Tania escribe frente al mar

DÍA 5: NOS ENCANTA LA PLAYA DE TRINCOMALEE

Han sido días de adaptación y largas caminatas, así que ¡vamos a descansar a la playa!

Parece ser que los vahos han hecho su efecto y me levanto muchísimo mejor de la sinusitis, así que el día empieza a lo grande. 

Además,  como va a ser mi quinto día sin evacuar (que la última vez fue en Barajas por dios), mi amol me da un masaje intestinal (aptitud de este hombre que yo no conocía todavia) y por lo menos me lleno de esperanza.  No va a ser todo aloz.

Manué sin embargo está un poco enfadado porque cuando llegamos ayer al albergue, muertos de todo el día, vimos que estaban en obras. Como necesitábamos descansar, sobre todo yo con lo malita que llegué, preguntamos si por la mañana harían ruido.

El muchacho muy simpático, nos dijo que no,  que mañana ya era fin de semana (viernes) y que ya no trabajaban.

Pensé, «mira, otro de los míos» ?

Sin embargo, no eran ni las 7 de la mañana cuando han empezado a aporrear justo encima de nosotros.

Así que hemos decidido cambiarnos de albergue a otro que daba a la playa. Y por el mismo precio tenemos una cama mejor, agua caliente y acceso directo a la arena, restaurante y lavandería.  

Pero para qué queremos el restaurante y la lavandería cuando podemos lavar a mano y volver a comer…¡premio!: arroz con cosas.

Y diréis pero porqué…Easy,  muy sencillo: ¡somos mochileros!, los restaurantes son para los turistas que vienen de guay. Nosotros hemos venido a gastar la mínimo y a fundirnos con el entorno, hasta que se nos hinchen las narices al menos.

Antes de bajar a la playa vamos a buscar comida y volvemos con plátanos, coco, galletas de chocolate y arroz con cosas, que parece que a Manué le está sentando bien.

Para los que estáis preocupados por mi enfermedad (no el catarro con sinusitis sino «el estreñimiento de la viajera») y me repetís que el arroz estriñe…¿qué os parece el tema plátanos?.

¡Muy heavy el asunto!

Dejamos el arroz con cosas y el coco para después y nos inflamos de plátano y galletas.

Aquí los plátanos te los tienen que comer de 5 en 5 si quieres matar el gusanillo porque tiene tamaño de pene asiático  (por lo que dicen eh, que yo ni idea).

Y cuando estábamos en la habitación preparándonos para bajar a la playa…contra todo pronóstico…noto un leve retortijón…

Ay…¡que viene, que viene! Aplausos aplausos ?

Le he pedido matrimonio a Manué…no quiere…?

Voy a tener que aprender a darme los masajes intestinales yo solita…

A pesar de la negativa,  mi felicidad era máxima.  

Ahora estaba genial del catarro, podía respirar y ¡pesaba un kilo menos!

¿Se puede ser más feliz?

¡Pues sí, sí que se puede!

Cuando llegas a la playa en un día caluroso,  playa enorme de arena fina.  Playa larga, ancha y limpia. Playa vacía, prácticamente estábamos solos. Te metes en el agua y lloras de felicidad porque te acuerdas de tus amigas (el agua está igualita que en Gandía) y de tu suegra (que no se mete en ese caldichi ni loca).

Paseas por la playa, miras el horizonte, te quemas a pesar de que has comprado crema protectora para cargar un poquito más la mochila, te revuelcas en la arena…

Y cuando estás de arena hasta el cielo de la boca te vas a dar otro baño.

Que guay las olas, jajajajajjjajaja,  ay que viene una, jajajajajjjajaja,  ay que viene otra pero no se lo digo a mi cari y no se da cuenta…

Y la ola derriba a la cari, que soy yo, le hace una voltereta, la estampa contra el cuelo,  se mete en su boca…y el otro cari, en babia (o como se diga).

El caso es que está siendo un día tan genial que me hace hasta gracia tener la espada desollada porque una ola me ha arrastrado.

Disfrutamos mucho de la playa y al rato nos subimos a duchar que tengo ganas de escribir.

Y es ahora cuando experimento uno de los momentos de mayor felicidad. Es ahora cuando cumplo otro de mis sueños:

Os escribo desde una mesa frente al mar, con los pies metidos en la arena y con todo el tiempo del mundo para disfrutar del momento.

Mientras, Manu corta el coco que compramos y lo comparte conmigo y con los cuervos  (aquí hay infinitamente menos que en Negombo, así que resultan hasta simpáticos).

Tania escribe frente al mar

Después, se va a hacer las fotos que luego cuelgo para vosotros.

Al mismo tiempo, no puedo dejar de pensar en lo afortunada que soy en este momento. 

Nos vamos a dar una vuelta al anochecer y pasamos por una iglesia, que parece una discoteca por la luces de la fachada, y donde al parecer están dando misa.

Nos acercamos por curiosidad y experimentamos una sensación un tanto extraña.

Observamos una multitud de gente arrodillada, con los brazos en alto cantando «aleluya aleluya» al mismo tiempo que el cura, durante al menos 10 minutos...¡y nos emocionamos! Nosotros que nos es que estemos demasiado cerca de la iglesia católica.

Manu: «cari, ¿por qué nos habremos emocionado?.                           Tania: «pues por el mismo motivo que nos hubiésemos emocionado si pedimos arroz con cosas y nos ponen tortilla de patatas».

Cómo tiran la tierra de uno y sus costumbres…

De vuelta al albergue comienza a llover, pero da igual, vamos cantando de alegría.  Hasta que nos acordamos de que ¡hemos dejado la ropa tendida!

Como era de esperar habrá que tenderla dentro a ver si se seca por la noche,  porque a pesar de haber hecho un día de playa espléndido, ahora está cayendo un tormentón de los buenos.

Mañana salimos muy temprano rumbo a la capital, Colombo. Viaje de bus de 8 horas…no queremos ni pensarlo como no pillamos asiento…

Pero lo de mañana ya se verá mañana, hoy estamos felices de narices. 

GRACIAS POR ACOMPAÑARME ?

 

favicon

Acerca de la autora

Tania Carrasco Cesteros

Ayudo a las mujeres a superar sus complejos, a quererse como son y a mejorar la autoestima porque para mí es la base de la verdadera felicidad. Si necesitas adornarte para sentirte segura es que algo no marcha bien. Es el momento de empezar a amarte y construir la vida de tus sueños.

Reader Interactions

Comments

  1. Inés Lucía says

    Cuánto me alegro que disfrutéis de cada momento. Y Manu es un políglota nato….??. Tania en cuanto a los plátanos, yo tengo entendido que estriñen, así que cuidado con abusar, son muy buenos para los calambres…quizás el coco vaya mejor. Un besazo

  2. Marta says

    Merece la pena varios días de retención intestinal por tener un día como este, en el que los mayores privilegios no cuestan un duro porque te los da la naturaleza. Arena, agua, playa, brisa… tengamoslo en cuenta y cuidemos el medio ambiente. El dinero que mueve al mundo no tiene valor si nos cargamos lo más valioso, el mundo.

  3. Lina says

    Tania…preciosa….estoy disfrutando mucho con todo lo q nos transmites por aquí… tienes esa capacidad de llenar tanto…
    He escrito varías veces en el blog, pero no sé porque no aparecen mis comentarios.
    Agradecerte una vez más el tiempo q dedicas al mundo!!!!
    Te quiero Tania

    • Tania Carrasco Cesteros says

      Los comentarios pasan primero mi filtro y estoy a punto de no publicar los tuyos por ser demasiado bonitos, jejejeje. Gracias a ti por ser una parte de ese mundo, de mi mundo.

  4. Lina says

    Las personas especiales son aquellas que tienen la capacidad de compartir su vida con los demás.
    Son honestas, de palabras y en los hechos, son sinceras y sensibles, siempre seguras de que el amor forme parte de todo.
    Las personas especiales son aquellas que tienen la capacidad de brindarse a los demás y ayudarlos con los cambios que tienen lugar en su vida.
    No temen ser vulnerables, creen en su singularidad y están orgullosos de ser quienes son.
    Las personas especiales son aquellas que se permiten el placer de estar cerca de los los otros y preocuparse por su felicidad.
    Han llegado a comprender que es el amor lo que marca la diferencia en la vida.
    Las personas especiales son aquellas que la hacen que la vida sea francamente bella.
    Mi querida niña, así te veo yo a ti… eres luz, desde el día en que te conocí así me lo transmitiste. Eres pura energía… me has ayudado tanto Tania… solo con verte era suficiente. Tienes esa capacidad arrolladora de llegar al corazón de la gente…
    Gracias por compartir un momento más de tu vida con nosotros. Vívelo intensamente… y sigue creciendo preciosa…
    Te tengo en mi corazón para siempre. Te quiero. Lina

    • Tania Carrasco Cesteros says

      Me emocionas con tu comentario…me has dejado sin palabras. Ojalá pueda seguir haciéndote bien todos los días de mi vida. UN GRANDÍSIMO ABRAZO

  5. Francisca says

    Fantástico…pleno al día!!!Qué bien..!Fotografía cada instante,cada sensación,cada emoción…disfrútalo al máximo porque eso es lo que te llevarás,y de esas secuencias se nutrirá la película de tu vida…Mil besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo primero que necesitas es recuperarte a ti misma

¿Te gustaría poder mejorar el mundo mejorando tu propia vida?

¡Sí, quiero mejorar mi mundo!