rizándome el pelo en Malaysia

LA GRAN AVENTURA DE IR A LA PELUQUERÍA EN MALAYSIA A HACERTE UN CAMBIO RADICAL

Llevábamos días pensando si Malaysia sería el mejor sitio para hacernos un cambio radical y creo que ¡hemos acertado!

Nos levantamos indecisos…hemos preguntado en muchas peluquerías y, aunque los precios no se salen de madre, nos da un poco de pereza gastarnos el dinero en esto.

Echamos cuentas continuamente y nos van saliendo…podríamos apartar unos ringgits para ir a la pelu…pero no lo tenemos claro.

Nos vamos a ir a dar un paseo por la ciudad y lo vamos pensando.

Queremos ir andando hasta un parque enorme que está como a una hora del hotel. Nos ponemos nuestras botas de montaña y cogemos el paraguas, porque hoy también amenaza tormenta.

Caminamos una hora…y otra…llegamos al parque…lo rodeamos durante otra hora en busca de la salida…y cuando por fin la encontramos ¡ya estamos hasta los huevos de andar!

Lo primero que encontramos es un parque de pájaros en cautividad al que nos negamos a entrar. Nos estamos sensibilizando mucho con estos temas y vamos a intentar evitar todos los lugares donde los animales sean explotados.

De todos modos, aunque quisieramos entrar, es carísimo.

Pero justo al lago, hay un parque de orquídeas que además es gratis.

No nos lo pensamos ni un momento, a pesar de que ya estamos bastante cansados.

Hacemos alguna fotillo, vemos algún lagarto, mucho chino cargando con varias cámaras de fotos y algún que otro mosquito joputa que nos come.

Pero disfrutamos porque aún no nos ha caído ni una gota y el día está más fresquito de la cuenta. Este paseo con la temperatura normal de Malaysia hubiese sido imposible.

 

Yo ya pensaba que nos íbamos a comer, cuando a mi cariño se le ocurre que vayamos a ver un lago.

No es que no me gusten los lagos, que me gustan mucho, sólo que cuando llevas 4 horas caminando sin parar, pues piensas más en comer que en otras cosas, sólo eso.

Aunque ya que estamos tan cerca ¡cómo no vamos a ir!

 

La verdad que era todo muy bonito y un gran pulmón para la ciudad. No creo que Kuala Lumpur tenga muchos más parques como este. Si no fuese por los animales en cautividad ya sería perfecto.

Pero sin duda alguna, lo que más me gustó de todo lo que vi fue esto:

 

En una pared de una calle cualquiera, medio autobus incrustado en el ladrillo con dibujos varios de niños haciendo diferentes cosas, me pareció tan original y artístico que hicimos medio millón de fotos.

Yo pensaba que lo del arte callejero era algo exclusivo de George Town pero ya he podido comprobar que no.

Después de eso, comemos de nuevo en el Arab Shawarma de ayer y para casa que…creo que hoy toca peluquería.

Finalmente decidimos arriesgarnos. Vamos a ver si nos cambian un poco a los dos.

Hemos elegido la primera peluquería en la que preguntamos hace ya un par de días. Fueron muy simpáticos y había bastante gente. Hemos interpretado estos datos como buenas señales, pero esto no siempre es acertado.

Cuando llegamos, a pesar de que la peluquería está hasta la bandera, nos sientan corriendo a los dos y se ponen con la tarea.

Muchas cosas tendrían que aprender las peluquerías en España de las peluquerías de Malaysia.

Lo primero que hicieron fue sentarnos y darnos una botellita de agua a cada uno, más un té recién hecho. Después, nos embadurnaron la cabeza con una especie de gel ¡y empezaron a darnos un masaje!

No simplemente a tocarnos la cabeza, no. A mi me dieron un masaje de 10 minutos que incluía cabeza, cuello y parte alta de la espalda. Insistiendo incluso en las contracturas que iban apareciendo.

 

Con Manué no sé lo que hicieron porque yo estaba con los ojos cerrados tan agustito.

En la pantalla de televisión sólo salían raperos negritos dándolo todo, con lo cual, cuando pude abrir los ojos lo que podía ver en la tele tampoco estaba nada mal.

Pero lo mejor no queda ahí. A todas os suena el momento en el que te llevan a lavarte el pelo y tienes que ingeniártelas para no partirte la crisma, ¿verdad?

De hecho, dicen que la hernia cervical que yo tengo es de un accidente de tráfico pero yo juraría que es por culpa de la posición que tiene que adoptar mi cuello cuando me lavan el pelo en la peluquería.

Esos lavacabezas que parecen muy modernos pero que tienen de cómodos lo mismo que dormir sobre alfalfa.

Si, esos lavacabezas en los que, mientras te están dando restregones, no puedes para de pensar en la resonancia cervical que te vas a hacer nada más salir.

En esta estupenda peluquería de Malaysia (Peluquería Joe en el Pudu Plaza Shopping Center de Kuala Lumpur), los lavacabezas son camas comodísimas donde estás prácticamente en horizontal y tu cuello descansa sobre algodones.

Y ahí, lavándote la cabeza puedes disfrutar del segundo masaje.

Vuelvo a sentarme en el sitio que me han asignado para mi cambio de look. Una muchacha asiática, joven y de pelo entre azul y morado, me da otro masaje y yo ya no sé con quién me quiero casar…

Mientras yo disfruto de mi tercer masaje, Joe (el dueño de la pelu) va acabando con Manué.

Para una vez en su vida que mi cari quiere un cambio novedoso, van y le dejan igual pero con una raya en un lado, tipo machetazo.

Muy guapo, porque el que es guapo es guapo, pero con poco cambio la verdad.

Viendo a Manu me relajo. Lo peor que me puede pasar es que yo también me quede igual que he venido…supongo.

Empiezan conmigo. He decidido ponerme algunos ricitos y ahora tengo a 4 peluqueras, y a Joe que viene de vez en cuando, poniéndome bigudíes con algo menos de sensibilidad de la que usan para dar los masajes.

 

No sé si saldrán ricitos o no pero las arrugas me las han quitado con tanto estirón de pelo.

Manu está leyendo, ajeno a lo que está pasando en mi cabeza.

Después de un buen rato de bigudíes me ponen unas orejeras y una toalla a modo de turbante. Todo para que al echarme un líquido apestoso por toda la cabeza, este no se repartiese por ninguna otra superficie.

Aún así, con orejeras y todo, tenía líquido hasta en las puntas de los pies.

rizándome el pelo en Malaysia

La rutina de echarme líquido, plantarme un gorro, ponerme el casco ese que echa humo y dejarme recociendo unos minutos, se produjo 3 ó 4 veces.

Y, de repente, llegó el momento de quitarme los bigudíes.

2 peluqueras muy majas me los van sacando uno a uno, mientras Joe viene a revisar el trabajo de vez en cuanto.

Yo no quiero mirar…

Cuando abro los ojos…toda la peluquería me mira con los ojos muy abiertos a pesar de tenerlos rasgados. Casi se les quedan ojos de occidentales.

Manué, muy simpático, espeta: «¿quién eres tú?»

Y te tienes que callar por no decirle que a él le han dejado más entradas…

Me vuelven a llevar al lavadero y la chica me pregunta que si es la primera vez…

La primera vez que qué…

  • ¿la primera vez que se me va la olla?
  • ¿la primera vez que voy a la peluquería?
  • ¿la primera vez que busco la manera de no tener que peinarme?

Noooo, qué va, son cosas que ya he hecho más veces a lo largo de mi vida y que han tenido diferentes repercusiones.

Después de lavarme la cabeza por segunda vez, se ponen conmigo otras dos peluqueras, cada una con un secador en la mano. Y eso que tengo la cabeza bien pequeña.

Primero me vierten un bote de espuma en el pelo y luego empiezan a darle al difusor muy concentradas.

¡Hemos acabado!

Me miro al espejo y me parto de risa. Los demás no podían reírse para fuera pero creo que toda la peluquería se estaba riendo para dentro. Y eso que seguro que no conocen a Nina la de OT.

Aún así, yo estoy muy contenta con el resultado, esto me va a ahorrar mucho trabajo.

Ya no tengo que escribir artículos para ayudar o hacer reír a la gente, ahora lo único que tengo que hacer es poner fotos mías con el nuevo look y la diversión está asegurada.

Voy a poder hacer reír a muchas personas sólo yendo a la pelu de vez en cuando…¡he descubierto mi nueva vocación!

 

Ale, a reirnos todas.

Ya iré poniendo más fotos para que nos vayamos acostumbrando???

Sólo nos quedan un par de días en Malaysia antes de volar hacia Indonesia. Bali nos espera y allí mismo nos encontraremos de nuevo con Silvia e Isaak y quizá también con Will y Erika (los que nos ayudaron con la cena española para 40 personas).

Te sigo contando muy pronto.

¿Qué te ha parecido mi look?

Recuerda que la sinceridad no siempre es una virtud ?

UN ABRAZO

favicon

Acerca de la autora

Tania Carrasco Cesteros

Ayudo a las mujeres a superar sus complejos, a quererse como son y a mejorar la autoestima porque para mí es la base de la verdadera felicidad. Si necesitas adornarte para sentirte segura es que algo no marcha bien. Es el momento de empezar a amarte y construir la vida de tus sueños.

Reader Interactions

Comments

  1. Lydia says

    Em…bueno…ya sabes que suelo ser sincera contigo…tu look a lo loco me gustaba más. Eso cuando se te va??
    Cuando cojas moreno en la playa y con esos pelos…ya has conseguido que no te confundan con una malaya…ahora te confundirán con una nigeriana.
    Un beso!!!

  2. Laura says

    ????????? lo siento, pero no puedo parar de reír! Como se te ocurre hacerte un moldeador con el pelo tan cortito!! Estás como una cabra, jajajaja!! Esto te pasa porque no viviste la explosión de los moldeadores a finales de los 80, principio de los 90… te lo dice una que era adicta a los superrizos ?. No te preocupes, los rizos se estiran a los dos o tres lavados un poquito, y no verás tan «Nina» jijiji! Pero que sepas que me gusta. Más radical no se puede ser ?. Por cierto, con tu permiso, Manu mu guapo, pero que para la próxima que arriesgue un poco más ?. Muchos besos guapetones!! ????

    • Tania Carrasco Cesteros says

      Jajajajajaj, eso es justo lo que quería conseguir, jajajajaj: risas por doquier…
      Yo no estoy preocupada para nada, es más, cuanto más me miro en el espejo más me gusta y más me divierto, jajajaj. No quiero que se estiren, estoy pensando en ponérmelo afro…

  3. Nela says

    A mi lo que mas me ha gustado es la ultima frase «recuerda que la sinceridad no siempre es una virtud». Que gran frase que no consigo aprender.
    De los nuevos looks, opino que aprovechando que tu tenías los ojos cerrados en los masajes, Manué hizo señas para que no le hicieran nada . A ti te he visto bastantes cambios de estilos de pelo, y siempre pensaba: » mira que se arriesga y luego siempre le queda genial». Esta vez….me imagino que es un cambio muy practico para tu aventura ya que requiere poco cuidado y peinado. Y bueno, que más decirte, pues eso…. que trato de aplicarme tu gran frase de la sinceridad 😛 Broma aparte, yo pensé el verano pasado hacerme la permanente y me dijeron que no me iba a quedar ese rizo. A mi me mola mogollón ese estilo, pero reconozco que voy a necesitar más fotos para acostumbrarme al Nina´s Look !

    • Tania Carrasco Cesteros says

      Jajajajajaja, es una frase estupenda que se la repito a mucha gente, pero oye, que no hay manera. Tengo que reconocer que la primera impresión fue de susto, pero a los 5 minutos pasó a ser risa nerviosa y luego amor por la cultura africana, por si no se lo tenía ya bastante…Me encanta mi pelo y ahora se me ven menos la canas porque están arremolinadas, jejej

  4. Trinidad González Chinchilla says

    A mi me parece que estás muy guapa!!. Cada día pareces más niña?. Además con la alegría que irradias no necesitas nada más.???

  5. Maria says

    ¡Tania, me encantas! Que arte tienes, chiquilla.
    Que graciosa, así sabes como te queda el pelo a lo afro!!
    Espero que te lo estés pasando pipa en todos esos lugares que estas conociendo, disfruta mucho y besitosss

  6. Lydia says

    Ah! Vale, ahora lo pillo…estos son los casos en los que hay que usar eso de la mentira piadosa no?
    Ahora eres como «Annie Hall» pero en oscuro y esa niña es encantadora.
    Voy a empezar a pedirte perdón y a darte las gracias. Ambas cosas por hacerme reír.

    • Tania Carrasco Cesteros says

      Ahora lo vas entendiendo…aunque definitivamente tendré que escribir algo más profundo sobre esto de la sinceridad y las mentiras piadosas…no acabáis de pillar el concepto, jajajja. Gracias a ti, tú casi que me puedas llamar lo que quieras con la guerra que te doy…MUUUUUA

  7. Carmina says

    Que no que estas guapisima ,y manu al final se tendra que rapal,pero seguro que estara guapisimo jajaja muchos besos

  8. Ana says

    Que grande eres y parece que hace nada cuando me dabas esas clases tan…..sin palabras!!! Estas muy guapa con todo pero me gustaba mas tu otro look ejjejjeejjejej un abrazo enorme!!!!!

  9. Puri de la Torre says

    Ahí Tania, mi primera impresión ha sido !pero qué se ha hecho esta criatura!, pero luego vuelvo a mirarte y digo tampoco está tan mal.
    No te hacer vas a tener que peinar en unos meses, tiempo qué te ahorras .
    Tú siempre estás guapa y si tú te gustas qué te vamos a decir los demás.
    Te quiero pequeña Nina.

  10. mila says

    Que con estas y otras muchas cosas enganchas no hay duda . Me lo paso genial leyendote y ahora tambien con tus articulos aprendiendo . Olé tu !!!! Guapa!!!!Me encantas

  11. Eva Maria says

    Querida Tania!!!
    Casi me parto de la risa!!!
    Juan ha flipado!!! La verdad es que no te queda mal.
    Y esa sonrisa que tienes hace que siempre estés preciosa….
    Un gran abrazo y muchos besos!!!
    Juan y Eva

    • Tania Carrasco Cesteros says

      Jajajajajajajja, me alegro de que os hayáis divertido, jajajajajaj, voy a tener que ir a la peluquería más a menudo porque este post ha sido todo un éxito. Gracias por lo de la sonrisa cariño. Con una sonrisa se adorna cualquiera de forma fácil, barata y rápida.
      Dale muchísimos besos a Juan y otros tantos para ti!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo primero que necesitas es recuperarte a ti misma

¿Te gustaría poder mejorar el mundo mejorando tu propia vida?

¡Sí, quiero mejorar mi mundo!