APRENDE A DECIR QUE NO PARA ESTAR EN PAZ CONTIGO MISMA

¿Sabes? Yo pensaba que no tenía necesidad de aprender a decir que no, porque ya sabía. Yo sabía de todo…

Y efectivamente, no tenía que aprender porque sabía decir que no:

  • A mis padres
  • A mis hermanas
  • A los chicos que no me gustaban
  • A las amigas que me resultaban pesadas
  • A las ideas que iban totalmente en contra de lo que yo pensaba
  • A mí misma

¡Yo sabía decir que no!

El problema venía cuando ese “no” iba dirigido a alguien a quien necesitaba agradar:

  • Algún macizo que no me hacía el caso que me tenía que hacer
  • Alguna persona superior de la que tenía que conseguir algo
  • Alguien a quien tenía que mendigar amor para sentirme aceptada

Entonces era cuando no sabía decir que no, ni lo intentaba.

El “arte de decir que no” se ha estudiado mucho, y podría hablar largo y tendido sobre el tema. Pero he preferido que sea otra persona quien te explique cómo funciona el asunto.

Hoy será Andrea, de Viajes que Transforman, quien te hable de la importancia de aprender a decir que no para estar en paz contigo misma y ganar tranquilidad y coherencia.

Seguro, segurísimo, que este artículo te va a interesar.

Ahora no es momento de decir que no 😉 Ahora es un “sí” como una catedral.

Te dejo con ella.

 

 

 

Dices sí cuando en realidad quieres decir que no…¿te suena? Y además, piensas muy habitualmente que si pudieras aprender a decir que no la vida te iría mejor.

El problema está en tus prioridades.

¿Qué es más importante para ti: satisfacer tus propios deseos o los de otra persona?

Antes vivía diciendo que sí, hasta que, con el tiempo, fui comprendiendo que era fundamental trabajar en mi seguridad, amor propio y confianza si quería ser respetada.

Siempre buscaba agradar a las demás personas, que me aceptaran, que me entregaran el cariño que yo no sentía por mí misma.

Trataba de llenar un vacío, pero en el lugar equivocado y de la forma incorrecta. No se puede buscar en lo externo lo que no puedes llenar en el interior.

Tuve la mirada hacia fuera durante muchos años, hasta que un día no pude más y me pasó la cuenta:

  • No me conocía
  • Tenía una profunda desconexión de mí misma
  • Mi autoestima estaba por el suelo

Tuve que pasar por muchas crisis para comprender que, a pesar de que mi ser interno siempre está conmigo, yo jamás lo había escuchado ni amado.

Tu nivel de amor propio determina la seguridad en ti, lo que está directamente relacionado con saber decir que no.

Pero mejor empecemos por el principio 😉

 

Hola, me llamo Andrea y vengo a contarte de qué manera saber decir que “no” marca lo que ocurre en tu vida, y cómo te sientes con ello.

 

 

¿QUÉ SE ESCONDE DETRÁS DE UN SÍ DE MENTIRA?

Un sí de mentira es decir sí cuando en realidad querías decir no. Está relacionado con poner límites y esto genera incomodidad.

Has cedido tu poder personal, ya que dependes de lo que dice o hace la otra persona. Vives  dependiendo de una persona o circunstancia externa a ti.

Tus experiencias han provocado que sea un problema decir que no. Y algunas de esas causas son:

 

PRESIÓN DE LA OTRA PERSONA

Imagina esta situación: una persona te pide algo y tú –tímidamente- dices que no, pero esa persona no se queda tranquila y te insiste para que digas que sí. Al final lo consigue, pero tú no quedas conforme.

¿Cómo te sientes cuando una persona te presiona para obtener lo que desea y no toma en cuenta lo que dices y sientes?

Quizás:

  • Triste
  • Enojada
  • Frustrada
  • Débil.

Sé que es difícil no ceder frente a una presión, pero la verdad es que tienes el poder de elegir:

  • O te eliges a ti
  • O dejas que la otra persona influya en ti

Déjame decirte que si has dicho que no pero la otra persona te insiste, entonces ha traspasado un límite y no respeta tus propios deseos.

Has entregado tu poder y esa persona tiene la última palabra. Dejas que la otra persona decida por ti a su conveniencia.

Es fundamental que recobres tu poder personal, la seguridad en ti y confíes en todo lo que eres capaz.

Puedes comenzar identificando quiénes son las personas que te presionan para obtener lo que desean, e indagar cuál es la causa:

  • ¿Qué característica tiene esa persona que te impide decirle que no?
  • ¿Qué experiencias han vivido que te hacen preferir decirle que sí?

 

MIEDO AL RECHAZO Y A LAS CRÍTICAS

Dime si me equivoco:

  • Tienes la necesidad de aprobación por “miedo al qué dirán
  • Deseas ser aceptada y siempre quieres agradar
  • Crees que si dices que no la otra persona se enojará contigo y te quedarás sola

Has perdido el foco de atención por preocuparte demasiado en cómo te ven l@s demás, ¿no es así?

Por mucho tiempo viví de esta manera y la causa de ello fue el bullying que sufrí en el colegio.

Aquella experiencia, cuando recién tenía 11 años, marcó tanto mi forma de ser que me convertí en una persona que:

·         No se valoraba

·         No se amaba

·         No se conocía

Además:

  • Vivía en función de los demás
  • Sin saber quién era
  • Sin ningún poder de decisión (con cosas tan absurdas como qué comer): todo lo preguntaba y esperaba que decidieran por mí

A medida que fui sanando, descubrí que la falta de autoestima y autoconocimiento eran claves para conectar con mi ser y tomar las riendas de mi vida.

La falta de seguridad y confianza llevan a buscar en el exterior lo que ya habita en el interior.

A medida que trabajas en el amor propio y la conexión contigo misma, la necesidad de aprobación (y el miedo al rechazo y las críticas) desaparecen.

Sé que no es fácil indagar en el dolor pero, muchas veces, ahí se encuentra la causa de todos los males. Descubrirla y trabajar en ello puede ser la mejor sanación, junto con el perdón.

cuando digo no me siento culpable

LA CULPA

Te piden un favor e inmediatamente aparece el sentimiento de culpa si dices que no, aún cuando es esta la respuesta que quieres decir.

La culpa se manifiesta de distintas maneras y algunos de los pensamientos relacionados son:

·         “¡Cómo voy a decir que no!”

·         “Es egoísta decir que no”

·         “No me cuesta nada”

Todas esas frases que te dices hacen que te limites porque no te estás priorizando. Es necesario trabajar para que el diálogo interno sea sanador y positivo, siendo capaz de hablarte sin hacerte reproches.

Cuando aparece la culpa, lo ideal es preguntarse:

·         “¿Por qué me siento así?”

·         “¿Qué situación me ha provocado sentirme culpable?”

·         “¿Puedo afrontar la culpa sin dejar que ésta aumente?”

Estas preguntas te ayudarán a darte cuenta de si lo que estás pensando se debe –o no- a sentir que algo te falta. Si proviene de la escasez entonces tu decisión estará influenciada por lo que sientes que te falta.

Al final, todo ello son creencias limitantes, una distorsión de la realidad originada por tus experiencias de vida desencadenadas en la infancia y que te acompañan hasta la edad adulta. Es una falsa percepción de la realidad condicionada por lo que has vivido.

Tomar conciencia te ayudará a modificar lo que piensas, y crees, para que así no continúe limitándote.

 

 

LA RELACIÓN INTRÍNSECA ENTRE “DECIR QUE NO” (poner límites) Y LA AUTOESTIMA

Al decir que no a algo que no deseas estás estableciendo límites y, por tanto, tu autoestima aumenta.

En cambio, si dices que sí cuando en realidad es no tendrás ante ti la señal clara de que hay una baja autoestima. Es una relación inversamente proporcional.

Poner límites es elegirte y priorizarte. No se trata de egoísmo, sino de solidaridad: no puedes dar a las demás personas lo que no tienes.

No puedes dar a las demás personas lo que no tienes tú Clic para tuitear

Es necesario, primero, llenar tu jarrón personal de amor propio para luego entregarlo a quien elijas.

Aprender a establecer límites claros y sanos conlleva salir de tu zona de confort porque tendrás que actuar (y pensar) de una manera distinta a la que estás acostumbrada.

Crecí con la idea que debía ser una “niña buena” y portarme como “señorita” y así sería aceptada y amada.

Aquello repercutió en la necesidad de complacer a todo el mundo, aún cuando me dejaba en el último lugar. Sentía que debía justificarme si decía que no, con la creencia de que así la otra persona me entendería y no se enojaría.

Cuando decidí que ya no quería seguir igual, empecé a fortalecer mi propia voz (durante mucho tiempo calle mi voz, razón por la que siempre se me bloquea el quinto chakra) y aprendí a decir que no con toda seguridad (sigo aprendiendo).

Hoy tengo más práctica y puedo reconocer cuando no quiero hacer algo, validando mi derecho a elegir no hacerlo; y la verdad es que se siente bien 🙂

Por ejemplo, si no sabes qué responder ante la petición de otra persona, entonces dile: “Déjame pensarlo y luego te respondo”.

También pregúntate y reflexiona si es algo que quieres hacer: “¿Puedo y quiero hacerlo?”.

Además, piensa si tienes tiempo para hacerlo: “¿Tengo tiempo para ello o hay otras prioridades?”.

Evita dar un sí inmediato. Así estarás preparando a la otra persona de que existe la posibilidad que rechaces su petición.

Decir que no te permite:

·         Decidir lo que quieres hacer realmente: Tienes claro si quieres o no hacer algo contrario a lo que te piden.

·         Estableces límites: Defines qué es lo que aceptas y lo que no, haciendo valer tu voluntad.

·         Saber diferenciar cuáles son tus prioridades: Te pones en primer lugar.

·         Tienes más tiempo y atención para tus aspectos personales y profesionales.

·         Adquieres mayor seguridad y confianza: Dejas de ser complaciente.

·         Eres fiel a ti misma y a tus palabras: Lo que te hace creíble y confiable.

·         Sientes que tienes el control de tu vida y de lo que haces.

·         Experimentas sensación de libertad y amor propio.

Sin duda, saber decir que no fortalece tu autoestima. No ceder ante la presión del otro contribuye a tu salud emocional.

 

 

CÓMO APRENDER A DECIR QUE NO

Sé que te sientes más segura y cómoda diciendo sí a todo el mundo, pero sabes bien que tarde o temprano esta actitud te pasará la cuenta porque te estás dejando de lado. Lo único que logras es:

  • Ignorarte
  • Desvalorizarte
  • Negarte aquello que deseas

Para que puedas ponerle fin a esto, voy a contarte ciertas técnicas que te ayudarán a poder decir que no desde hoy mismo.

 

1. LA MAGIA DE LA ASERTIVIDAD

Aprender a decir que no de manera asertiva, con argumentos reales y consistentes de por qué no quieres hacer tal cosa, es la mejor forma de conocer tus propios derechos y defenderlos, respetándote a ti misma.

Una persona asertiva sabe expresar sus deseos de forma amable, siendo directa y respetando a la otra persona, sin perjudicar o lastimar a nadie. Si trabajas la asertividad sabrás en qué momento te niegas y cuándo dices que sí por convicción personal.

Algunos tips para decir que no de forma asertiva son:

·         Utilizar argumentos que avalen tu decisión: Explicar, de forma sencilla, el porqué del no.

·         Ser firme y rotunda en tu respuesta: Utilizar un tono de voz claro, postura erguida y mirar a los ojos.

·         Usar la empatía: Primero colócate en el lugar de la persona, validando sus argumentos y sentimientos, y luego le dices tu punto de vista.

·         En caso de insistencia y presión, puedes darle la razón en alguno de sus argumentos, pero manteniéndote firme en tu postura. Por ejemplo: “Puede que sea una buena oferta, pero ahora no es un buen momento para mí”.

·         Primero expresas algo positivo y después dices que no, por ejemplo: “Me encantaría juntarme contigo pero mañana no puedo, si quieres veámonos la próxima semana y tomamos un café”.

la clave para saber decir no

 

2. DEJA DE CREER QUE ERES LA MUJER MARAVILLA

Si te gusta:

  • Hacer todo sola
  • Sin pedir ayuda
  • Para tener la sensación de tenerlo todo bajo control…

Escucha:

¡No eres la mujer maravilla!

Cuando te ves sobrepasada con tantas cosas te quejas y te victimizas porque nadie te ayuda pero, en realidad, eres tú la que no aceptó (o no pidió) ayuda.

Acepta que no puedes con todo y que tampoco eres responsable de todo.

Todavía no soy madre pero he visto mucho esta situación en la crianza y cuidado de l@s hij@s. Sobre todo cuando el papá no se involucra y la madre debe cargar con todo.

Te cuento algo: ¡los tiempos han cambiado! (menos mal) así que relájate y deja que el hombre se involucre:

  • Que cambie pañales
  • Que vaya a la reunión de apoderados
  • Que acompañe a su hij@ al cumpleaños del sábado.

Se aplica lo mismo si ocurre a la inversa: siempre dices que sí, cuando en realidad apenas tienes tiempo para dormir.

Aprende a establecer prioridades: haz una lista en forma descendente (desde lo más importante a lo menos). Así sabrás cuando decir que no y cuando decir que sí.

 

3. TRABAJA EN TU AMOR PROPIO

Te han educado para complacer y agradar, por eso cargas con grandes dosis de culpa cuando dices que no.

Crees que para ser aceptada no puedes negarte a nada, lo que hace que sacrifiques tus propios deseos y necesidades y te conviertas en alguien fácilmente manipulable.

El resultado será una gran insatisfacción personal, una baja autoestima e incluso depresión y ansiedad.

Para que ello no ocurra, aprende a tener más confianza en ti. No puedes agradar a todo el mundo y tampoco darles siempre el gusto.

Pregúntate, como te he explicado antes: “¿Con quiénes o en qué circunstancias es difícil decir que no?”.

Así sabrás qué necesitas trabajar para quererte y valorarte más.

Decir que no, no significa que no quieras o que estés rechazando a esa persona, solo implica que -en estos momentos- prefieres decir que no; así de simple. No debes pedir permiso para decir que no.

Di sí cuando realmente lo sientas. No digas que sí solo para quedar bien.

Sé fiel a ti misma.

 

 

CONCLUSIONES

Aprender a decir que no es requisito fundamental para tener una autoestima sana. Estableciendo límites estarás cuidándote, amándote y poniéndote en primer lugar.

Si no se te da bien decir que no y prefieres decir que sí, bucea en tu interior e investiga sobre su causa.

Una vez la hayas identificado, pregúntate cómo puedes darle la vuelta.

Ahora comienza a practicar diciendo que no, cuando así lo sientas.

Cuando empieces a decir que no:

  • Estarás tomando las riendas de tu vida
  • Te sentirás segura de ti misma
  • Valorarás tu tiempo para dedicarlo a lo que realmente quieres.
  • Antepondrás tus propios deseos frente a la satisfacción de otras personas
  • Dejarás de vivir en función de los demás para vivir tu propia vida.

¡Habrás superado la prueba! ¡Por fin te conocerás!

 

Muchas gracias por compartir este ratito conmigo, espero haberte sido de ayuda. Y ahora me encantaría que fueses tú la que me contase a mí:

  • ¿Te has visto reflejada en el artículo?
  • ¿Te resulta difícil decir no?
Tu ayuda es fundamental para mí. Si te ha gustado PUEDES COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES. Muchísimas gracias🤗 Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
The following two tabs change content below.
Después de descubrir que no me amaba y que no me conocía, decidí reinventarme como coach para ayudar a otras mujeres a mejorar su autoestima y autoconocimiento, para que cambien su vida y sean su mejor versión.

Latest posts by Andrea Viajes que transforman (see all)

2 comentarios en “APRENDE A DECIR QUE NO PARA ESTAR EN PAZ CONTIGO MISMA”

  1. siempre he tenido problemas con esta tarea (decir no) y aunque últimamente he mejorado mucho, sigo teniendo tiempos difíciles. por eso me encanta este post, me va a servir en mi desarrollo personal, creo 🙂

    muchas gracias!

    Evelin

    • Hola Evelin!!!

      Se trata de dar pequeños pasitos y mejorarnos cada día, por despacio que parezca que lo hacemos.

      Si has mejorado mucho en esa tarea, como tú dices, reconócetelo y date la enhorabuena. Roma no se construyó en un día y si sigues practicando cada vez te costará menos decir que no, eso seguro.

      Un abrazo grande y muchas gracias a ti

      Tania

Deja un comentario