te sientes muy atrapada.

      Recuerda que la que manda en tu vida eres tú y que desde el amor por ti misma puedes conseguir todo lo que te propongas.

      De momento, cambia todos los pensamientos que te dicen que no puedes salir de allí y toma acción para empezar a despegarte un poquito de ella.

      Si tienes la posibilidad económica te vendría genial hacer terapia. Cuando la situaciones son tan duras viene genial tener una mano amiga que te comprende.

      No pienses que porque un psicólogo no te ayudó va a pasar lo mismo con tod@s. Solo tienes que encontrar a la persona adecuada que te entienda y respete tu proceso sin ponerse de parte de nadie.

      Ojalá muy pronto lo consigas.

      Estoy al otro lado por si necesitas seguir charlando.

      Un abrazo

      Tania

  14. Hola
    Te comprendo tan bien…a mi edad, 41 años, he pasado muchas injusticias y penurias, mi madre jamás me ayuda, y si está cerca, el maltrato sicológico es brutal. Desde q tengo uso de razón ha sido lo peor conmigo
    Es increíble que una madre sea así.. pero, por desgracia, cada vez hay más casos. Ser madre no es parir, desde luego
    Un abrazo y mucha fuerza a todas/os

    • Hola Luna!!!

      Desde luego que ser madre no es parir…Pero claro, como yo no he sido madre intento no ser demasiado dura con el tema porque no sé lo que eso significa.

      Igualmente, una madre es una gran maestra para todo (lo bueno y lo malo). Aprende todo lo que puedas de ella, lo que te sirva, y ten compasión. Si no se porta bien contigo es porque ella por dentro sufre mucho.

      Busca la manera de que no te afecte, las hay, te lo prometo.

      Un abrazo grande

      Tania

  15. Hola
    Gracias, 😊yo no tengo hijos…. pero se lo que hubiera hecho x ellos…
    Y como puedo seguir si dependo económicamente de ella hasta para compartir piso???

    • Tienes varias opciones Luna:

      – Hacer todo lo posible por independizarte (quizá dependas de ella inconscientemente porque tu alma necesita tenerla cerca hasta que aprendas lo que ha venido a enseñarte)
      – Amándote como eres, para poder amarla a ella como es, entendiendo que las cosas malas que te hace no son hacia ti, son hacia ella. Solo que tú eres la persona cercana en quien verterlas.
      – O seguir tal y como estás ahora…

      Dicen que cuando una situación no nos gusta pero no hacemos nada para cambiarla, es porque inconscientemente nos trae un beneficio. Quizá tu beneficio es precisamente que dependes de ella a nivel económico.

      Superar los traumas infantiles y que no te afecten estas cosas no es algo que se pueda solucionar rápidamente. Necesitarás ayuda de profesionales y tomar la decisión de responsabilizarte de verdad de tu vida.

      Pero se puede conseguir compañera, conozco muchísimo casos donde así ha sido.

      No es fácil, pero sí que es posible.

      Te animo a seguir buscando la manera de “arreglarlo”, pero desde dentro de ti. A tu madre solo la puede arreglar tu madre.

      Un abrazo grande

      Tania

  16. ¡Muy buen artículo! la verdad me siento muy identificada.

    Yo amo a mi mamá, muchísimo, pero tenemos un vínculo complicado. Cuando yo tenía 5 años mi hermano de 19 años falleció en un accidente de transito y eso fue el detonante de nuestra relación complicada. Mi hermano era cantante y músico, talento que “desafortundamente” también heredé pero mi madre nunca quiso que lo explotara, cuando era niña en vez de una clase de música, siempre fueron clases de cualquier deporte (para los que siempre fui mala) porque mi gordura le perturbaba, de hecho me decía que nadie me iba a querer si seguía manteniendo ese peso.

    Lo más complicado vino, ya en mi adultez, con 23 años, ya graduada de la universidad y con trabajo, decidí mudarme con mi novio de ese entonces. Para ella fue la peor decisión de todas, de hecho hasta hace poco me enteré que regaló todos mis recuerdos de niña, mis vestidos, muñecas, trabajos del colegio, cosa que nunca hizo con mis otros hermanos. Lamentablemente después de 7 años mi relación no prosperó de la manera esperada, y tuvo un desenlace muy negativo, incluso económicamente lo que me hizo volver a casa (con 30 años volver a casa de tus padres es duro)

    Ya van 2 años de mi estadía en casa, y cada día se torna peor; mi situación económica no es la mejor (vivo en Venezuela, dos trabajos, ingresos que me alcanzan para colaborar con la comida, servicios y mis gatos personales) por lo que irme de la casa no será pronto, así que estoy entre la espada y la pared.

    Siempre me han dicho que debo ceder, que no le preste atención; pero a veces cuesta. Cuesta porque para mi mamá todo lo que soy y lo que hago carece de valor, mi mamá siempre valoró mucho más los logros de mis hermanos que los míos, logros que han sido muchísimos y gratificantes, pero qué va, imposible complacerla. Ese punto de comparación con mis hermanos a estas alturas es doloroso. También cuesta porque quiere controlar cada pulgada de mis decisiones, incluso con la comida, si como está mal, si no como también. Cuesta porque le encanta dejarme mal ante las personas, me ha gritado frente a mi actual novio en varias oportunidades y qué difícil contrariarla, tiene un volumen de voz que hace imposible hablar cordialmente, y las discusiones no me gustan, y además me deja perpleja que me quiera seguir tratando como a una niña.

    Concluyo que mi madre no me perdona el hecho que me haya ido hace 7 años, y mucho menos me perdona que todo haya salido mal, es complicadísimo; pero qué hacer con una señora de 70 años con ese carácter. Cuando intento hablar con ella sube el volumen y no entra en razón, para ella, ella es la única dueña de la verdad y los demás estamos equivocados, y tiene la horrible costumbre de tratar a todos los demás de maravilla cuando está enojada conmigo.

    A veces me pregunto ¿Qué habré hecho de malo en esta vida para merecer esto? Mira que yo quiero a mi mamá, la amo muchísimo, la considero una mujer luchadora, valiente, dedicada, pero a veces siento que ella me odia por ser lo que soy.

    Saludos; espero no haber hecho tan larga la lectura, traté de comprimirla lo más que pude.

    • Querida Alexandra!

      Lo primero que me ha venido a la cabeza es que quizá tu madre es tan dura contigo porque se ve muy reflejada en ti. Y, al mismo tiempo, quizá porque interiormente su vínculo es más fuerte contigo que con tus hermanos, se sintió tan dolida cuando te fuiste.

      No hay nada malo en ti, no hagas tuya su actitud de desprecio y rencor. Mira a tu mamá como una niña herida que no ha sabido hacerlo mejor, pero tampoco te dejes pisotear. Si hay que rebatirla, siempre que sea desde el amor y la necesidad de manifestar tus emociones de forma sana, estará bien.

      Sería interesante que indagases en tu árbol genealógico, en la historia de tu madre, en el por qué de las situaciones que habéis vivido en tu familia. Eso te ayudaría a entender un poquito mejor lo que te está ocurriendo.

      Y la segunda cosa que se me ha venido a la cabeza leyéndote, es que la vida te ha vuelto a poner en tu casa para darte la oportunidad de sanar ese vínculo con tu familia, con tu madre en este caso.

      Tienes la oportunidad perfecta para sanar tu autoestima en el mismo lugar que te la quitaron. Con mucho amor y compasión hacia ti misma primero, y después hacia las personas que te han hecho daño.

      Cuando hayas aprendido la lección que lleva implícita tu situación, podrás cambiar de etapa y es muy probable que puedas tener una nueva vida. Mientras no aprendas lo que la vida quiere enseñarte, todo se te hará duro y cuesta arriba.

      Ánimo y todo mi cariño. Todas las personas pasamos por momentos de estos.

      Algunas huyen y se quedan con ese rencor para toda la vida, viviendo una vida a medias, llena de dolor.

      Otras aprenden, afrontan sus emociones y sus traumas, perdonan, y consiguen tener una vida en paz.

      Estoy segura de que tú vas a ser de estas últimas 😉

      Un abrazo muy grande

      Tania

      • ¡Muchísimas gracias Tania!

        La verdad tus palabras son muy acertadas y reconfortantes al mismo tiempo. Como tu dices, aprender desde el perdón es la mejor opción;

        Por el momento estoy meditando mucho, llorando y soltando todo lo que me abruma, dando largos paseos, respirando aire fresco, todo eso para despejar mi mente y llegar a un estado más relajado.

        Aunque estoy evitando a toda costa la confrontación, de hecho mi mamá no me habla, ni siquiera me saluda, he intentado hablar con ella poco a poco, saludarla, preguntarle cómo está, pero me ha puesto una muralla impresionante, por lo que he optado por dar media vuelta e irme; creo que con el tiempo irá cediendo, pero necesito sanar primero y estar estable para poder llegar a un acercamiento completo.

        Cuando mencionas lo del árbol genealógico, es interesante, voy a indagarlo, creo que explicaría muchas cosas.

        Muchas gracias de nuevo por tomarte el tiempo de responder, de verdad lo necesitaba.

        Mi más sincero abrazo.

        Alexandra.

        • Me parece muy buena opción la de tomar un poco de distancia para calmarte e intentar ver las cosas desde otro lado.

          Estás haciéndolo muy bien Alexandra.

          Cuando te sientas preparada, intenta hablar con ella con amor, tanto en su presencia como imaginando que está delante (aunque no lo esté). No necesitamos que la otra persona sepa que la hemos perdonado, con perdonarla de corazón ya cambia mucho todo.

          Ánimo y un abrazo sincero también para ti.

          Tania

  17. Hola Tania,llegue a este blog buscando respuestas sobre el comportamiento de mi madre hacia mi..
    Desde muy chica ella destruyo mi autoestima no solo con palabras hirientes como”yo los crié siempre sola y eso nadie lo valora” o “no servís para nada sos igual a tu padre” y así muchas cosas más hasta me echo de casa a mis 18 años y me dijo “ya sos grande” siempre era grande incluso cuando no lo era. Fui muchos años a terapia y sane un poco la bronca y el rencor que le tenia. Pero hoy por hoy ella imita todo lo que hago incluso si empiezo un curso o lo que sea ella lo imita sin disimulo y eso me genera bronca porque no me deja ser feliz intenta siempre sacar mi identidad copiándose todo lo que hago. asi que no se si es tan fácil reconciliarse solo aceptar como es pero lejos. Fue muy difícil volver a construirme a sanar mi confianza como para permitirme que vuelva a destruirla. gracias

    • Por supuesto que no puedes dejar que vuelva a destruirla pero sí que puedes ver las cosas de otra manera.

      Quizá tu madres, aunque jamás lo reconozca, te admira tanto que siente la necesidad de imitarte.

      He visto muchos casos de estos.

      Nos enfadamos cuando nuestra madre intenta seguir nuestros pasos cuando, en realidad, es la forma que tienen de admirarnos sin tener que reconocerlo con palabras. Eso les costaría mucho trabajo.

      Quizá intentan competir contigo…no sabría decirte sin verlo en persona.

      Lo que está claro es que si hubieses conseguido acabar con todo el rencor, esto que te está pasando no te afectaría. Te diría que retomases la terapia y que si tu decisión es aceptar su forma de ser, pero desde la lejanía, es un camino totalmente aceptable.

      Solo asegúrate de que estás alejándote con amor y desde el perdón, y no para no tener que seguir trabajando contigo misma.

      Echar los balones fueras nunca nos enseña nada.

      Piensa qué hay en esa situación que aún tienes que trascender.

      Muchas gracias por compartir tu experiencia.

      Un abrazote

      Tania

  18. Lo primero, gracias por tu firma, tu valentía.. gracias por ayudarme a conseguir empezar a superar que mi propia madre me haya hecho tanto daño. Echarme de casa, calumnias para justificarse, insultar, dejarme sola en momentos muy difíciles…. eso sí. …. la”víctima” es siempre ella …

    • Hola Rebecca!

      Las personas victimistas son muy dañinas. Juegan con la pena, el sentimiento de culpa de los demás, la manipulación…

      No te dejes llevar por eso pero tampoco te dejes llenar de rencor.

      A ella no puedes cambiarla, pero si puedes cambiar lo que tú sientes, cómo lo sientes y cómo lo vives.

      Seguro que lo consigues.

      Un abrazo grande linda

      Tania

  19. Me ha gustado mucho el artículo y por un momento he visto la luz pero creo que el articulo solo sirve si no tienes hijos. Con hijos es muy dificil yo no se como hacerlo estoy al borde de una depresion. Una madre de ese calibre con hijos al estar mas presente en tu vida pork es la abuela es insoportable. Mi madre no para de criticarme cada dia lo mal k lo hago con mi hijo. Me machaca todos los dias. Me amenaza me compara a las demas madres. Que lo consiento mucho que el niño tiene mamitis pork le consiento. Que la k m espera k de mayor ella no lo vera pero el niño sera tal y tal y no me querra y mil historias cada dia. El primer año de vida de mi hijo lo cuido ella pork yo segui trabajando el niño solo queria estar con ella claro y ella encantada hasta me decia no te quiere pork eres tonta y le decia al nene a k tu madre es tonta pero no podia quitarselo pork en el fondo las madres asi t tienen dominada. He ido a terapia y al final al año meti al niño en la guardería y asi estrechar lazos con el. Ahora el peke tiene devocion por mi. Me adora y es mi felicidad la verdad pero a ella le da una rabia inmensa no para de criticar la situación. Dice k he conseguido k m quiera pork le consiento y erre k erre y de verdad k se m hace muy dificil. Lloro todas las noches. No soy feliz llevandome asi con mi madre no se como salir de esto. Poner distancia no m funciona pork m tiene tan manipulada que me siento mal dejandola sola o sin ver a su nieto pero estoy embarazada otra vez y se permite insultarme aun cada dia y a mi marido tb lo critica en plan que es lo peor. Lo que pasa que yo a el no se lo comento. Me dan mucho miedo sus amenazas y que me esté equivocando y de verdad luego mi hijo de mayor sea malo o despota o insoportable y no me quiera como me dice ella al consentirle tanto pero tiene 2 añitos tampoco veo mal darle amor. Me cuesta ponerle límites por culpa de este trauma porque no quiero ser como ella yo quiero apoyarle en todo. Estar a su lado en las buenas y en las malas. Pero tb tengo miedo a que se cumplan sus maldiciones.

    • Hola Nelly!!

      Muchas gracias por contarnos tu caso tan abiertamente.

      Si te soy honesta, como no tengo hij@s, no sé cómo gestionaría la situación, pero sí que creo que el artículo te sirve igual en cualquiera de las situaciones que vivas con tu madre.

      Quizá con hij@s pueda resultar más difícil porque como madre tendrás más miedos relacionados con su crianza. Pero si no tuvieses hij@s, la situación con tu madre te seguiría provocando otros tipos de miedo.

      Sería genial que continuases en terapia para conseguir dejar de sentirte tan manipulada. Seguro que estás haciéndolo todo lo mejor que sabes como madre. Sin embargo, eso no te hace la madre perfecta ni evita que tu hijo tenga sus propios traumas cuando sea más mayor.

      Todas las personas crecemos con ciertos traumas, aunque hayamos tenido los padres más maravillosos del mundo. Es inherente al ser humano, luces y sombras habrá siempre.

      Pero si le estás dando a tu hijo todo lo mejor que sabes estate tranquila.

      Eso sí, solucionar los problemas con tu madre también afectará positivamente a tu hijo.

      No quiero decir que tu madre tenga que cambiar, ni que tengas que poner el foco en las cosas malas que hace tu madre. Esa forma de proceder no sirve.

      Pon el foco en qué puedes hacer tú para dejar de sentirte como te sientes, para dejar de tener esos pensamientos, para actuar de maneras diferentes a las que has actuado hasta ahora.

      Si tú consigues cambiar cómo te sientes respecto a la situación, entonces es muy probable que esos cambios también se reflejen en ella y la relación sea más llevadera.

      No sé si tu madre es de las personas con las que se puede hablar. Si puedes hablar con ella, hazle saber cómo te sientes y pídele su colaboración para que suavizar un poco la situación. Pero no puedes hacerla responsable de cómo te sientes tú porque eso es cosa tuya, por muy terrible que sea ella.

      Nadie tiene la capacidad de hacernos sentir una cosa u otra. Son nuestros pensamientos los que provocan lo que sentimos. Intenta cambiar los pensamientos que tienes hacia ella y hacia su comportamiento y poco a poco se irá relajando vuestra relación.

      No será rápido ni fácil, eso está claro, pero es totalmente posible.

      Continúa haciendo terapia, no dejes la terapia hasta que esto no se solucione. Hazlo por ti y por tu hijo.

      Te mando un abrazo grande y todo mi apoyo.

      Tania

  20. lo q dice el articulo al principio es tal cual lo vivi…siempre comparandome…descalificandome…sos una porqueria…no servis etc etc hoy con 41 años yo ella sigue igual…cualquiera es mejor q yo…siempre la culpa la tiene el otro…persona autoritaria y manipuladora…siento mucho dolor cuand pienso o cuand discuto con ella y a la vez pienso si habre sido yo la mala desde chica(caprichosa rebelde)como dice ella para q me tratara asi…pienso en alejarme y a la vez cuand ella no este viva si no me arrepentire d haberme alejado…tengo sentimientos encontrados…dolor…angustia…

    • Hola Silvana!

      Preciosa, es normal que tengas esos sentimientos enfrentados y, si estuviésemos hablando de una persona que no fuese quien te dio la vida, sería tan sencillo como romper la relación y alejarse.

      No sé hasta qué punto la situación es tan traumática y dolorosa para que ese sea el único camino. Eso solo puedes valorarlo tú.

      Este comportamiento materno, es mucho más habitual de lo que puede parecer. Todas las personas volcamos nuestra propias frustraciones en las personas más cercanas. En este caso, madre contra hija y viceversa.

      Tanto si te quedas cerca como si te alejas, tendrás que buscar la manera de sanar la herida aunque deje cicatriz. Como comento a menudo, lo que a mí me sirvió para sanar la relación con mis padres fueron las constelaciones familiares sobre todo. Pero ya llevaba años de terapias por diferentes motivos que también hicieron su parte.

      Este tipo de traumas no suele solucionarnos leyendo unos cuantos artículos, lo ideal sería que te pusieras en manos de profesionales.

      Ya sabes que me tienes en la página de contacto si necesitas más información.

      Un abrazo grande

      Tania

  21. Hola, leí tu artículo y me encantó, pero no podría llevarla a cabo, mi mamá ama más a mi hermano que a mí, y me ha bajado mucho el autoestima, sé que dices que depende eso de mi, pero me educaron para obedecer siempre a mi familia, dejar pasar los golpes que me ha echo mi hermano físicamente solo porque es mi hermano, que debo fumar y tomar para que nadie me haga daño (?), Que me calle mis problemas (no importa si abusaron de mi sexualmente dándome entender entre líneas) y lágrimas y hoy mi madre ha decidido darme la espalda y tirarme porquería;
    Que nunca me sirvió mi training personal (Cuando se notaba el cambio, me agradaba verme al espejo y arreglarme, trabajar vendiendo cosas que no me servían para ganar un poco ya que no me dejan trabajar, tenía mis defensas altísimas, tanto que caminaba bajo la lluvia y no me enfermaba, tenía a mis amigos y pretendientes) pero para ella no fue nada, soy una amargada y rencorosa, estoy sola, ya no quiero seguir más aquí (aunque digas que es chantaje, hay un momento en que estoy cansada) nunca conseguiré la aprobación ni el amor devuelta de mi madre, en unos días quiero ver al amor de mi vida e irme de aquí,

    • Hola Erika!

      Muchas gracias por tu testimonio tan sincero.

      No es que no puedas llevarlo a cabo, es que en realidad no quieres porque de este modo siempre podrás echarle la culpa a ellos de tus problemas.

      Y te lo digo desde la experiencia porque yo también pasé muchos años culpando a mis padres por su falta de amor para justificar el resto de cosas que me pasaban en la vida.

      Y no es que tu madre y tu hermano no tengan responsabilidad ahí, claro que la tienen!! Te hicieron daño, te minaron la autoestima y a día de hoy siguen sin respetarte. Esa es su responsabilidad. Pero tu responsabilidad es cómo te tomas tú eso que ellos hace. Esa es tu decisión.

      Has hecho terapia alguna vez para acabar con este problema?? Creo que ahí estaría la clave y eso te ayudaría a avanzar mucho.

      Aunque estés cansada, porque hay que reconocer que estos procesos duelen mucho. Luchar todo el tiempo para conseguir el amor de las personas que se supone que son las más importantes de nuestras vidas…Entender por qué una madre puede llegar a actuar con ese desprecio hacia su hija…Es difícil de asimilar y siento muchísimo que aún te sientas tan afectada por ello.

      Pero te aseguro dos cosas:

      1. Una vida en la que no se ha podido perdonar a tu madre por todo lo que te hizo, será una vida a medias porque habrá algo en tu corazón que no te dejará avanzar como te gustaría.

      2. Se puede arreglar, te lo prometo. Solo tienes que encontrar la terapia adecuada y responsabilizarte de tu proceso.

      Espero que algún día me vuelvas a escribir para contarme que todo está más tranquilo y que tú estás mucho más feliz.

      Te mando un abrazo con todo mi cariño

      Tania

  22. Yo considero a mi madre una mujer tóxica, todo lo que le sucedio en la vida es por culpa de los demás, y tiene un rencor muy fuerte hasta el día de hoy, ya que todo lo relaciona al mal que le hicieron, a veces pienso que se escuda de eso,es una mujer que le cuesta avanzar y tomar decisiones. Y sii!!! la relación con su madre es fatal. Yo en casa no puedo opinar nada, ya que se victimiza y dice que se va a matar,ella me frustra como persona ya que quiero avanzar, ahora se le dio por acumular cosas y es la peor guerra que tenemos. Desde que tengo razon siempre hablo mal de mi padre, pero aún sigue casada con el… ya 41 años ya… dice que lo odia,que no lo soporta, que no lo aguanta pero ahí sigue… sus insultos son muy bajos (me dijo cualquiera, que se arrepiente de haberme tenido, porquería, etc) y cuando los dice mas que dolor siento vergüenza de que de la boca de mi madre salgan esos insultos, son cosas de alto calibre las que dice, obviamente termino herida y llorando…se que no siempre fui buena hija pero siento que tampoco merezco ese maltrato. Es muy difícil tratar con ella,a veces pienso que es mejor que ya no siga entre nosotros y me entristece tener esos pensamientos, que las cosas serian mejor sin ella a nuestro lado. Pensaras y que haces ahí huye!!! Pero no tengo las condiciones de hacerlo. Que hago??? Help.

    • Hola Paris!

      Bueno, la situación parece complicada por lo que veo.

      Es cierto que no podemos controlar lo que otras personas dicen de nosotras, pero si podemos controlar (o al menos apaciguar) lo que sentimos a cerca de eso que nos dicen esas otras personas.

      Tu madre, o cualquiera, puede soltar por su boca las mayores barbaridades del mundo pero si pensamos en esas palabras como “algo que no es nuestro”, el tema toma otro color.

      Las palabras de tu madre, aunque sean dirigidas a ti, son de tu madre.

      Aunque sean dolorosas y te frustren, son de tu madre.

      Aunque te hayan hecho daño por mucho tiempo, son de tu madre, no son tuyas.

      Todo eso que te dice es su manera de manifestar su propia frustración hacia ella misma.

      Es lógico y normal que te sientas dolida por escuchar cómo tu madre te trata de esa manera, aunque no hayas sido la mejor hija del mundo como tú comentas. Pero si no te quedas más remedio que seguir ahí y te causa tanto daño, la única solución es que tú cambies la manera en que te tomas sus cosas.

      Piensa en ella como una niña herida que no tiene herramientas para hacerlo mejor. Sin dejarte pisotear por supuesto, poniéndole las cosas claras cuando haga falta con todo el respeto y todo el amor que te sea posible.

      Defiéndete de esas ideas de que no vales que ella ha metido en tu cabeza y cambia esos pensamientos por los que te gustaría que ella te dijera, aunque nunca los escuches de su boca.

      No es fácil pero funciona. Requiere práctica pero funciona. No convertirá a tu madre en la madre ideal pero funciona y el ambiente se relajará.

      Trabaja en ti, en entender que eso que le pasa y que te dice es cosa suya y nada tiene que ver con lo que tú eres en realidad.

      Un abrazo enorme

      Tania

  23. Estimada Tania,
    Puede que tenga las mejores de las intenciones. Se muestra en algunos de sus opiniones.
    Pero el tema que estás tratando aquí es sumamente delicado.
    Muy delicado.
    Y algunas opiniones muy erróneas. Evidentemente como bien dices, escribes desde tu experiencia.
    Me sentí incomoda en leer algunos de sus comentarios y se puede ver su y incomprensión tan delicado sobre tener una madre narcisista o psicopata. Algunos de sus concejos pueden incluso re-victimizar a la persona.
    El tema de los padres, es muy complejo, y profundo y por experiencia le digo que sus herramientas de ayudas en algunos casos son tiritas o negación de una realidad.
    Recuerde que lo único que nos ayudará a sanar es ver la verdad tal y como es.
    Y que ese mandamiento de: honrarás a tus padres sobre todas las cosas es una creencia sumamente dañina. Perjuciar para la evolución de una sociedad menos conflictiva y dilectiva en la que vivimos.
    Recuerde que toda persona que ahora mismo está causando daños a otros en un 99.9% fueron sus padres creadores de ese dolor. Y no todos tienen la conciencia y la lucidez para no ser atrapado por ello.
    Investigue con más seriedad sobre el tema.
    Se puede leer que tiene interés de ayudar. Pero ayudará más si profundiza.
    Un pensamiento positivo y un “perdón” obligado o sugerido no hará que esa persona se conecte con ese dolor original.
    Ese es el problema de muchos terapeutas, psicólogos, coach,etc.
    No comprenden en profundidad los padres con trastornos narcisistas/psicopatas etc. Por que una es tener unos padres que como seres humanos se han equivocados porque no nacieron con un manuel y van madurando y creciendo con los años con la capacidad de asumir sus errores y dando la libertad a sus hijos.

    Y otra es tener padres con estos trastornos tan delicados. Imagine que ese bebé/niño su primer contacto lo tuvo con una persona que en vez de amarlo al nacer ya le odiaba. Porque muchos de estos trastornados no sienten nada más que dos emociones odio y envidia patológica.
    Ese niño ya a creado una estructura neuronal en base a esos padres perversos y hasta no hondar hasta esa herida no sabra que sus desgracias de vida no es por tener mala “suerte” es que ha generado un vínculo traumático que irá reproduciendo en todas la relaciones que va encontrado. Reproduciendo a sus padres.
    Muchos de ustedes hablan de: “es la familia que hemos elegido” o que es karmatico etc etc. Quien sabe cual será la verdad antes estos eventos.
    Es muy presuntuoso afirmar ideas cuando no sabemos nada.

    Abra que honrar es a esa parte herida en uno. A ese niño que no tuvo la Libertad de ser el mismo para no seguir un círculo vicioso o traspasar ese trastorno a futuras generaciones.

    El desconocimiento que tienen los profesionales del daño real que hacen estos padres no ayuda a los paciente.

    Recuerde que todas las guerras fueron causadas por trastornados o personas profundamente heridas por sus padres o familia.
    Que el político mitómano y corrupto fue dañado en su niñez.
    Que los terroristas han formado una personalidad psicopata en familias profundamente difuncionales.
    Que el padre que viola a sus hijos tiene ese trastorno y que no existe una legislación que lo proteja si no hay pruebas aunque El Niñ@ lo delate. Porque aún cuesta creer que una madre o un padre viole a su hijo de dos años. Es aberrante y mejor cerrar los ojos. No están reconocidos estos trastornados. Y muchos incluso llevan a personas de sus entornos al suicidio. Y nadie les descubre. La sociedad no quiere ver a estos padres tal cual son y el mal que general al mundo.
    Vea el mundo con honestidad mi estimada escritora. Y observé que aunque hay mucha belleza en el. Lo que no tiene esa armonia tiene origen en un niño herido que no tuvo la ayuda adecuada o simplemente ni fue visible.
    Seamos serios en este asunto.
    Saludos

    • Hola Nadiuska! Estimada también…por supuesto.

      Alabo tu comentario, pero no puedo estar conforme con muchas de tus opiniones, por supuesto también. Así que iré por partes…

      Dices que algunas de mis opiniones son “erróneas”, entiendo que igual de erróneas que las tuyas puesto que son eso, opiniones. Ni tú ni yo tenemos la verdad absoluta, aunque no nos guste creerlo.

      En ningún momento durante mi artículo hablo de madres narcisistas o psicópatas, porque yo no he tenido una madre de estas características ni conozco en profundidad lo que es tener una madre así. Creo que queda bastante claro que este no es el caso que he querido tratar con mis erróneas opiniones.

      Pero claro, cuando alguien con una madre de estas características lee un artículo como el mío, no cabe otra situación que la incomodidad a la que haces referencia. He pedido mil disculpas a lo largo de los numerosos comentarios a las personas que han vivido situaciones realmente dramáticas relacionadas con las madres, porque este artículo no está escrito para ellas. Pero vuelvo a pedirlas, no tengo problema con ello y soy total y absolutamente consciente de mis limitaciones.

      Sin embargo, y aquí también me reitero, no puedo permitir sea cual sea el caso, que las personas con este tipo de problemas utilicen el victimismo como arma para no poner remedio a la situación. Y lo digo desde mi más tierna comprensión, no desde la falta de empatía o compasión con que pueden interpretarse algunos de mis comentarios.

      Desde luego que una cosa es lo que yo escribo y otra es la que se interpreta. Y cada persona interpreta la realidad de los demás en función de sus propias creencias y experiencias, como te ocurre a ti particularmente en este caso concreto.

      Cuando dices: “Muchos de ustedes hablan de: “es la familia que hemos elegido” o que es karmatico etc etc. Quien sabe cual será la verdad antes estos eventos. Es muy presuntuoso afirmar ideas cuando no sabemos nada”. Me gustaría saber a qué “ustedes” te refieres y qué te hace a ti estar fuera de ese grupo de “ustedes” creyendo que tú sí que tienes las respuestas y las verdades absolutas.

      Veo el mundo con honestidad, con mucha honestidad, y eso es lo que me hace creer que puedo ayudar a mucha gente (como en efecto estoy haciendo cada día). Pero no a toda, ni siquiera a tanta como me gustaría. Tenemos la suerte en este mundo global de contar con profesionales especializados en todas la áreas de conocimiento posibles que podrán ayudar en algunos casos mucho mejor que yo a quien así lo necesite.

      Mencionas padres que violan, psicópatas que se convierten en genocidas, políticos corruptos…Personas que no existen en este relato y a los que no hago referencia por desconocer sus circunstancias.

      Y para concluir, me considero una persona muy seria tratando cualquier tipo de asunto, sobre todo si afecta a otras personas, pero entiendo de verdad tu sentir, aunque yo también haya sentido la necesidad de rebatirlo.

      Y honro las heridas de todas y cada una de las persona que se acercan a mi trabajo porque yo también tengo heridas, aunque para ti sean frívolas o insuficientes para abordar determinados temas.

      De nuevo son opiniones, subjetivas, la tuya y la mía, y en ningún caso corresponden a una verdad inalienable.

      Agradezco muchísimo tu comentario y me encanta que los debates se enriquezcan con opiniones nuevas y diferentes. Ojalá no tuviésemos que hablar de estos temas, pero efectivamente forman parte de la vida y no son ni más ni menos importantes que otros. Cada cosa, por grave que sea, tiene la importancia que le queramos dar, incluso las heridas más profundas.

      Gracias de nuevo y un abrazo fuerte, con todo mi respeto y amabilidad.

      Tania

  24. Hola…, Tengo 16 años
    Hace un momento tuve una discusión con mi madre, mi padre tiene un con el alcohol y ha sido el claro ejemplo para mí hermano, mi hermano empezó a crecer y los problemas en casa aumentaron ya quei hermano no lograba entender la importancia del estudio más aparte pelaba con mi mamá y conmigo, sin embargo antes de que cumpliera sus 13 años mi mamá y el están llendo a terapia, y aveces me molesta un poco el hecho de que mi mamá quiere que entienda a mi hermano y que sea tolerante, paciente, etc. Y lo mismo me decía la doctora con la que va sin embargo me cuenta mucho trabajo ya que aveces mi hermano es muy grosero y generalmente me dice cosas que me hieren e intento controlarme ya que soy muy intolerante y tengo un carácter muy fuerte y hace rato nuestra discusión fue la misma porque yo tengo la culpa es intento entender la situaciones pero aveces siento que lo defiende mucho y pies gracias a eso decide buscar ayuda en internet porque aveces no sé qué hacer y pues llegué a tu página y la verdad todo lo que dices es un apoyo para mí ya que no me siento tan incomprendida en la forma de pensar de cada mamá o en este caso las situaciones que se presentan, de verdad muchas gracias espero que estés muy bien. Y… Sigue ayudando a la gente de verdad sirve ❤️

    • Hola Sara!

      Cuánta iniciativa y sabiduría para ser tan joven, gracias por tu testimonio.

      Entiendo que no te tiene que estar resultando fácil, en plena adolescencia, tener que pasar por esta situación.

      Sin embargo, por lo que me cuentas, eres una joven muy inteligente y seguro que si sigues así conseguirás salir reforzada tú también de todo esto.

      No sé qué tipo de madre tienes, pero intenta hablar con ella, expresar lo que sientes, llorar cuando necesitas, sacar la rabia…para reconocer que tus emociones también son igual de válidas.

      Y cada vez que tu hermana se comporte mal contigo, piensa que no es porque quiera comportarse mal contigo realmente, es porque es su manera de castigarse a él mismo. Mírale como un niño que necesita mucho cariño y busca la manera de que las cosas que te diga no te afecten.

      Yo a tu edad me llevaba fatal con mis hermanas, también hubo algunos problemas en casa parecidos a los tuyos. Te aseguro que con los años las cosas se suelen calmar mucho y tendrás una relación fabulosa con tu hermano.

      Eso sí, mientras ese momento llega, no dejes que nadie acabe con tu autoestima. Confía en ti, en lo que eres y lo que haces, y confía en que los demás también lo hacen lo mejor que saben.

      Un abrazo muy grande

      Tania

  25. Hola Tania,
    Verdaderamente el tema de tu artículo es un tema que da para muchas opiniones, tantas como distintas vivencias hemos tenido cada uno.
    Tu frase de “Tanto tu madre como la mía se dejaron la piel para darnos lo mejor, las heridas sólo sanan cuando perdonamos lo “malo” y recordamos lo bueno” está cargada de buenas intenciones, pero también de ingenuidad. La cuestión no es tan fácil como decir que perdonamos lo que sea así por las buenas y ya está todo solucionado. Hala! a partir de mañana sólo recuerdo lo bueno….me parece de una ingenuidad absoluta. Cuando hablamos de una madre que ha provocado traumas y heridas profundas desde la infancia, que además cree que lo ha hecho muy bien…el tema del perdón no es tan fácil. Yo quiero perdonar, pero entiendo que para perdonar lo primero es que ella hubiera tenido claro que lo ha hizo mal y en mi caso y otros muchos es imposible. Para todo el mundo tuvo un mérito increíble porque visto desde fuera así lo parecía. Pero para mí, que desde niña me trató con una frialdad extrema, con unas exigencias muy distintas a las que tenía con mis hermanos, siempre criticándome, nunca alabando nada de lo que hacía, haciéndome sentir la peor hija del mundo, con imposiciones en todo constantemente….en fin…me ha costado muchísimos años recuperar algo de mi autoestima, valorarme y quererme al menos un poquito. Yo claro que quiero perdonarla y de hecho lo digo….constantemente lo pienso, pero….cuando oigo a cualquiera a mi alrededor que habla de su infancia, de algún punto en concreto bonito con su madre, yo no puedo más que sentir una inmensa nostalgia y tristeza porque no he vivido nada de eso. Hay tan pocos recuerdos bonitos de ese tipo con mi madre… en cambio, me vienen a la mente muchísimos otros desastrosos.
    Lo curioso es que no soy persona rencorosa ni resentida, normalmente se me olvidan las discusiones o roces con la gente y me suelo quedar con lo bueno, eso es algo que a los demás les parece curioso, pero es que pienso que en la vida hay que ser optimista y buscar la armonía y dejar los resentimientos que no dan más que malas energías y son malos para todos. Pero….en el tema de mi madre, por más que yo me he esforzado y me esfuerzo a diario, no es lo mismo. Cuando se tiene una madre que realmente ha destruido tu autoestima, queriendo o sin querer, y además ha sido desde que tú eras una niña muy pequeña e indefensa, que no has podido protegerte y te ha herido tanto, esas heridas están demasiado profundas, arraigadas y forman parte de tí y, salvo que lo hayas vivido, no puedes entender de qué modo condicionan y afectan a tu vida y la solución de perdonar y quedarse con los momentos buenos porque las madres son todas estupendas me parece emitida con muy buena voluntad, pero también con muy poco conocimiento y comprensión de este tema.
    Un saludo,

    • Hola Ana!

      Cómo estás??

      Bueno, es obvio que no estoy de acuerdo contigo, aunque buscases mil maneras de intentar explicármelo. Aunque respeto muchísimo tu historia y el valor que has tenido de escribirla.

      Iré por partes:

      1. Es cierto que el tema de este artículo da para tantas opiniones como vivencias haya tenido cada persona. Entonces se entiende de esto que lo que yo escribo tiene que ver con mis vivencias y así debe entenderse.

      2. La frase que mencionas, “Tanto tu madre como la mía se dejaron la piel para darnos lo mejor, las heridas sólo sanan cuando perdonamos lo “malo” y recordamos lo bueno”, no solo está cargada de buenas intenciones sino de la creencia profunda en lo que digo. Creo de verdad que cada madre se deja la vida en dar todo lo que tiene a sus hijas. Otro tema diferente es que lo que tu madre tenga para darte no te guste.

      Por varios de los comentarios que dejáis en este artículo me atrevo a decir que el mayor inconveniente a la hora de leerlo es que cada persona lo interpreta según sus creencias. Hay frases que yo he dicho con una intención y quien las lee le encuentra otra intención diferente, es normal y hay que tenerlo en cuenta.

      3. En ningún momento menciono que “hala, a partir de mañana ya solo recuerdo lo bueno”, porque sé que no es tan fácil. Yo he tenido mi proceso, un proceso terapéutico que ha durado años y me ha llevado a estas conclusiones. No hablo desde la ingenuidad sino desde mi propio proceso. Qué tipo de terapias o herramientas has utilizado tú para conseguir “perdonar”?? Puesto que no es fácil, a veces hay que hacer algo que vaya un poquito más allá.

      4. Dices que para perdonar necesitas que ella reconozca que lo ha hecho mal, y eso no tiene ningún sentido. Ella no tiene por qué reconocer aquello que tú interpretas como “malo” o “bueno”. El perdón no tiene nada que ver con la otra persona, solo tiene que ver contigo.

      Te recomiendo un episodio de un podcast muy enriquecedor que escuché la semana pasada justo hablando del perdón. Creo que puede gustarte. Busca el podcast de Mujeres Poderosas y elige el episodio que habla del perdón. Verás como las que cosas que te digo te van a parecer más sensatas de lo que te parecen ahora.

      5. Dices que eres optimista y que no te gustan los resentimientos…Sin embargo me dices que no tengo razón y soy ingenua por dar mis opiniones cargadas de optimismo y de esperanza, y totalmente respaldadas por lo que yo he vivido. No cuadra mucho, no? Yo también podría seguir quejándome de mi madre eternamente. No veo muchas diferencias entre tu experiencia y la mía…Podría quejarme toda la vida…Pero no lo hago, ya no, ya no tiene sentido para mí. Mientras siga teniendo sentido para ti no habrá mucho que hacer.

      6. Tampoco he dicho en ningún momento que todas las madres sean estupendas. De hecho creo que hay madres horribles…Sin embargo, y como digo a lo largo de otros muchos comentarios con opiniones como la tuya, el camino para sanar me sigue pareciendo el mismo. Por muy horrible que haya sido tu madre. Aquí, a parte de buena voluntad (que la hay y mucha), hay pleno conocimiento de causa, un proceso terapéutico importante detrás y la experiencia de trabajo con varias de mis clientas.

      No me levanto por la mañana y digo: “Hoy voy a hablar de madres!”, sin más. No me parece nada justo que menciones que no hay conocimiento ni comprensión sobre el tema porque tengo nada más y nada menos que el mismo conocimiento que tú: el que nos da la experiencia de nuestro propio proceso. Con la diferencia de que yo, por fin, he perdonado.

      Muchas gracias y de verdad te deseo que algún día tu visión sea otra. Por tu bien y para que puedas vivir lo más tranquila posible.

      Te pido disculpas si alguna de mis frases suena fría, esto de discutir temas tan delicados por escrito dificulta que podamos entender el tono de la otra persona. Pero todas mis opiniones están hechas con todo el cariño y el respeto por la situación de que cada mujer que me escribe.

      Un abrazo grande

      Tania

  26. Hola Tania, Tengo 42 años y vivo con mi madre de casi 83 años. Con mi madre me cuesta hablar porque me trata como una niña pequeña. Siempre critica mis errores y simo se los inventa. Coge el teléfono y habla mal de mí a mis hermanos. Desde que murió mi padre he tenído que queria incapacitarme. Me presenté a oposiciones y he entrado en la bolsa de trabajo. Se lodije eldo
    aguantarla mucho. Hasta leí
    escrito por ella en un papel

  27. Felicidades por el blog.
    Me encanta encontrarme por el camino personas “mágico-fantabulosas” con ganas de aportar en positivo. Es una bendición.
    Tienes razón en decir que para avanzar debemos liberar el rencor y perdonar.
    Yo tengo una madre controladora, y pasivo-agresiva (víctima crónica). Desde mi infancia no he hecho más que escuchar críticas, recibir castigos por tonterías mínimas y comentarios vejatorios con alguna bofetada que otra. La última siendo ya una mujer adulta.
    Llevo años de introspección para sanar esas heridas. He avanzado mucho. He cambiado de actitud. He puesto un punto de comprensión a su historia. He entendido la enorme frustración que supuso para ella dejar su pasión: el baile; para hacer lo que sus padres esperaban de ella: casarse y tener hijos.
    Entiendo y comprendo su dolor. Pero no la rabia proyectada hacia los demás. Y créeme que yo he avanzado mucho, Ella, en cambio, sigue en el mismo punto de utilizar a los otros como su saco de boxeo. Ella no avanza. He intentado dialogar sobre esto. Le he mostrado cariño. Es igual. No quería ser madre. Su deseo más profundo desde niña era seguir bailando y viajando por el mundo y en su mundo.
    Esa es su frustración. No la mía. La única forma en la que es posible tener una relación con ella, es poniendo límites y fronteras, porque ella no tiene límites para su víctima crónica- pasiva-agresiva.
    Concuerdo con lo escrito en uno de los comentarios de este hilo; hay determinados perfiles psicológicos con los cuales debes mantener el contacto mínimo si realmente quieres tener una vida saludable y feliz.
    Y estoy agradecida por las heridas causadas. Me han servido para estar en mi vocación y tener una relación increíble con mi hijo basada en el respeto. Haber sido maltratada emocionalmente con bofetadas por el medio por nimiedades, me ha servido para tomar conciencia de la importancia del respeto a los demás y de crearte un entorno positivo. Buenos compañeros de cordada para poder alcanzar cimas. Dejando atrás aquellos que en cualquier momento pueden hacerte dar un paso en falso para que te caigas al fondo del barranco.

    Gracias por aportar Tania

    • Hola Marta!

      Te felicito por el trabajo contigo misma que es evidente que estás haciendo.

      Eso no significa que vayas a conseguir ser perfecta o que las situaciones dolorosas del pasado dejen de doler. Pero el sufrimiento sí que se reduce desde el momento en que decidimos perdonar (nos).

      Yo también estoy de acuerdo con lo que comentas sobre los perfiles de persona de los que es mejor alejarse, pero con lejanía o sin ella hay que pasar por el perdón igualmente.

      Muchas gracias por contar tu historia, por seguir adelante y por ser un bonito ejemplo de que hay mucho que se puede hacer.

      Gracias!!!

      Un cariñoso abrazo

      Tania

  28. Mi mamá solía ser más amable conmigo cuando era una niña pero a medida que pasan los años se volvió cruel conmigo el porque? Porque mi hermano mayor es en resumen una persona mala, con muchos vicios y defectos he visto y aún veo sufrir a mi mamá por él y cada ves que le he dado mi punto de vista o un consejo me ha hecho sentir miserable con palabras o actos.
    Siempre ha minorizado o ha sido indiferente al dolor que causa en mi familia mi hermano, es lindo lo que escribes y en mi primera instancia parece fácil pero para mi no lo es siento que mientras más lejos estoy de ella más feliz soy y más en paz me siento.

    • Hola Fiorella!!

      Si tú sientes que estando lejos eres más feliz, estás más en paz y la situación no te influye para tener una vida amorosa y tranquila, no hay nada más que decir.

      Recuerda que hay casos y casos, como menciono en el artículo. Yo no estoy hablando de casos extremos porque yo no he vivido eso. Si tú crees que tu caso es diferente y que no tienes que perdonar nada ni a nadie para tener una vida completa, me alegro muchísimo que así lo sientas y lo practiques.

      Te agradezco muchísimo tu comentario y tu punto de vista, y te mando un abrazo muy grande.

      Tania

  29. Hola Tania!!!

    Veo que hay muchas personas que tienen problemas con su madre, al igual que yo, en efecto desde muy pequeña he sentido que mi mamá no me quiere, percibo su desprecio desde entonces, según ella si me quiere pero no es muy afectuosa que digamos, pero creo que una madre que realmente quiere a su hija no le dice que es una perra y una hija de la chin…. como siempre me lo dice, ahora mismo estamos enojadas, el sábado en una reunión familiar una tía y una prima comenzaron a decirme como educar a mi hija pero en plan impositivo no en tono de consejo cosa que a mi me cayó en el hígado, así que preferí salirme a la cochera para no seguirlas escuchando y no ser grosera ya que si seguía ahí seguramente me iba a calentar y decirles sus cosas, quise evitar conflictos, desde entonces mi mamá y mi papá no me hablan, ya que papá siempre apoya a mi mamá tenga o no tenga la razón eso si él nunca me ha ofendido como mi mamá lo hace, el domingo yo puse unos memes refiriéndose a personas que se meten en la vida de los demás, claro que lo hice con la intensión de que esa tía lo viera, ya que no era la primera vez que se mete en mi vida, 2 años atrás algo similar pasó y me bloqueo de facebook, y bueno la cosa es que el lunes me escribió por whats y comenzó a insultarme etc, a lo que yo respondí en la misma tónica que ella se dirigía hacia mi, ya que yo trato como me traten y no porque sea mi tía la voy a respetar, el respeto se gana sea quien sea la persona, bueno la cosa es que nos dijimos hasta de lo que nos íbamos a morir y me bloqueo también de whats, cosa que no me interesa en lo más mínimo ya que no quiero personas tóxicas a mi alrededor, si bien puse esos memes no los puse con dedicatoria exclusiva para ella, solita se puso el saco. Ella es una mujer con Paranoia que piensa que todo el mundo conspira en su contra y que esta al pendiente de ella porque es el centro del universo y ps no ni quien la pele a la pobre. Lo que me duele mucho es seguir comprobando que mi mamá no me da el lugar que merezco y permita que personas ajenas por más tías que sean se metan en mi vida y la quieran dirigir, que apoye a otras personas y a mi no, que siempre me ande comparando con mis primas, que si son muy trabajadoras, que si son más delgadas, que que buenas muchachas, No recuerdo que en todos estos años de mi vida me haya dicho un halago, bueno dejemos eso… un cariño, hablarme con palabras bonitas por decirlo de alguna forma, solo me dice eso de que soy una perra etc, eso tristemente no es amor. Quisiera solo por un día solo uno sentir que me quiere, recibir una palabra cariñosa y un beso de su parte y que este de mi lado, que me defienda a capa y espada como lo hace con su hermana, Me he preguntado infinidad de veces para qué me trajo al mundo si no me iba a querer y si me iba a tratar así como me trata, se me ha hecho un trauma no se de que tipo, pero si me genera una gran tristeza y admitiéndolo también ha sembrado en mi rencor. Mi auto estima no esta muy elevado que digamos, cuando estuve casada el que era mi marido lo destruyo, poco a poco lo he ido levantando, pero con cosas como las que me dice mi mamá siento vuelve a retroceder, Admito que también soy una mujer con muchos muchos defectos, algunos los hago de forma intencional como tipo en venganza del trato que me dan para ver si así mejoran, pero creo no funciona 😀 Cuando me case fue algo rápido no pensé tanto las cosas, yo lo que quería era alejarme de mi mamá, pero bueno creo no elegí a la persona adecuada y me fue muy muy mal, lo que si reconozco es que mis papás me rescataron de este hombre (animal) y se los agradezco infinitamente, tampoco niego que mi mamá tiene cosas muy buenas y rescatables, se podría decir mi queja y sentir es solo su forma de tratarme.

    Gracias por permitir desahogarnos un poco, a veces es difícil platicarlo con otros familiares o con amigas.

    Saludos

    • Hola Vannesa!

      Ya veo que la relación con tus padres es complicada…

      Sin embargo, creo que habría que mirar un poquito más hacia dentro porque estás poniendo todo el foco fuera: tu madre, tu padre, tu tía, tu ex marido…

      Y sino fíjate en lo que cuentas de tu tía, cuando dices que escribiste memes dirigidos a ella y que luego te escribió para insultarte…

      Has actuado de la misma manera que ella y eso no te lleva al lugar que quieres, que supongo que será el de la paz mental, no?

      Si a la falta de respeto respondes con falta de respeto, qué obtienes? Doble falta de respeto.

      Si al odio y al rencor respondes con lo mismo, qué obtienes? El doble.

      Si sigues juzgando a los demás por cómo te tratan, qué obtienes? Que los demás te sigan juzgando más duramente aún.

      Trata a esas personas como te gustaría que te tratasen a ti, a ver qué pasa…Prueba algo diferente, actúa de una manera diferente, aunque solo sea para experimentar, y a ver qué pasa…

      Si tú empiezas a hacer pequeños cambios, está garantizado que lo de alrededor cambia también. Pero no podemos pretender cambiar a los demás para estar nosotras más a gusto, la cosa funciona al revés.

      Míralo como un juego: juega a respetarles, a quererles, a ser más cariñosa y a perdonarles. Juega como si fueras una niña que está interpretando un papel y observa los resultados.

      Y por favor, cuéntanoslos para que te acompañemos.

      Un abrazo grande

      Tania

  30. Hola,
    Ante un narcisista sólo se puede aplicar el contacto cero. Y ya. Sea la pareja, la madre, algún amigo o el gato. Si no tienes suerte y tienes que aguantarl0/a, hay que usar la táctica de la piedra gris.
    Animo a las personas que han escrito aquí a buscar estos términos (contacto cero y piedra gris) por internet, además de buscar información sobre el narcisismo, ya que tanto el artículo como bastantes de los comentarios se refieren a este tema. Es importante informarse con más profundidad de la que aporta este artículo, que como ya han dicho, es bienintencionado pero no ahonda en este aspecto porque no es la intención con la que está redactado.
    Mucha suerte a tod@s y saludos.
    Luisa

    • Efectivamente Luisa, no es la intención con la que está redactado.

      Así que yo también invito a las personas interesadas en los trastornos narcisistas a que ahonden en el tema en los lugares especializados para ello.

      Muchas gracias por seguir dando luz a este tema que nada tiene que ver con lo que yo quería trasmitir.

      No se trata de buena intención sino de “otra” intención. El artículo no va, ni se relaciona, ni yo he tenido experiencia, con personas de este tipo así que por favor lean bien el artículo antes de sacar conclusiones.

      Un abrazo grande

      Tania

  31. Hola te agradezco Tania por haber dedicado tiempo para escribir este blog, a mi me ha servido mucho, mi infancia y adolescencia fue un poco complicado, sin embargo ya adulta un dia determine hacer un stop y perdonar a mi madre y dedicarme a mi salud mental. pero tengo hijos adolescentes y ahora por mas que he querido hacer las cosas bien me he convertido en el peor enemigo de mis hijos, me siento fracasada como MADRE, ellos solo juzgan, solo critican, solo ven lo malo, quieren exigirlo todo, pero aportar nada. Bueno yo seguire buscando mi paz mental y ellos veran que hacen. gracias por permitirme desahogarme asi sea atraves de la pantalla.
    UN GRAN ABRAZO.
    Alexa

    • Hola Alexa!

      Te has parado a pensar que la actitud que tiene ahora tus hijos es quizá la que tú también tuviste con tus padres????

      Puede ser que tu madre se llegase a sentir como tú te sientes ahora???

      Puede que no, que tu historia como hija y la de tus hijos contigo sean diferentes, pero seguro que puedes encontrar algún punto de unión que te acerque a ellos y a lo que sienten.

      En realidad, los hij@s somos muy egoístas, pero normalmente esto va cambiando con la edad, como te ha pasado a ti. Poco a poco nos vamos dando cuenta de que quizá no tenemos toda la razón, de que quizá nuestros padres también han hecho cosas bien, de que quizá ha llegado el momento de respetar aunque no haya el entendimiento que nos gustaría.

      Yo soy hija pero aún no he sido madre, así que seguramente tú sabes mucho más de este tema.

      Además, comentas que tus hijos son adolescentes, con lo que están en esa época tan complicada donde pensamos que somos el centro del Universo y que el mundo tiene la culpa de todo lo que nos pasa.

      Dales tiempo, intenta comprender desde tu visión como hija, intenta hacer las cosas como te hubiese gustad que las hiciesen contigo. Pero ten claro que aún así nunca lo harás perfecto porque eso es imposible.

      Hazlo lo mejor que sepas y puedas, pensando en su beneficio y en el tuyo propio también por supuesto, y no desistas. Cuando se les pase esta época turbulenta seguro que verán las cosas de otra manera.

      Y enhorabuena por el ejercicio de perdón que hiciste con tu madre, no todo el mundo lo consigue y eso se verá reflejado positivamente en la relación con tus hijos.

      Muchísimas gracias a ti por comentar y compartir.

      Te mando un abrazo enorme con todo mi cariño.

      Tania

  32. Buenas noches Tania
    Mi nombre es María, yo tuve una madre que me trataba mal, desde niña no me sentí querida, sentía que era una decepción, cosa que me hacía saber con regularidad.
    las comparaciones eran constantes, siempre los demás eran mejor que yo, me decía lindeces como que era fea y que no iba a tener novio. siendo adolescente con toda la carita llenita de granos.
    Triangulaba entre mis hermanas, e incluso hablaba mal de mi padre y de sus propias hermanas. Era una locura.
    Intenté suicidarme cuando era adolescente por el continuo maltrato sufrido. Por supuesto no hicieron nada, ni me llevaron a un médico, ni nada…hicieron como que no pasaba nada, esta era la dinámica de mi familia.
    Siendo ya adulta, sigue tratando me mal.
    Cuando las cosas me van bien trata de desempoderarme. En cambio cuando las cosas me van mal percibo cierta mofa.
    No me gusta estar cerca de ella. Sinceramente creo que esta enferma y no creo que vaya a cambiar.
    Creo que tengo que poner distancia entre ella y yo. Porque estar cerca hace que me sienta sin energia y sin ganas de vivir.
    Es facil hablar cuando no has experimentado algo así, me cuesta perdonar a mi madre y siento muchísimo rencor hacía ella. No quiero tener relación con ella y mucho menos que forme parte de mi vida.
    Creo que mi madre tiene un transtorno de personalidad narcisista y estaría bien que se hablará de esto. Ya que en estos casos lo mejor es cortar toda relación posible por el bien de tu supervivencia.

    • Hola María!

      Realmente estoy de acuerdo contigo, aunque yo no haya sufrido de madre narcisista.

      Creo que tienes razón y lo mejor en estos casos es poner distancia.

      Pero me reitero continuamente en lo que era mi intención con este artículo, independientemente de lo mal que lo hayamos pasado, lo mucho que hayamos sufrido por culpa de nuestra madre, o lo horrible que haya sido nuestra infancia: el perdón ES FUNDAMENTAL PARA SEGUIR ADELANTE CON NUESTRA VIDA.

      Y con perdonar no me refiero a olvidarnos de lo que ha ocurrido y hacer como que no pasa nada. Eso no es perdonar, es tapar.

      Hay que perdonar aprendiendo a liberar esas emociones reprimidas (la rabia, la ira, en enfado, la impotencia) y vivir con lo que nos ha ocurrido desde una actitud compasiva con nosotras mismas.

      Compasiva, no victimista.

      – Puedes poner distancia
      – Puedes dejar de hablar con ella
      – Puedes alejarte todo lo posible y para siempre

      Pero si no perdonas lo ocurrido eso no será suficiente para que puedas tener la vida que te mereces.

      Quizá habría que indagar menos en las peculiaridades de lo que supone tener una madre narcisista, e indagar más en los procesos sanadores que tienen que ver con el perdón, porque creo que estamos confundiendo el mensaje.

      Porque el perdón a la persona que más beneficia es a la que perdona, y para perdonar no es necesario hablar con ella, ni decirle que la absuelves de sus pecados, ni tener buena relación. Para perdonar lo único que se necesita es actitud de perdón por el respeto y el amor hacia tu propia vida, no hacia la de tu madre.

      Te cuento una historia que escuché hace poco en un podcast que hablaba del perdón:

      “Había una señora rica con sirvientas que se dedicaba a insultar y humillar a estas muchachas indefensas.

      Un día, una de ellas, cansada de humillaciones y golpes, porque incluso la maltrataba físicamente, decidió marcharse de esa casa con una mano delante y otra detrás.

      Al despedirse de la que era su jefa y abusadora, le dijo: “Algún día volveré y te demostraré quién soy”.

      Esta sirvienta abandonó su pasado de malos tratos y poco a poco fue construyendo su propia empresa de limpieza. Pasados los años, cuando alcanzó una posición económica desahogada y consiguió estar más tranquila, volvió a la casa en la que había sido maltratada.

      “Soy yo, aquella muchacha a la que pegabas e insultabas”, le dijo a la que fue su jefa. “He vuelto para que veas quién soy”.

      La jefa pensó que la chica que tenía delante de ella, bien vestida, educada y fuerte, le devolvería en esos momentos cada golpe que había recibido de su parte. Pero no fue así.

      La muchacha solo quería que se diese cuenta de que ni esos golpes ni esas humillaciones le habían impedido hacer con su vida algo hermoso. Y dijo más:

      “Señora, quería darle las gracias porque gracias a usted y a sus malos tratos hoy soy la personas que ve ante sus ojos”. Y se marchó…”.

      Después de esta historia, se contaron más historias parecidas de personas reales que habían sufrido grandes humillaciones y que gracias a su capacidad para perdonar y saber ver el aprendizaje implícito en la situación habían podido salir adelante reforzadas.

      Cada cual decide qué hacer con aquello que le pasa en la vida.

      Tú eliges si regodearte en lo que te está ocurriendo o seguir adelante. No hay más, y es así para cada cosa que nos ocurre en la vida.

      Y repito también lo que vengo repitiendo en otros muchos comentarios: EN ESTE ARTÍCULO NO SE HABLA DE MADRES CON PERSONALIDAD NARCISISTA, NO ESTÁ ESCRITO PARA ESO. No tiene mucho sentido que se critique el contenido porque el mensaje no se adapta a lo que quieres leer.

      Y si encuentras algún artículo en el que te dicen que “no perdones, que es difícil, que pobrecita de ti, que qué mala suerte has tenido…bla bla bla…”, ahí si que tienes que huir porque esas actitudes no te llevan donde quieres estar, que supongo que será la paz mental y la reconciliación contigo misma y con tu pasado.

      Este artículo está escrito con todo el amor del mundo pero NO HABLA DE MADRES NARCISISTAS.

      Siento no poder ayudarte más.

      Un abrazo grande

      Tania

  33. Yo soy madre. Mi hija me odia. No soy pasivo-agresiva, ni psicópata, ni makiavelica ni nada. Siempre fue hipersensible, sola en el colegio y la cambiaba a otro, ansiosa, se infravaloraba. Intentos de suicidio….. Actualmente con 28 años vive con su marido que padece asperger. Me tiene prohibido entrar a su casa, el wasap blokeado (eso sí, soy pesada, la tomaba x mi amiga), el móvil blokeado, y durante muxo tiempo me he roto la cabeza pensando qué pasó. Tengo un familiar con retardo intelectual y hace como k no nos ve x la calle. Ella no me kiere, y se ha llevado mi alma y sólo me sale perdonar y sentir dolor x no ser yo quien tenga la culpa, sino su extraña cabeza.

    • Hola “nadie”!

      Está claro que estamos de todo tipo de personas en este mundo y las historias son también de todo tipo.

      Lamento muchísimo el dolor que tienes que estar pasando porque tan complicado tiene que ser para una hija soportar el dolor de una madre que no la apoya, como para una madre soportar el dolor de una hija que la desprecia.

      Ya sabes que son muchos los factores que influyen en el comportamiento humano, no solo la actitud de la madre, aunque sea importantísima.

      Si tu hija ha decidido apartarte de su vida, no hay mucha más opción que respetar su decisión e intentar vivir con ello de la mejor manera posible. Puede que algún día las cosas cambien, pero no lo sabemos. Así que mientras tanto hay que seguir mirando hacia delante.

      En estos casos donde el dolor es tan grande y donde se siente tanta impotencia, sería muy bueno ponerte en manos de personas que puedan ayudarte a superarlo o a sobrellevarlo. No sé si tú o tu hija habéis hecho terapia en algún momento pero quizá sería adecuado empezar a hacerlo.

      Ojalá muy pronto puedas ver algo de luz a lo que te está ocurriendo. Cuando no sabemos qué pasa y tenemos que imaginarlo es todavía peor.

      Así que no hagas suposiciones e intenta buscar profesionales que puedan acompañarte.

      Un abrazo muy grande, mucho ánimo y mucha fuerza.

      Tania

    • Sea como sea, ahí hay algo que tenéis que mirar entre las dos (juntas o por separado). La responsabilidad se reparte cuando son cosas entre dos personas y además madre e hija.

      Con toda seguridad las dos tenéis algo que sanar, que puede incluso tener que ver con vuestro árbol trasgeneracional y que vaya más allá de vosotras mismas.

      Has explorado esta vía??

      Hacer alguna terapia relacionada con regresiones, hipnosis, constelaciones familiares o incluso astrología, te podía dar muchas pistas.

      Un abrazo grande

      Tania

  34. Al hilo de mis dos comentarios anteriores….
    Sí k hay algo k nos destruyó. Atravesamos hace un tiempo una etapa mala. De la noche a la mañana estábamos las dos en la calle sin dinero. Así, me decidí a hacer dinero rápido y muy poco recomendable (el oficio más viejo del mundo). Nos metimos en una pensión y pocos días después ya teníamos para alquilar. Yo le contaba mucho para k jamás pensase k era una vía fácil (sobre mi ‘trabajo’). Luego vino el distanciamiento, conoció a su marido y adiós. Pero nunca me lo ha echado en cara. Y eso es lo k me confunde, no se, creo k me ve como a un monstruo. Dice k soy demasiado fuerte, autosuficiente, k no me puede compadecer. Piensa k no puede cambiarme y creo k le duele comunicarse conmigo. No hace falta k me respondas. Gracias a todos x leerme.

    • Vale “Nadie”, ahora entiendo un poco mejor…

      No podía ser que ahí no hubiese nada más…

      Está claro que tu hija necesita distanciarse de ti por algo y quizá para ti es el momento de soltar la fuerza y conectar con la vulnerabilidad.

      Porque tú también eres una mujer de carne y hueso, y sufres. No puedes con todo sola, todas las personas necesitamos a alguien o algo que nos dé aliento en algún momento de nuestras vidas.

      Si necesitas que sigamos con esta “conversación” me tienes en taniacarrasco@desarrollo2.entunet.com. Cualquier cosa que me cuentes siempre será confidencial y puedes seguir usando un seudónimo si lo necesitas.

      Un abrazo grande

      Tania

  35. Hola, gracias por escribir! Reconozco que he sido de esas que se víctimizaban, hasta los 21 años aproximadamente si no me equivoco, bueno, el punto va que mi madre desde que tengo uso de razón, todo el tiempo me a criticado (hasta ahora, pero a diferencia de años anteriores, ya no le tomo importancia). Al oir sus críticas lo que hacía era convencerme que lo dicho por ella era 100% cierto, eso me afecto de varias maneras (no quiero exponer tanto mi vida personal, solo puedo decir que me he demorado en saber que quiero estudiar) sin embargo, esta vez es diferente, me tarde años en saber que lamentablemente mi madre sufre problemas de manejo ira, a la mínima que hago mal lo toma como si fuera algo grave, me tarde en definir que lo dicho por ella no es cierto, tengo 23, yo me conozco, se como soy, mis virtudes, defectos, mi potencial, eso si, me gustaría viajar al pasado y decirle a esa pobre chica de 13 años que no le haga caso a lo que dice su madre, quien tampoco tiene la culpa de soltar dichos argumentos, solo es una persona confundida que busca de manera desesperada en medio de sus problemas evitar que su hija cometa errores, cosa que todos sabemos es imposible.

    Pd: Las comparaciones son lo peor que una madre puede hacerle a un hijo, mi mamá lo hizo y pues, en nada “han mejorado” mi persona en lo que ella espera. Es mejor hacer caso omiso si lo hace, las mamás, al menos la mia, nunca van a tomar los consejos de los demás ya que esta convencida que su manera de criar a los hijos es la correcta. Un saludo y gracias

    • Hola Elena!!!

      Muchísimas gracias por contarnos un pedacito de tu historia y por dar esperanza a tantas mujeres que aún hoy se siguen victimizando por el trato recibido por parte de sus madres.

      Dices que ojalá pudieras hablar con esa pobre chica de 13 años que eras y no sé si sabes que eso es posible.

      Puedes hacerlo de varias maneras:

      1. Mediante la meditación de la niña interior: siéntate en una posición cómoda, cierra los ojos e imagina a esa niña herida delante de ti. Dile todas esas cosas que le quieres decir y abrázala. Habla con ella, exprésate, deja que ella también se exprese y guarda a esa niña en tu corazón para que nunca más se sienta desprotegida.

      2. Escríbele una carta a esa niña, deshaógate con ella, cuéntale cómo te sientes ahora y todo lo que has pasado hasta llegar hasta aquí.

      Ambos ejercicios son muy liberadores. Si te apetece practicarlos me encantaría que volvieses a pasar por aquí para contarme si te han ayudado.

      Y el último punto que comentas en la PD también es muy interesante: la mayoría de madres parecen estar convencidas de que lo han hecho lo mejor que sabían y que no tienen nada por lo que disculparse. Pero tenemos que tener en cuenta que, en muchos casos, es su manera de protegerse del dolor. En el fondo, saben que quizá podrían haberlo hecho de otra manera pero prefieren no reconocerlo para no tener que sufrirlo. Utilicemos la compasión en estos momentos tan duros para ambas partes.

      No soy madre, pero tiene que ser durísimo saber que tu hija se siente herida por la forma en la que la has tratado.

      Independientemente de cómo haya sido nuestro pasado, la mejor manera de tener una vida digna es trascendero.

      Gracias Elena por demostrar que eso es posible.

      Un abrazo muy grande

      Tania

  36. Soy hija, pero con cuarenta y cinco años. Mi madre era una antes, ahora con la edad su inteligencia, prudencia y ánimo han cambiado. Se podría calificar como tirana. Soy su cenicienta, todos mis hermanos son ways y yo lo peor según ella, aunke Le sirvo y mucho. La kiero a pesar de todo k es muuuucho el mal k me ha echo. La compadezco por ser como es pero como tengo mi casa propia ya no puede avasallarme. Tengo una licenciatura en psicología y aunke no ejerzo de ello me permite tener acceso a un nivel de comprensión algo superior sobre las mentes y sólo me sale sufrir por verla sufrir. Desde luego no aguanto la humillación ni los malos tratos de nadie pero yo recuerdo la madre k fue una vez. Esto a mi entender lo da la edad y poder ser independiente. Si tuviese k vivir con ella sería otro cantar. Sólo necesito decirle k la quiero y como no puedo hacerlo a la cara lo digo por akí. A pesar de todo TE KIERO MAMA.

    • Qué bonito Julia!!!!

      No crees que sería bueno que pudieras escribirle una carta, aunque nunca se la des, para decirle todas esas cosas que no quieres decirle a la cara??

      Es probable que ya lo hayas hecho…

      ¿Por qué esperamos para reconciliarnos con la vida ante el lecho de muerte de otra persona?

      ¿Qué es lo que te impide decirle a tu madre que, a pesar de todo, la quieres?

      La que sale ganando eres tú, que eres luz y amor. Lo que ella piense o conteste no tiene importancia.

      Muchísimas gracias por compartir este pedacito de tu historia y por darnos una lección de compasión.

      Un abrazo fuerte

      Tania

  37. Es un excelente articulo, gracias por compartir tu experiencia! Aunque no comparto tu conclusion final pero si la respeto. De niña veía a mi madre como una mujer fuerte, inteligente, capaz de todo pero me demostro lo fragil que es en realidad cuando mi padre se fué de casa  a mis 11 años. Se consumió en un fuerte resentimieno no solo hacia su ex marido, tambien hacia sus cuñados, hacia sus hermanos y hacia sus propios hijos. Eran frecuentes las discusiones por la mas leve tontera y que mis hermanos se fueran y regresaran a casa por cada pelea. Mi casa, lejos de ser un hogar familiar, era todo un puterio.

    Pero antes de eso recuerdo que tanto ella como mis hermanas mayores era demasiado exigentes y hacian odiosas comparaciones y comentarios hirientes hacia a mi y hacia mis amigas disfrasando sus palabtad de “bromitas” acidas y sarcasmo. Ademas siempre le encontraban algun defecto a mis amigas para que desconfiara de ellas y me acusaban de “hipersensible” por ofenderme ante esas observaciones.
    Lo peor es que siempre se llenan la boca hablando de “valores tradiconales” y lejos de aplicarlos son las primeras en hecharse pestes mutuamente.

    A mis 14 años quise empezar a trabajar por la dificil situacion economica que estabamos atravezando y yo lo veia como una oportunidad para salir de mi burbuja y crecer.pero ella me tiro abajo poniendome un monton de escusas para que no lo hiciera mientras que mi hermano mayor trabajo con 16 años (el unico en toda mi familia con caracter fuerte). Como si fuera poco, lejos de apoyarme en lo que me apasiona, me presiono a seguir una carrera que odio.

    Hoy en dia no tengo confianza en mi misma y ,a raiz de eso, estoy desempleada y atascada en mi carrera. Trato de recuperar fuerzas pero es dificil porque no puedo formar lazos con la gente y estoy sola al igual que mi madre. Tu hablas de una relacion de amor-odio con tu madre, por mi parte yo solo siento odio por ella y he visto a mis hermanas perdonarla y estancarse aun mas, siendo madres solteras y compartiendo mutuamente su veneno en la misma casa.

    Seguramente me van a decir desagradecida y con un tono de reasignacion me van a aconsejar que la perdone y la entienda por el solo hecho de que “me dio la vida” y “sacrifico todo” por mantenerme, pero nadie la obligo a tener hijos, nadie pide venir al mundo, los padres son quienes nos traen al mundo para satisfacer un instinto egoista y natural de reproduccion, no hay nada que agradecerles porque ellos se lo buscaron.

    Aunque tampoco quiero ser tan mierda y espero compensarselo superficialmente, (regalarle unas vacaciones asi conoce la vida y sale de su bubuja toxica antes de morir, tal vez?) pero eso de perdonar y mantener lazos con alguien que te ha dado vida y te la ha destruido a voluntad por el solo hecho de “ser parte de el”, lo veo innecesario. No es ninguna obligacion mantener lazos con la familia, aquello es un pensamiento retrogrado, hoy en dia puedes decidir no tener familia y reemplazar esos vinculos con gente que te ame de verdad y no porque “sientan que es una obligacion de sangre”.

    • Hola Def!

      Creo que has malinterpretado mis palabras…

      De hecho, me sigue llamando la atención la cantidad de gente que comenta en este artículo, intentando justificar su falta de respeto hacia ellas mismas aludiendo que otras personas les han hecho daño.

      Todas las personas del mundo, todas, sufren y tienen que pasar por situaciones desagradables. La tuya no es peor.

      Y como también digo en el artículo, y en todos los que escribo, pensamos que al perdonar le estamos haciendo un favor a la otra persona. Y a la única persona que le haces un favor al perdonar es a ti misma.

      De hecho, puedes perdonar y no volver a tener relación con la persona a la que has perdonado si estar cerca te hace daño.

      Pero supongo que cada cual entiende mis palabras desde su dolor, y así no se puede salir del pozo.

      Mientras sigas viendo solo lo que quieres ver, seguirás buscando reemplazar esos vínculos de los que hablas con otras personas. Seguirás dependiendo emocionalmente de alguien, y seguirás auto destruyéndote mientras culpas al mundo. Tú decides. Es tu vida y ahí nadie puede hacer nada más que tú, aunque creas que los demás tienen el poder de afectarte.

      Esos vínculos solo los puedes reemplazar con amor propio, autoestima y perdón hacia ti misma. Lo demás seguirán siendo parches.

      Pero, repito, tú eliges porque es tu vida.

      Lamento muchísimo que veas las cosas así.

      Igualmente te agradezco que hayas dejado tu testimonio y siento de verdad no haberte aportado algo de luz. En realidad te entiendo porque he estado en el mismo punto que tú. Por eso sé que no hay más salida que la que te explico.

      Ojalá algún día puedas llegar a esa salida tú también.

      Un abrazo enorme y todo mi cariño para ti.

      Tania

  38. Muy buen artículo, me he sentido muy identificada. Tengo 25 años y hasta hace 3 años no me había dado cuenta de todo lo que mi madre me había influido. El caso es que lo sigo pasando mal porque realmente es una persona tóxica para mí, no me escucha, sólo habla de ella, no le importa si consigo trabajo si no lo consigo. De pequeña mis padres siempre se iban de viaje y me dejaban con mi abuela. Casi nunca han estado conmigo. Me he guardado todos mis sentimientos, he salido de ansiedades yo sola y mi autoestima fue bajando. Me encuentro en el punto que has mencionado en tu artículo. Intento ver lo bueno de ella y lo que puedo sacar es que ella no es consciente y aunque se lo expliques, ella se lo lleva a su terreno. Por lo que a quien le pase esto mismo, pensad que ya es un paso muy grande el ser consciente de lo que te ocurre ya que podrás cambiar. En cambio las personas que nunca son conscientes nunca tendrán esa posibilidad.
    Te seguiré leyendo!
    Un saludo

    • Claudia! Muchísimas gracias por lo que cuentas!

      Desde mi punto de vista tienes toda la razón. Cuando responsabilizamos a nuestros padres de lo que nos ocurre, porque obviamente tienen mucha responsabilidad en ello, pero no entienden, es inútil continuar por ahí.

      Nada va a cambiar si pretendemos simplemente que se nos dé la razón.

      Porque no se trata de tener la razón sino, como tú dices, hacernos consciente de lo que ocurre e intentar verle el aprendizaje para seguir adelante con nuestra vida.

      Además, tu historia me suena muchísimo, yo y mis hermanas también pasábamos mucho tiempo con los abuelos, pero eso no significa que mis padres no me quisieran y desearan lo mejor para nosotras.

      Lo que yo creo es que sí que tu madre puede sentirse culpable y entender lo que dices, pero darte la razón le supondría mucha más culpabilidad y por eso huyen de conversaciones donde van a salir perdiendo. No es otra cosa que ego.

      Pero como lo más importante es que tú lo entiendas y que con eso que te ha ocurrido sepas construir algo bonito, ya tienes medio camino hecho Claudia.

      Enhorabuena!!!!!

      Tú me seguirás leyendo y yo te seguiré contestando.

      Un abrazo grande

      Tania

  39. Hola Tania,
    Acabo de leer todo lo que has publicado y siento como si lo que leyera fuera sobre mi, la única diferencia es que yo tengo una hermana de 15 años y yo tengo 29, vivo sola desde hace 5 años ya que tuve que estar al tanto de los cuidados de mi hermana desde que nació por abandono del padre, tarea de la que no me arrepiento, sin embargo cuando yo comencé con la tarea, también era una niña y la situación me superó, a esto puedes añadir todos los comportamientos de mi madre hacia mi, incluso hasta el día de hoy. También algo curioso, pero que no me genera envidia, es que el trato que mi madre le da a mi hermana es todo lo contrario, parece su bebé eterno y le brinda todos los cuidados, atenciones y cosas materiales que desee, aunque la economía de mi madre sea muy baja. He intentado perdonar e intentar llevarme bien con ella, cada vez que voy a verlas intento mostrarme alegre y positiva, pero mi madre siempre termina por enfadarse y estropear los buenos momentos, lo cual crea estrés, rechazo e incluso frustración, incluso he perdido la esperanza de que ella quiera realmente llevarse bien conmigo. No la culpo porque soy conciente de las cosas que planteas, pero me di cuenta que lo mejor para no sufrir y caer en sus trampas es alejarme y ser lo más independiente posible.
    Un saludo,
    Miriam.

    • Hola Miriam!!

      Es muy duro tener una relación así con tu madre cuando además os falta también el padre.

      Está claro que tienes que mirar por ti. Si tú crees que lo mejor es alejarte, adelante! Y te digo esto porque siento que eres bastante consciente de lo que ocurre y estás intentando otro camino. Pero a veces el camino que nos gustaría está cerrado al paso…

      Supongo que tu madre se sentirá culpable por haberte dejado a cargo de tu hermana y por eso no tolera demasiado bien estar contigo. Debería ser al contrario, claro que sí, pero las cosas no son siempre como deberían de ser.

      Al leerte me he acordado de una entrevista que le hice a Yaiza Leal esta misma semana. En ella, Yaiza cuenta cómo ha conseguido superar ella misma los problemas tan importantes que tuvo con sus padres. Para ver la entrevista tendrías que pedir acceso al grupo de FB “La Revolución de la Mujer Consciente”. Estoy segura de que escuchar a Yaiza te va a ayudar muchísimo.

      Si entras al grupo y no encuentras la entrevista me escribes y te pongo enlace. Pero si no eres parte del grupo no te lo puedo enviar.

      Sigue hacia delante, eres una mujer muy capaz y muy valiosa, ya lo has demostrado. Ahora te toca a ti ser lo que quieras y vivir tranquila.

      Un abrazo muy muy grande y millones de gracias por contar tu historia.

      Tania

  40. hola tania, yo siento mucho rencor hacia mi madre, pero lo peor del caso es que no se porque, la critico en todo lo que hace, la culto de todo lo que pasa en casa y en mi vida y no se porque necesito ayuda porque le hago mucho daño a ella y me lo hago a mi.

  41. He leído todos los comentarios y réplicas pero sigo en la misma situación de amor y odio…. yo asumí la posición de alejarme hace muchos años , me acerco por períodos y ya sé que ese breve estado de paz entre mi madre y yo durará sólo un poco, así que cuando llega el motivo para alejarme lo hago… nuevamente con tristeza, unas veces duele más que otras, pero ya estoy resignada a que ella es así y que poco o nada importa lo que diga, siempre termino siendo la mala de la historia.
    Cada cual asume diferente sus problemas y criticar esas formas de enfrentar las situaciones no tiene justificación…la idea para mi es asumir la realidad, ser honesta conmigo mismo y no cargar cruces ajenas, aplicar la distancia hacia un padre tóxico con manejo de los tiempos, no repetir los mismos errores, perdonar para seguir adelante aunque el perdón no implica siempre estar en permanente comunión con el agresor, y no dejar mis objetivos personales, no hay que perder el foco de nuestro propósito de vida porque si no estaríamos viviendo la vida de otro, en este caso, la de un padre manipulador o que se yo.
    En todo caso, alejados o no, con paciencia o no, hay que enfocarse en uno, y como dice la autora de éste artículo, para avanzar, de la forma que quieran avanzar, hay que pasar por el perdón. Vivir con esa eterna pregunta del “por qué ” sé vuelve un ancla en el mar del odio y del rencor y sin darse uno cuenta ahí nos quedamos encallados.
    Mi humilde opinión.
    Un abrazo desde Colombia de esta mujer que también ha sufrido y se solidariza con sus casos.

    • Hola Ángela!

      Te felicito por tu sabiduría y por compartir tu historia desde la honestidad. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

      El único camino es enfocarte en ti y en lo que tú puedes hacer para que ese “ancla en el mar del odio y del rencor” no te arrastre y acabe con tus ilusiones.

      Agradezco muchísimo tu comentario y ojalá muchas otras personas consiguieran llegar al punto al que tú has llegado.

      Enhorabuena por todo el camino que has recorrido!

      Todo mi amor y mi cariño.

      Un abrazo fuerte

      Tania

  42. Hola, mi madre fue muy cruel conmigo, me lastimo tanto tanto que a mis 31 todavía lloro por los recuerdos que tengo de mi infancia y mi pasado, te cuento una escena o dos de todo lo que tuve que vivir con ella * un día estaba yo mirándome en el espejo tenia 16 años y quería verme linda, estaba viendome si tenía trasero jaja, en ese momento ella sale del cuarto me mira y me dice “ que tanto te vez eres fea, nunca vas a tener el cuerpo de tu hermana así que no pierdas tu tiempo” tenia 16 han pasado 15 años y todavía no olvido el dolor que sentí… Otro día tenia 23 años llegue de la universidad triste, quería hablar con mi mamá, una conversación normal, me presto 1min de atencion y como siempre terminamos discutiendo, en ese momento desesperada me pongo de rodillas y le suplico que por favor me quiera, que la necesito, que yo también Soy su hija, le pregunto xq no me quiere, llorando y sin casi poder hablar, le implore que me diera un poquito del amor que le daba a mi hermana,.. Lo que hizo me destruyó por completo, se rio de mi, llamo a mis hermanos y les dijo riéndose, – búsquenle un psiquiatra a esta traumada, –
    – Te vas a morir llorando ahí, pareces loca
    -Miren a la loca esta pues, ahora te voy a llamar la traumada…
    Les juro que nunca la odie tanto como ese día y jamas la muerte me había parecido tan tentadora…
    Y así momentos y recuerdos que matan, cada uno peor que el otro
    Nunca me quiso, ella y mi papá jamás me quisieron,
    Toda mi vida y cada paso que he dado ha sido para ganarme un poquito del amor que le dio a mi hermana, el día de mi graduación de la universidad le entregue el titulo y le dije, – toma mamá, a ver si así me quieres un poquito más…
    Hace 2 años salí de mi país, y después de unos meses me escribió en las redes que me quería, que no sabía cuánto me quería hasta que me perdió.. Después de 30 años ahora se da cuenta de eso? La cosa es que no se que hacer con ese amor, lo siento falso *aunque Yo la amo* soy una masoquista no puedo odiarla, pero ya no se que hacer con ese repentino amor
    El problema es que por primera vez conozco a alguien que me llena y me hace feliz, quiero tener un hijo, pero el Terror de ser como ella me hace llenarme de miedos, además por más que la ame a pesar de todo, no puedo dejar de sentir dolor, rabia, impotencia y anciedad por todo mi pasado. Trato de perdonar pero el dolor no me deja, me atormenta, y siento que para ser feliz en mi nueva vida tengo que olvidar eso, pero no se como… Es fácil decir *perdona*, aja pero como se logra perdonar tanto dolor..?
    Necesito curarme seguir adelante, he intentado muchas cosas, hablar con amigas, libros de autoayuda pero nada.. El Dolor sigue ahí.. Me voy a casar y no quiero llevar esto a mi matrimonio xq se que me va a afectar..

    • Hola Valerya!

      Cómo estás?

      Me dices que has intentado de todo y mencionas:

      – Hablar con amigas
      – Y libros de autoayuda…

      Cuando te duele un pie qué haces? Vas al médico supongo…

      Cuando se te cae una muela, qué haces? Ir al dentista, verdad?

      Por qué no buscas ayuda profesional para superar esto??

      Si las herramientas que has utilizado no te sirven tienes que seguir buscando porque te aseguro que superar los traumas es posible y te cambia la vida.

      Hay que mirar tu herida de cerca, atenderla, y después tener el valor de perdonar. Pero, como ya has comprobado, esto no es fácil porque nunca nadie nos enseñó a gestionar el dolor de esta manera.

      Busca ayuda de verdad y verás que notas un gran cambio.

      Un abrazo fuerte

      Tania

  43. Gracias por compartir este artículo.

    Tengo 33 años, y ha sido recientemente que he comenzado a comprender que tengo una madre tóxica.

    Mi madre se quedó embarazada de mi hermano mayor antes de estabilizarse a nivel laboral, y eso la llevó a tener que “conformarse” con un tipo de trabajo más administrativo que no cumplía con sus expectativas. La relación entre ella y mi padre nunca fue buena, y “aguantó” unos años hasta que se separó. De mi padre no volvimos a saber mucho más porque ha sido un padre ausente.

    Así que ella sacó adelante a 4 hijos ella sola, al mismo tiempo que trabajaba, lo que reconozco que tiene un gran mérito. Pero siento que eso la ha llevado a no tener vida propia por decirlo de alguna manera, hasta el día de hoy.

    Siempre ha sido muy insegura y miedosa, y hemos crecido con eso. Por suerte, por una extraña razón siempre he tenido una buena confianza en mí misma, y he hecho un gran esfuerzo por desarrollarme todo lo que he podido en lo humano y lo profesional. Sin embargo, no todo ha sido bonito ni fácil. Mi madre era la típica que leía mi diario para ver “en qué punto estaba”, que no me dejaba vestirme como quería (hasta el día de hoy me dice algo si llevo una minifalda). Según ella lo dice por temas estéticos. Ya! Y en general siento que nunca he podido ser ni puedo ser yo misma con ella, porque es la típica persona a la que le tienes que decir lo que ella quiere oír.

    Así que todo eso y mi afán de explorar me ha llevado a vivir en varios países diferentes, ciudades distintas…mientras he tenido ese proceso de autoconocimiento, entender quién soy y qué necesito. Ello me ha llevado a dejar mi trabajo cómodo en una empresa, perderme mucho, hasta que me he encontrado, y actualmente estoy trabajando en una Fundación, con el sueño de irme a África. Además, aunque ha sido también muy difícil, he encontrado también una pareja maravillosa que ve el mundo de la misma manera que yo.

    Pese a lo difícil que me ha resultado llegar a este punto en el que me encuentro, siento que la realida es que a mi madre no le importa que yo sea feliz. Lo que ella quiere es tenernos cerca, porque su mayor miedo yo creo que es quedarse sola. Nunca he sentido su apoyo, lo único que me ha transmitido (y me sigue transmitiendo), es negatividad y miedo. Y me he cansado. Es de las que si estoy con ella y alguien me llama, quiere saber quién fue. O con quién he quedado. O llama por teléfono y me hace un interrogatorio sobre diversos temas. Además, como a ella le fue mal en el amor, como que me hace sentir que a mí no me puede ir mejor (recientemente su novio, con el que llevaba 12 años, la dejó, y lo que me dijo fue “Emma, ni 1 lágrima por un hombre. Juan es bueno contigo, pero Jose también lo era conmigo y mira”. En vez de ser feliz de verme feliz en pareja con un hombre maravilloso, se dedica a hacerme preguntas estúpidas, como si es de izquierdas o si fuma. Y ya me he saturado. Siento como una presión constante por su parte y estoy harta. La última es que cuando su novio lo dejó con ellla, me preguntó si podía venir un fin de semana a Madrid para despejarse, y le dije que sí. Cuando llegó me encontré con la sorpresa de que no tenía billete de vuelta, y me dijo que ya vería cuándo se iba (cuando le apeteciera), y dio por sentado que se quedaría en mi casa cuando yo comparto piso. Le dije de manera más suave y menos suave que no vivo sola y que necesitaba darle una fecha estimada a mi compañera, y su respuesta es que ella no molesta. Tengo otro hermano que también vive en Madrid solo, y le dijo que se fuera a su casa, pero por alguna razón ella estaba empeñada en quedarse en la mía. Creo que como estaba mal se pensó que no le echaría, pero yo no permito que me manipulen, así que el martes de la semana siguiente le pedí si se podía ir a casa de mi hermano, a lo que contestó ofendidísima con un “ALUCINO”. Y sin culpa, se fue. Ya está bien.

    Así que he comenzado a ir a terapia para aprender a resolver esto, pero siento que me he saturado, y cada vez que hablo con ella (me llama todos los domingos para preguntarme que qué novedades tengo, y cuente lo que le cuente siempre hay un “y qué más”) estoy como a la defensiva. Siento que es momento de cortar cierto vínculo con ello, y aprender a centrarme en mí misma y en MI FELICIDAD.

    • Hola Emma!

      Entiendo tu dolor…

      Pero figúrate…una madre que ha criado a 4 hijos sola y que le han salido tan bien como tú tienes que ser porque algo ha hecho esa madre, no?

      Imagínate que tu madre, cuando os tenía a los 4, también hubiese decidido centrarse en ella y en su felicidad??

      No quiero decir con esto que tu madre tenga que depender de ti, ni que tengas que hacerte cargo de sus inseguridades y traumas, pero centrarte en ti y en tu felicidad pasa por sanar ese vínculo.

      Mientras ese vínculo no esté sanado, seguirás guardando rencor y el rencor no nos deja ser felices.

      Tanto si tu madre quieres que seas feliz como sino, eso no es cosa suya. No le des el poder para decidir cómo te tienes que sentir.

      Todo en la vida son decisiones. Las que tomes a partir de ahora marcarán tu futuro más inmediato. Si las decisiones son sanadoras, podrás encontrar esa FELICIDAD en mayúsculas que buscas. Mientras buscar la felicidad pase por guardarle rencor a tu madre no podrás encontrarla totalmente.

      Ya me dices que has empezado terapia, y eso me alegra mucho. Espero que sea un tipo de terapia que te ayude a perdonar porque es ahí donde está la verdadera felicidad.

      Un abrazo muy grande y mucho ánimo con todo este proceso que, si bien es doloroso, también es transformador.

      Tania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo primero que necesitas es recuperarte a ti misma

¿Te gustaría poder mejorar el mundo mejorando tu propia vida?

¡Sí, quiero mejorar mi mundo!