altar en Ko Kood

LA VIDA EN EL PARAÍSO DE KO KOOD

Eso de que la segunda cosa que veas cada mañana sea el mar…¡es un lujo enorme! ¡Me encanta Ko Kood!

La primera cosa que veo nada más abrir la puerta de la habitación es un descampado.

Lo segundo es el mar ?

Le das la vuelta a la habitación y ¡allí está!

Que digo yo que podían haber puesto nuestra habitación orientada para el otro lado.

Pero es sólo una idea tonta que se me ha ocurrido vaya.

Esta isla es muy especial.

Lo sabes desde el momento que llegas y ves el cartel de:

«isla libre de drogas y crimen».

A mi me parece un crimen que mi habitación tenga la puerta en el lado equivocado, pero supongo que se refiere a robos y esas cosas…

Con el resort en la playa estamos flipando.

Todos los días nos cambian las toallas, nos dan papel higiénico y agua, y cada dos días nos limpian la habitación.

En los hoteles españoles te limpian la habitación todos los días, pero aquí eso no es lo normal.

Aquí te la limpian cuando lo solicitas y sino, no te la limpian.

Esta mañana que he madrugado más de la cuenta, he comprobado que las mismas personas encargadas de limpiar las habitaciones, también madrugan mucho para limpiar la playa.

¡Qué gente más apañá!

Espero que al limpiar la habitación no hayan espantado a nuestras mascotas.

Tenemos dos lagartijas preciosas con nosotros.

Ayer sorprendí a una de ellas en la cama de Manu, y hoy en su mochila.

Si ya te digo yo que este muchacho tiene algo con los bichos.

A la que seguimos sin cogerle el punto es a la dueña del resort.

Los primeros días era una seta. Y aunque poco a poco se va ablandando, tiene cosas de juzgado de guardia.

Hoy que queremos volver a coger la moto, se lo comunicamos porque tiene que llamar a la empresa que lo lleva para que nos la traiga.

La moto nos costó 300 bats por un día, ¿vale?

Como era muy temprano y la moto tarda un ratito hasta que la traen, nos ofrece la moto que tiene ella.

«Si no queréis esperar podéis coger mi moto, pero va muy despacio y es muy vieja», dice la señora.

«Bueno, no pasa nada, pero por cuánto me la dejas», le pregunta Manu.

«Por 300 bats», dice la cachonda.

Manu se ha empezado a reír a carcajadas.

Pretendes que cogamos un cascajo de moto por el mismo precio que podemos tener una decente, y nos lo ofreces con todo el morro del mundo.

Para que luego digan que aquí la gente siempre te quiere engañar.

Esta señora va tan de frente que tiene que tener la cabeza llena de chichones.

Parece que también tiene un gran sentido del humor y una gran cuenta en el banco.

Porque sino no se entiende…

Es ella misma la que nos recomienda que mejor se la cojamos al muchacho del otro día, porque puede que nos la deje en 200.

Bien…

Eran las 9 de la mañana y le decimos que la necesitamos para las 11.

A las 11:45, cansados de esperar, volvemos a la recepción a preguntarle a doña seta.

«Vuelve a llamar» a la empresa que te decía. Se supone que por segunda vez ?

Cuando cuelga nos dice que no sabe cuándo podrán venir, que esperemos.

Pero que de todos modos, ella nos puede dejar una moto por 250.

¿Ahora nos la quieres rebajar?

¿No decías que era mejor que se la cogiésemos a la otra empresa?

Le sugerimos que nos la deje en 200 y se niega otra vez.

Que no es que nos queramos aprovechar de nadie, que no es eso para nada.

Es simplemente que vamos a estar aquí 3 semanas, comemos todos los días en tu restaurante y no eres capaz de bajarte del burro en ningún momento.

Así que como hemos supuesto que nos estaría haciendo esperar para que acabásemos cogiendo su moto, nos hemos ido a alquilarla a otro sitio.

¡Pues no tenemos la cabeza dura nosotros ni nada!

Es curioso que para alquilar moto en esta isla, no te piden ni el pasaporte ni ningún tipo de depósito.

¡Nos encanta este detalle!

Lo de alquilar la moto en otro sitio no ha sido fácil.

Los 3 primeros lugares en los que hemos preguntado ya no tenían existencias.

Por eso tampoco tienen necesidad de hacerte ninguna rebaja en el precio, porque se las quitan de las manos.

En la tienda donde la hemos alquilado, se supone que tampoco tenían.

El muchacho llevaba toda la mañana esperando a una chavala que le había asegurado que vendría a alquilarle la única moto que le quedaba.

Como eran las 12:30 del medio día y aún no había venido, ha decidido alquilarnosla a nosotros.

¡Lo que nos ha venido genial!

Hemos podido dar un gran paseo por la isla y descubrir sitios que el otro día no tuvimos oportunidad de ver.

¡Ya sabemos porqué las playas estaban vacías el otro día!

¡Está todo el mundo en la playa que hemos descubierto hoy!

 

Buscando en el mapa un lugar secreto que nos había recomendado el italiano, y que supuestamente no conocía nadie, hemos llegado a esta playa.

Tampoco te pienses que había mucha gente.

Podíamos ser como mucho unas 15 personas. 

La playa y los alrededores eran absolutamente espectaculares. 

 

Después de un gran baño, hemos iniciado la vuelta a casa.

Por el camino, he tenido que parar a echarle una foto a uno de estos altares que hay en cada esquina.

Te los encuentras en las ciudades y, por lo visto, también en mitad de la selva.

En dichos altares, la gente deja ofrendas.

Pues siempre, siempre, entre las ofrendas podrás encontrar botellas de fanta, con su correspondiente pajita ?

altar en Ko Kood

¿Fanta de fresa con pajita, como ofrenda en un altar?

Creo que por más que me lo explicasen no lo entendería.

A parte de para descubrir esta playa, necesitábamos la moto para comprar víveres.

Montones de botellas de agua, a ver si no duran hasta el año que viene, y algo de frutita.

Se nos está acabando el repelente, y eso también es muy pero que muy necesario.

Y sino…mirad el tamaño que tienen esos bichos aquí…

 

Te pican a traición con repelente, pues sin repelente no me lo quiero ni imaginar.

Nada más sentarme a escribirte me he puesto el repelente.

¡Pues ya me han picado 3 veces!

Te dejo con una puesta de sol preciosa que pudimos ver ayer. 

Qué pena lo diferente que es un paisaje en directo respecto a una fotografía…

Sobre todo si la fotógrafa es penosa…?

 

¡Que la disfrutes tanto como yo!

4. Ya me han picado 4 veces ?

UN ABRAZO ENOOOORME

 

 

favicon

Acerca de la autora

Tania Carrasco Cesteros

Ayudo a las mujeres con síndrome de Superwoman a recuperar su energía y su peso ideal para tener el cuerpo poderoso que les permita hacer frente a todos sus retos, sin estrés y desde el amor por sí mismas.

Interacciones con los lectores

Comentarios

  1. Maria Luisa DG dice

    Que preciosidad de atardecer!!!
    Me encanta que por fin estéis en la playita, tiene pinta de ser todi precioso!!!

    Tania me encanta que nos cuentes tus cosas pero….tengo una sugerencia para el blog…se llamaría «El otro punto de vista del viaje de la vida de Tania» narrado por Manué (el encantador o desencantador de bichos!)???

    Os quiero mucho!!!

    • Tania Carrasco Cesteros dice

      jajajajajajajaajjajaj pues te vas a tener que conformar con mi versión hasta dentro de unos meses, cuando le puedas preguntar a él ?

  2. mila dice

    Que maravillosos lugares!!!
    Levaba atraso de leerte y es que llevo ya una hora transportada por aquellos lugares con tus historias. De verdad que me encantan
    Que envidia me das!!!!

    • Tania Carrasco Cesteros dice

      Koh Kood es espectacular. Es uno de esos sitios que ves en las pelis y piensas que jamás podrás visitar. Y aquí estamos, disfrutando de estas playas y esta isla salvaje. Creo que es de los pocos sitios de Thailandia que aún se conservan así de vírgenes. Así que en la próxima escapadita que puedas darte, yo no lo descartaría. El vuelo es lo más caro, y cogiéndolo con antelación tampoco es para tanto. Pero vivir aquí y alojarse en resorts en la playa, es muy asequible y merece la pena. Y no creo que vayan a ser capaces de mantenerlo de esta manera mucho tiempo. En el momento que empiece a llenarse de turistas y 7eleven, ya no será un paraíso. Vete cogiendo el vuelo!
      UN ABRAZO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.