las creencias limitantes acerca del dinero

EL MINIMALISMO Y TUS CREENCIAS LIMITANTES ACERCA EL DINERO

Se ha puesto de moda esto de hablar sobre las creencias limitantes acerca del dinero.

Y qué quieres que te diga…Hay algunas modas que dan un poco de miedo.

Por qué?

Porque existen ciertas modas «sanas», como esta del Minimalismo del que hablamos tanto en RevolucionaT.

Y hay otras modas que llegan simplemente para manipularte, no para hacerte la vida más fácil.

Si ya practicas el Minimalismo, te habrás dado cuenta de que puedes aplicarlo a todo. También, por supuesto, a tus ideas, creencias y pensamientos.

Y respecto a las creencias limitantes con el dinero, y el Minimalismo, ocurre una cosa:

En el camino por querer deshacerte de las creencias limitantes que te dicen que no puedes tener más dinero porque no te lo mereces, te cargas con otras creencias relacionadas con la culpa por no conseguir tener más dinero a pesar de intentar cambiar de creencias.

Un círculo vicioso que algunas personas se están empeñando en alimentar para que la abundancia les llegue a ell@s antes que a nadie.

Y esto está bien, cuidado! Que no es una crítica.

Yo también quiero que me llegue el dinero a espuertas a mí.

Pero cuando manipulas a la gente para que se sientan culpables por no tener más dinero, ya te estás pasando.

Así que fíjate:

  • Poco a poco te vas haciendo minimalista, te vas deshaciendo de lo que te sobra.
  • En el camino, te das cuenta que si hay algo que te sobra son precisamente creencias limitantes.
  • Al mismo tiempo, comprendes que el dinero es energía y que puedes generarla en grandes cantidades. Que ser minimalista no significa vivir en la escasez económica ni mucho menos.
  • Pero te empeñas en seguir los pasos de otras personas y, cuando no lo consigues, además de seguir teniendo las mismas creencias limitantes que antes, encima te generas más culpa por no estar consiguiéndolo.

Por este motivo he querido grabarte un vídeo, con la intención de que te relajes un poco con el tema y comprendas que la abundancia y las creencias limitantes acerca del dinero, quizá no son como pensabas.

Y sí, esto tiene que ver, y mucho, con el Minimalismo:

Dejar atrás lo que no aporta nada a tu vida, y dejar espacio para que lo nuevo, lo que de verdad quieres SER, tenga espacio para desarrollarse.

Hoy quiero que dejes atrás ciertas creencias limitantes acerca del dinero. Si no es de una manera, de otra. 

Te veo en el vídeo y te espero en los comentarios.

Y, por favor, si te gusta, compártelo y suscríbete al canal de YouTube 😉

Aquí tienes el video. 

 

Feliz semana!

 

favicon

Acerca de la autora

Tania Carrasco Cesteros

Ayudo a las mujeres a superar sus complejos, a quererse como son y a mejorar la autoestima porque para mí es la base de la verdadera felicidad. Si necesitas adornarte para sentirte segura es que algo no marcha bien. Es el momento de empezar a amarte y construir la vida de tus sueños.

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Hola Tania!!!
    Qué cierto lo que cuentas.
    Hay una corriente global que viene contando que esto es muy fácil y solo depende de pedirle al Universo lo que quieres y llega.
    Entonces te levantas cada día y das las gracias por todo lo que ya sí tienes y luego como pidiendo » perdón» dices : bueno , si puede ser , pues me gustaría también tener abundancia económica.
    Y así van pasando los días y como el Universo no acaba de hacerte abundante piensas : vale , si es que ya soy afortunada , me tocó la lotería en todo lo demás , qué más quieres y…ZASCA la culpa ( no tengo derecho a pedir más ).
    Pues sí señora , si tienes derecho , se puede tener todo , por qué no .
    Trabaja esa culpa , añádele AMOR y ve a por ello.
    Que lo de hablar con el Universo está muy bien , pero persíguelo , muévete y sobre todo cree en TI.
    Al menos siéntete con el derecho de pedirlo y de paso échale una mano al Universo para que se haga realidad. Eso sí es energía , pon el foco y adelante.
    Gracias por ayudarme a hacer esta reflexión y poder darle una patadita a la culpa.
    Te sigo de cerca 😉 , Abrazo Enorme ( Silvy Go )

    • Silvyaaa!

      Has hecho una reflexión muy acertada…

      Lo que a mí más me impacta es que intentemos conseguir lo mismo que otras personas, y por la misma vía que ellas…

      Por qué no parar un poco y preguntarnos realmente qué es lo que queremos y cuál sería la mejor manera para hacerlo realidad, según nuestros valores.

      Solo desde nuestros valores de amor, aceptación y gratitud se puede conseguir lo que cada cual quiera.

      Pero en el momento que entramos en lucha con nuestra situación, todo se vuelve difícil.

      Creo que sería mucho más sencillo dejar de escuchar tanto hacia fuera y escuchar mucho más hacia dentro.

      Un abrazo gigante y muchísimas gracias por tu valiosísima aportación.

      Muuuuá

      Tania

  2. Hola Tania:

    Me ha encantado el video, estoy bastante de acuerdo con tu planteamiento pero ¿qué ocurre cuando no tienes abundancia en ningún area de tu vida? ¿qué ocurre cuándo haces a b c y cuando no funciona haces d e f y no vuelve a funcionar y haces h y j y ocurre lo mismo? ¿por dónde tendría que empezar a trabajar?

    • Hola María!

      En esos casos por donde yo empiezo siempre a trabajar es por el tema de creencias…

      No sé si cuando hablas de «hacer» también estás hablando de esto, ni cuánto tiempo has estado haciendo a, b, c, d, e…

      Habría que estudiarlo más detenidamente y con más detalles pero si has hecho de todo y nada funciona, es probable que tu creencia insconsciente de «no merecimiento» sea más fuerte de lo que imaginas.

      Hay muchas formas de solucionarlo así que no te rindas y sigue intentándolo. Eso sí, nada de lucha, intentes lo que intentes que sea siempre desde la energía del amor.

      Un abrazo grande

      Tania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo primero que necesitas es recuperarte a ti misma

¿Te gustaría poder mejorar el mundo mejorando tu propia vida?

¡Sí, quiero mejorar mi mundo!