TODO LO QUE LA BIONEUROEMOCIÓN PUEDE HACER PARA MEJORAR TU VIDA

Hace años que conozco la bioneuroemoción y gracias a ella he podido sanar traumas que estaban insertos muy profundos dentro de mí.

Por eso, cuando Patricia me propuso escribir este post para RevolucionaT me encantó la idea.

Conocí a Patricia en un evento de emprendedimiento online hace poco tiempo. De repente, a pocos metros de mí, una chica de gran sonrisa, aparecía en la sala.

Me llamó la atención porque es de esas mujeres que se hacen notar sin hacer nada. Solo su presencia ya irradia una energía hermosa y potente.

No le dije nada en ese momento porque quizá podía sonar raro y aún no tengo intención de cambiarme de acera, pero de verdad que Patricia pisa fuerte y no pasa desapercibida.

Ella es especialista en Bioneuroemoción, y desde su proyecto online Vivir en Coherencia, nos trasmite todo lo que significa para ella esta técnica que está cada vez más de moda.

Y digo “moda” en el mejor sentido, porque hay modas que vienen para quedarse porque mejoran nuestras vidas de verdad.

Te dejo con Patricia que tiene mucho que contarte.

 

 

 

¿Te has preguntado alguna vez por qué se repiten ciertos patrones en tu vida?

¿Cuál es la causa del cáncer que está destruyendo a la especie humana?

¿La enfermedad es fruto de la causalidad y la mala suerte?

¿Qué hay en mi inconsciente que dirige el 95-97% de los actos de mi día a día?

¿Qué hay más allá de la mente pensante?

¿Qué es la Consciencia? ¿Somos energía? ¿Somos materia? ¿Mente? ¿Espíritu?

 

Hoy, gracias a la Bioneuroemoción, podemos dar respuestas a todas estas preguntas ya que nada es por casualidad y todo cuanto acontece en nuestra vida tiene que ver con nosotras mismas.

 

 

Quién soy yo y cuál es mi historia

 

Mi nombre es Patricia. Tengo 29 años y mi vida dio un giro de 360 grados hace poco más de un año.

Nunca me habían interesado temas sobre la espiritualidad, hasta que mis enfermedades me llevaron a preguntarme, “¿por qué la vida tiene que ser tan dura?”

Padecía de una amenorrea (ausencia de flujo menstrual) que duraba ya cuatro años, un trastorno de la alimentación que no me permitía vivir en paz con mi cuerpo y una enfermedad autoinmune (Lupus Eritematoso).

Toda mi vida había sido consciente de mi obsesión por no engordar y de mis complejos con mi cuerpo.

No tener la regla me parecía incluso ventajoso, hasta que con el tiempo empecé a buscar respuestas a mis síntomas físicos en la medicina convencional y la medicina alternativa.

Fue entonces cuando me detectaron el Lupus y mi vida paró de lleno.

¿Toda la vida “cuidándome” para estar enferma?

¿En serio?

¿Esto era la vida?

Allí comenzó mi búsqueda interior.

Patricia experta en Bioneuroemoción

Gracias a la medicina alternativa fui despertando en mi unas emociones reprimidas como la rabia y la tristeza que fueron brotando al exterior sin comprender su origen.

Cuando conocí la Bioneuroemoción, pude dar respuestas a todas las emociones, síntomas físicos y experiencias que había vivido en la vida.

Comprendí el sentido biológico de todas mi enfermedades y empecé a cambiar mi percepción.

 

 

Mi toma de conciencia

 

El trastorno de la alimentación, el rechazo a mi cuerpo, así como la amenorrea, venían motivados por un rechazo inconsciente a mi feminidad.

¿Y qué es la feminidad para una niña?

El principio de feminidad para cualquier niña y mujer es su madre.

Primera figura femenina de la que formamos parte y con la que estamos fuertemente unidas hasta los tres años de edad.

Rechazaba inconscientemente a mi madre, porque no me sentí querida por ella. Porque siempre sentí que mi madre quería más a mi hermano que a mí.

Porque nunca me quiso como a mi me hubiera gustado que me quisiera.

Al no recibir el alimento emocional de mi madre, rechazo el alimento real, rechazo a mi madre y por ende, mi feminidad.

Este rechazo se expresa en una rabia reprimida hacia mi madre que manifiesto contra mi propio cuerpo.

Las creencias inconscientes de que “si me engordo mi mamá no me querrá”, condicionan mis comportamientos desde que soy una niña.

Me exijo físicamente para estar siempre delgada y, por lo tanto, me autodestruyo inconscientemente no permitiéndome engordar y controlando las calorías que como en cada momento.

Al tomar consciencia de que una enfermedad autoinmune supone que el cuerpo se autodestruye a sí mismo, comprendí que me estaba autodestruyendo a mí misma.

 

Mi cambio de percepción y de emoción

 

Tomar conciencia mediante la Bioneuroemoción te permite llegar a un estado de comprensión en el que dejas de juzgar a los demás.

Comprendí que mi madre también estaba influenciada por una información inconsciente, que su infancia y su vida no fue fácil y por tanto no lo supo hacer de otro modo.

Su ausencia de marido, la llevaba a sobre proteger a mi hermano porque para su inconsciente biológico era el macho el que le iba a dar esa protección que necesita una hembra.

Comprender y perdonar te lleva a cambiar la percepción.

Pasar de la rabia al amor, me condujo a varias experiencias más que la vida me puso delante para ponerme a prueba.

Había que comprobar si había perdonado a mi madre desde el corazón.

Con el paso del tiempo fui dejando de buscar que mi madre me quisiese como a mi me hubiera gustado que me quisiera y empecé a hacer mi vida como mujer.

Gracias a mi toma de consciencia, mi vida cambió por completo:

  • Recuperé la menstruación de manera natural
  • Y la enfermedad autoinmune desapareció
  • Reconecté con una energía femenina que había yacido en lo más profundo de mi ser durante 28 años

Así que, como comprenderás, me gustaría contarte un poco más sobre por qué la Bioneuroemoción me ha ayudado tantísimo.

 

 

¿Qué es la Bioneuroemoción?

 

La Bioneuroemoción es un método humanista creado por el Sr. Enric Corbera Sastre que, junto a su equipo Enric Corbera Institute, buscan unificar la ciencia y la espiritualidad para dar sentido a nuestras experiencias de vida.

Es un nuevo paradigma basado en una visión holística, cuántica, de la realidad, donde quien observa es quien determina cómo se conforma su realidad.

“Tú no puedes cambiar la situación, sí puedes elegir cómo vivirla” Enric Corbera

Ya no podemos entender la sanación del cuerpo si no es a través de la sanación de la mente y la gestión de las emociones.

Este nuevo paradigma nos lleva a las puertas de la metafísica, desde donde entendemos que formamos parte de un Todo y que ese Todo contiene cada parte.

Por ello, hemos de entender que el bienestar, la salud y la felicidad es una responsabilidad inherente que tiene el ser humano como parte de este mar de conciencia.

La Bioneuroemoción trata de confrontar nuestras creencias sociales, familiares e individuales que han sido inculcadas desde la infancia y que condicionan nuestra vida.

Mediante la autoindagación y el cuestionamiento de las creencias, se pretende realizar un cambio en la percepción.

Cuando cambias la percepción de determinados hechos de tu vida, se producen cambios a nivel neurológico y por lo tanto cambios fisiológicos, como demuestran muchos estudios de la medicina Germánica.

Al cambiar la percepción, cambia la emoción y por lo tanto tu frecuencia vibracional atrae nuevos acontecimientos a tu vida.

“Eleva tu conciencia y los cambios en tu vida vendrán sólos” Jon Kabbat-Zinn

“Eleva tu conciencia y los cambios en tu vida vendrán sólos” Clic para tuitear

La Bioneuroemoción busca alcanzar el bienestar emocional de las personas.

No es un método ni una terapia, sino una filosofía de vida que te acompaña a tomar conciencia de la información que hay en tu inconsciente y que domina tu vida.

“Hasta que no hagas consciente lo que hay en tu inconsciente, este último dirigirá tu vida y tú le llamarás destino” Carl G. Jung

 

Fundamentos de la Bioneuroemoción

 

La Bioneuroemoción® se fundamenta en disciplinas científicas, filosóficas y humanistas, tratando de unificar Ciencia y Espiritualidad.

Dos campos enfrentados desde los orígenes del racionalismo, donde la ciencia ponía en manos de la religión toda la parte espiritual inexplicable de la creación y de la evolución del ser humano.

“Para las personas creyentes, Dios está al principio. Para los científicos, está al final de todas sus reflexiones” Max Planck.

la filosofía de la bioneuroemoción

Con el paso del tiempo, se ha llegado a entender que, lejos de los límites y creencias que impone toda religión,  existe una Consciencia que une a cualquier forma de creación.

Existe un Todo del que todas las personas formamos parte y que grandes místic@s, filósof@s y científic@s han estudiado desde hace siglos.

La Bioneuroemoción® recoge diferentes autor@s y disciplinas para estudiar las emociones y su relación con las creencias, la percepción, el cuerpo y las relaciones interpersonales:

  • Los conocimientos relacionados con la teoría psicoanalítica de Sigmund Freud y sus aportaciones al concepto de inconsciente
  • Los conocimientos relacionados con la psicología analítica y sus estudios sobre el inconsciente colectivo, la sombra y el efecto espejo de Carl Gustav Jung
  • La terapia racional emotiva conductual (TREC) de Albert Ellis
  • Los conocimientos relacionados con la programación neurolingüística (PNL)
  • Los conocimientos relacionados con la hipnosis ericksoniana
  • Los conocimientos relacionados con la Nueva Medicina Germánica del Dr. Hamer
  • Los conocimientos sobre las técnicas de sofrología
  • Los conocimientos sobre epigenética conductual
  • Las aportaciones en el campo de la psicogenealogía de varios autores, como Anne Schützenberger
  • Los conocimientos relacionados con la visión metafísica de la vida, promovida por autores tales como Dennis Gabor, David Bohm, Karl H. Pribram, Bruce H. Lipton, Robert Lanza y Máximo Sandín, entre muchos otros.

 

 

¿Qué es el inconsciente?

 

El concepto de inconsciente es un termino que acuñó el psicoanalista Sigmund Freud en el Siglo XX y cuyo discípulo, Carl G. Jung, siguió aportando significados a lo que sería el inconsciente familiar y colectivo de una sociedad.

El inconsciente es una parte de nuestra psique que sigue siendo objeto de estudio.

Está demostrado que el 93-95% de nuestros actos son inconscientes y que sólo un 5-7% de nuestra psique es controlada por nuestra voluntad consciente.

El inconsciente llega a procesar 11 millones de bits por segundo mientras que el consciente lo hace a una velocidad de 40 bits por segundo.

De modo que cuando vas a tomar una decisión, tu inconsciente ya la ha tomado por ti milésimas de segundo antes de que tú tomes consciencia.

 

Repetimos comportamientos

 

  • Parejas que no quieren compromiso, que son celosas, que no pueden tener hijos, que son posesivas o autoritarias…
  • Trabajos donde no te valoran, donde no te pagan lo suficiente…
  • Discusiones que se repiten siempre con diferentes personas…
  • Comportamientos que te molestan…
  • Situaciones que vuelven a tu vida…

Está demostrado empíricamente que la vida es una sucesión de actos que se repiten.

Misma emoción con diferentes actores, pero:

¿Es casualidad del destino?

¿Tenemos mala suerte o mal karma?

¿Es un castigo de Dios?

¿La vida es cuestión de esfuerzo y sacrificio?

Ya se intuye desde hace siglos que todo está unido, que pertenecemos a un campo de información donde nuestros pensamientos y nuestras emociones determinan nuestro futuro.

Como demuestra la Física Cuántica, todo depende de la persona que observa, por lo tanto nuestra percepción de las cosas determinan que sean de una manera o de otra.

 

 

Tu percepción es siempre una interpretación

 

Nuestra percepción está condicionada por nuestras creencias, prejuicios, valores, experiencias, tabúes… que condicionan nuestra manera de ver la vida.

Si tenemos en cuenta que cada persona hereda una información inconsciente de su familia, como demuestra la Epigenética Conductual, podemos llegar a cambiar la percepción que tenemos de determinadas circunstancias cuando tomamos conciencia de esa información.

Cada persona por lo tanto ve el mundo desde su propio mapa mental, pero el mapa no es el territorio.

Al percibir la vida desde nuestro propio mapa mental, interpretamos y hacemos juicios de lo que vemos, pensando que somos víctimas de cuanto nos acontece sin ser conscientes de que nuestra percepción es siempre una interpretación.

“Las personas no se alteran por los hechos, sino por lo que piensan acerca de los hechos” Epícteto

“Las personas no se alteran por los hechos, sino por lo que piensan acerca de los hechos” Epícteto Clic para tuitear

Cualquier situación que nos saque de nuestro estado emocional habitual, queda grabada en la psique y nos genera una emoción (miedo, ira, asco, felicidad o tristeza).

La emoción es el vehículo que conecta el consciente con el inconsciente, por lo que el estudio de nuestras emociones es clave para la autoindagación.

Cualquier enfermedad o vicisitud a la que nosotros llamaríamos problema, es una oportunidad que nos da la vida para cambiar nuestra percepción.

cambiar a través de la bioneuroemoción

“No son las hormonas ni los neurotransmisores producidos por los genes los que controlan nuestro cuerpo y  nuestra mente; son nuestras creencias las que controlan nuestro cuerpo, nuestra mente y, por lo tanto, nuestra vida” Bruce H. Lipton

 

 

Nunca hables del otro

 

La Bioneuroemoción nos enseña que la otra persona es siempre nuestra mejor maestra.

Cada persona que aparece en nuestra vida no es por casualidad.

Su información inconsciente se complementa con la mía y por tanto gracias a ella puedo ver aquello que no quiero ver en mí misma, mi sombra.

“Todo lo que te molesta de otros seres, es sólo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo”. Buda

El psicoanalista Carl G. Jung nos define la sombra como aquella parte de nosotros que no nos permitimos ser y que no reconocemos en nosotras mismas.

La sombra se conforma por todo aquello que no nos permitimos hacer, ser o decir porque desde pequeñas nos han enseñado que eso no se hacía o no se decía.

Cuando ves en la otra persona comportamientos que te disgustan, estás proyectando en él tu sombra, aquello que no te permites ser.

Al igual que si ves en otra persona atributos de gran valor que admiras pero no te permites tener, también estás proyectando tu sombra.

“Tanto si nos sentimos muy ligados a algo o a alguien, como si lo eludimos u odiamos, estamos abrazando o luchando con la sombra”. Ken Willber

 

 

 

Conclusiones

 

La vida te va a dar muchas oportunidades para que aprendas a vivirla y a disfrutarla como te mereces.

La enfermedad no es algo con lo que te tengas que resignar, es la oportunidad para aprender todo lo que has venido a aprender.

Hoy, me siento enormemente agradecida a la vida por poder ayudar a otras personas a tomar conciencia del “para qué” de sus vidas.

Es una experiencia totalmente liberadora donde tú eres responsable de todo lo que acontece en tu cuerpo y en tu vida.

Si quieres que te acompañe en tu proceso para sanar a través de la Bioneuroemoción, échale un vistazo a mi página de servicios. 

 

Me despido con una bella frase de Un Curso De Milagros que dice así:

“La enfermedad es una forma de búsqueda externa. La salud es paz interior.” Texto: Cap. 2 – I, pág.19

 

Pero me encantaría que nos conociésemos un poquito más y que tú también me contases si:

¿Conocías la Bioneuroemoción?

¿La has utilizado en algún momento de tu vida?

¿Tienes alguna experiencia relacionada que nos puedas contar?

 

¡Te espero en los comentarios!

Un abrazo grande

 

Tu ayuda es fundamental para mí. Si te ha gustado PUEDES COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES. Muchísimas gracias🤗 Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
The following two tabs change content below.
Incansable, sensible, profunda... Mis enfermedades me llevaron a descubrir que la vida tenía que ser más fácil, que la vida no podía basarse en la lucha y el sacrificio. Inconformista y buscadora de la verdad, he descubierto el poder que tienen las emociones y los pensamientos en nuestra vida.

Latest posts by Patricia Guijarro (see all)

27 comentarios en “TODO LO QUE LA BIONEUROEMOCIÓN PUEDE HACER PARA MEJORAR TU VIDA”

  1. Hola.
    Muy interesante tu historia.
    Yo pasé por un procedo de cáncer uterino de muy alto riesgo y supuestamente sin esperanzas de vida. Y acá estoy 5 años sana y llena de vida.
    Utiliza muchas terapias alternativas y me enfoque en sanar internamente. Y me conclusión es que las lo que nos mata es el miedo a la enfermedad y que la sanación del cuerpo nace desde el alma.
    Lei también el libro de Biodescodificacion de E. Corbera.
    Me ayudó muchísimo.

    • ¡Hola Me!
      Gracias por compartir tu experiencia, es conmovedor poder mostrar al mundo el poder que tenemos en nuestro interior.

      Muchos estudios científicos afirman que las emociones negativas y vivir hacia el exterior nos enferma.
      Cuando aprendemos a conectar con nosotras mismas y transformar las emociones negativas en emociones superiores de amor, gratitud y compasión, entre otras, es cuando nuestro corazón y nuestro cerebro laten a la par.

      Hoy en día existen muchas herramientas, y hay gente mas predispuesta que otras a entregarse a la experiencia. Cada uno tiene su momento.
      Desde mi experiencia con la Bioneuroemoción, la toma de consciencia nos ayuda a vivir en coherencia con nosotras mismas y aceptar desde el amor la información inconsciente que dirige nuestras vidas.

      Un abrazo preciosa.

  2. Gracias por expandir esta forma de vida que permita hacer más consciente a la gente de su propio poder personal. Cuando tú cambias, cambia todo, es donde se crea la magia de la vida, en nosotros mismos.
    “A la cueva que más temes entrar, está el mayor tesoro que puedas encontrar” Joseph Cambell
    Así que cuestionemos nuestras creencias y emprendamos el maravilloso viaje de la heroína que todas llevamos dentro, para hacernos dueñas de nuestro libre albedrío.
    Un abrazo 🙂

  3. Chicas me ha ENCANTADO este post, me lo he leído de pe a pa y me ha parecido super interesante. Felicidades por este contenido tan guay. No conocía la bioneuroemoción pero me he quedado a cuadros de todo lo que se puede descubrir tirando del hilo.

    Muchas gracias guapas 🙂
    Maggie

    • Hola Maggie!!!

      Sí, es un mundo asombroso y que por allí por donde tú vives es muy sencillo de encontrar. A mí la bioneuroemoción me ayudó mucho pero la historia de Patricia ya es la leche.

      Me alegro de que te haya gustado 😉

      Un abrazo mi niña

    • ¡Hola Maggie!

      Gracias por tus comentarios. La Bioneuroemoción es una herramienta espectacular que te permite llegar al entendimiento racional de tus síntomas o vicisitudes interpersonales.

      A partir de allí, la propia voluntad personal y el cambio de percepción hacia la vida hace que tus emociones se eleven y todo a tu alrededor cambie.

      Como decía el Dr. Jonh Kabbat-Zinn “eleva tu conciencia y los cambios en tu vida vendrán solos”
      La conciencia de cada persona son los pensamientos, creencias, valores, prejuicios… cuando te atreves a cuestionar tu propia verdad, se abre el campo de las infinitas oportunidades y es allí donde se produce la magia.

      Un abrazo bonita

  4. Gracias, gracias por este post. Me he sentido muy identificada con la historia de Patricia.

    Con 30 años, una enfermedad autoinmune hematológica detectada por “casualidad” (dónde estaría yo ahora ni no me hubiera hecho aquel reconocimiento médico rutinario de la empresa) cambió mi vida por completo.
    Y por suerte también aprendí la lección: la enfermedad estaba ahí para enseñarme, para que resolviera algo, para que parara, ya que no había querido escuchar otros avisos que me había ido dando mi cuerpo (como colon irritable y eccemas).
    En mi caso, a donde tenía que mirar era a mi relación con mi núcleo familiar, llena de conflictos que poco a poco he ido y sigo sanando. Y una nueva oportunidad de vivir una vida mucho más consciente y con sentido.
    Yo también sentí “la llamada” de ayudar a otros a través de mi experiencia. Trabajo desde el coaching, la PNL y otras técnicas como el tapping, pero la bioneuroemoción cada vez me llama más la atención como una herramienta súper potente para ayudar a otros. Gracias por compartir tu experiencia! Yo también me siento profundamente agradecida ?
    Un abrazo grande

    • Hola Beatriz!

      Interesantísima tu historia también.

      Es alucinante cómo es posible sanar, incluso cuando los médicos ya te han deshauciado o dicho que lo tuyo es para toda la vida…

      Desde aquí hago un llamamiento a todas las personas que son diagnosticadas de enfermedades importantes para que no se identifiquen con el diagnóstico como si fuese una parte de ellas mismas, sino que lo vean como la oportunidad para hacer cambios, resolver conflictos internos y no solo sanar la enfermedad sino cualquier conflicto emocional que pudiese haber.

      Muchas gracias por contarnos tu historia Beatriz.

      Un abrazo

    • ¡¡Hola Beatriz!!

      ¡Gracias por compartir! La verdad que sí, que la enfermedad es una oportunidad para parar nuestras vidas y buscar hacia dentro. Después de eso sentimos la necesidad de ayudar a otros a mirar hacia su interior para expandir las conciencias. Es un trabajo hermosísimo.

      El núcleo familiar es vital de analizar en una consulta porque nuestras carencias y apegos emocionales nos hacen sufrir y buscar fuera durante nuestra edad adulta.

      Cuando empiezas el camino del autoconocimiento, es un no parar. Cualquier herramienta te enriquece para complementar la experiencia. Yo ahora estoy aprendiendo de astrología, psicología y meditación. Todo me aporta un potencial increíble. Estoy maravillada con la vida.

      Un abrazo preciosa.

  5. Hola Patricia y Tania,

    qué maravilla de artículo! ¿Cómo se puede resumir de manera tan impecable algo que tiene tanta miga? Felicidades!

    Descubrí los trabajos del doctor Hamer y sus sucesores en Francia y Bélgica hace ya bastantes años. Desde entonces mi vida y forma de ver el mundo cambio de manera radical.

    Como explica Patricia, entendí de golpe toda mi vida, porqué de pequeña me asolaban las anginas, el porqué de aquellos accidentes y muchísimas cosas más. Fascinante.

    El mérito de la bioneuroemoción a la hora de conjugar todas las disciplinas que mencionas es incalculable.

    En fin que me encanta que hableis de esto porque, a mi juicio, es un conocimiento vital para alcanzar el equilibrio y la paz interior.

    Un abrazo grande bonitas!

    Kiki

    • Querida Kiki!!

      Sí, cuando yo conocía la bioneuroemoción tanmbién flipé y a día de hoy no entiendo por qué aún es tan desconocida y no la ponemos en práctica con la frecuencia que deberíamos.

      Después del artículo de Patricia ha vuelto a mi mente la idea que tuve cuando conocí esta disciplina de formarme un poco más en ella, así que quizá haya llegado el momento.

      Gracias por compartir con nosotras tu experiencia.

      Eres un sol!!

    • ¡Hola Kiki!
      Gracias por compartir tu experiencia. La Bioneuroemoción es una herramienta muy potente que nos ayuda a cambiar la percepción de nuestra vida para alcanzar los estados emocionales elevados que nos permitan vivir agradecidos por la información recibida y por la existencia de nuestra propia vida.

      La medicina de Hamer es alucinante. Yo también fui tomando conciencia del significado de cada síntoma físico. Hay cosas de la medicina germánica que la Bio no comparte, por ejemplo Hamer estaba en contra de la medicación, mientras que la Bio es totalmente compatible a cualquier tratamiento médico o terapéutico.

      Me siento agradecida de encontraros en el camino.

      Feliz viaje preciosas

  6. Hola Patricia y Tania,

    muchísimas gracias por tanto valor. Patricia, has conseguido hacer fácil lo difícil, algo a priori bastante complicado. 🙂

    Como ex migrañosa desde hace una década, he logrado comprender que la enfermedad trasciende a algo más que no sólo lo meramente físico. Nuestros pensamientos aterrizan en el campo emocional y de ahí al físico.

    Muchas veces no somos conscientes de ello y la autorresponsabilidad es lo que nos lleva a la sanación.

    ¡Un abrazo fuerte a las dos!

    • Querida Séfora!

      Desde luego tú también sabes mucho de esto, gracias por compartir tu sabiduría.

      LLega un momento en tu vida en que ya no puedes hacer como que no pasa nada, tienes que responsabilizarte de la parte que te toca y dedicarte el tiempo que mereces para encontrarte cada vez mejor contigo misma.

      ¡La enfermedad no es normal! Y lo normalizamos para seguir delegando esa responsabilidad que tenemos.

      Gracias chicas por dar ejemplo de que se puede salir de todo siempre y cuando decidas hacerlo.

      Un abrazote

    • Hola Séfora,

      Gracias por tu comentario. Así es, nuestros pensamientos y emociones tienen un gran poder sobre el mundo material y, cuando pones voluntad en descubrir ese ilimitado poder, todo cambia.

      Como bien decís Tania y tú, es la autorresponsabilidad la que nos hace dueños de nuestra salud y nuestra felicidad, el autoconocerse a una misma aporta grandes beneficios pese a que pueda doler remover las emociones del pasado.

      Me alegro de que cada vez seamos más consciencias las que eleven las emociones positivas del planeta.

      Un abrazo preciosas

  7. Hola, qué sabia y maravillosa publicación. Hacen falta más así, aunque quien de verdad desee el camino de la curación y el autoconocimiento espiritual, sin duda que la hallará.
    Bueno, les cuento un poco mi historia:
    A los 21 años fui diagnosticada como celíaca; un año más tarde, se suma a ello la rosácea y un brote horrible de lupus sistémico que me provocó falla renal y hepática, artrosis en diversas articulaciones, dermatitis en variados tipos posibles, colitis ulcerosa, inflamaciones en cerebro (que causaron incluso brotes psicóticos, ansiedad generalizada y depresión) y nervios periféricos, rinitis crónica, anemia, defensas bajas que conllevaron al padecimiento de variadas infecciones.
    El panorama, pues, como pueden imaginar, se veía desolador. De veras que llegué a creer que moriría…
    Pero, y probablemente por una mezcla de intuición y el arrojo que suele acompañar a la gente de mi edad, cuando llegó la hora de decidir qué tratamiento tomar, rechazo firmemente cualquier medicamento alópata (plenamente consciente de que podía estar firmando mi sentencia de muerte).
    Y es que sencillamente había algo en mí que se negaba a aceptar la idea de sentarme a ver cómo otros intentaban llenarme de máquinas y medicación que ni siquiera prometía una cura; sentía que sanar era mi responsabilidad… que si estaba tan mal, era a causa de mis emociones pasadas y presentes. Y bueno, como imagino que ya saben, cuando uno busca siempre encuentra, el universo se confabula y trae lo que deseas si lo pides con fuerza… ¡los pasos sucesivos se presentaron como por arte de magia!

    Yo siempre había sido fanática de la metafísica, así es que en cuanto supe que estaba enferma me puse a leer libros que hablaban sobre la temática que hablan ustedes en este post, y como yo sabía que este era el camino real de sanación (años atrás la biodescodificación me había ayudado a sanar la anorexia), pues, me entrego.
    En el camino se me aparece la opción de los monjes brasileños… y, pues, la tomo de la mano junto con la biodescodificación, terapia psiquiátrica, lecturas de Louise Hay, entre otros autores.
    ¡Y adivinen! … mis riñones volvieron a funcionar a la perfección (También las operaciones espirituales me hicieron expulsar unos cálculos que se me habían producido a causa de la función), las úlceras del colon sanaron, la artrosis de las articulaciones desapareció por completo. Todos , se los juro, todo se me recuperó totalmente.
    Y hoy, a mis 23 años me encuentro con una energía y salud que ni de niña pude experimentar, además de todo el aprendizaje que esta experiencia me brindó. ¡Mi caso para la medicina es inexplicable!
    He ido sanando mi pasado y mis heridas producto de una niñez muy traumática. Siento de veras como si aquellos padecimientos fueron regalos en mi vida.
    Ahora me encuentro con el lupus inactivo, sigo trabajando en mis emociones y escribo un libro autobiográfico que pretendo publicar para ayudar, humildemente, a demostrar que no hay imposibles si uno lo desea con el corazón y se lo propone.
    Las seguiré leyendo porque su blog de verdad me ha encantado.
    Me despido, muy agradecida de la información que han brindado, abrazos!

    • Hola Vale!

      Qué precioso tu relato y tu historia de superación!

      Hazme saber cuando salga el libro porque me encantaría tenerlo y empaparme de todo tu conocimiento.

      Eres muy joven para tener estas experiencias tan magníficas así que qué menos que contarlas para ayudar a otras personas a sanar.

      Yo muero de la pena cada vez que a alguien le diagnostican una de estas “enfermedades” y se conforman con seguir las pautas de la medicina tradicional y lamentarse de su suerte.

      Si buscásemos un poco más allá, como has hecho tú, veríamos que hay muchos caminos de sanación y que, en muchas ocasiones, una mezcla de diferentes visiones de la misma enfermedad puede ayudarnos a sanar mucho más rápido.

      Nadie dice que haya una medicina mejor que otra, todas están limitadas, por eso creo de verdad que cuando se combinan llevan a la verdadera curación.

      Como tú bien dices, “no hay imposibles”, yo también lo creo. Casi todas las limitaciones están en nuestra mente. Mirando hacia dentro y cuestionándolo todo se llega mucho más lejos que agachando la cabeza y quedándose en el victimismo.

      Muchísimas gracias de nuevo por pasarte por aquí y contarnos tu experiencia maravillosa.

      Un abrazo muy fuerte

      Tania

      • Tal como tú lo dices, no hay una medicina mejor que otra. Cada una tiene sus efectos positivos y negativos… pero al final, lo que verdaderamente sana es el mirar hacia dentro. Como dice el refrán “todos los caminos llegan a Roma “, cada cual, dirigido por su intuición, es libre de escoger el que mejor le parezca o tomar de varios a la vez.

        Muchísimas gracias por tu sitio web y todo tu trabajo maravilloso, no imaginas cuánto me has ayudado al encontrarte aquí. Para mi vida hallar este sitio ha sido como una confirmación real de que el camino que había descubierto en el estudio de las emociones internas, era realmente el correcto. Porque claro, sí es la intuición la que debe mostrarnos el camino, pero a veces sucede que se tiene miedo… más quizá a mi edad y en vista de todas aquellas experiencias mágicas por las que he pasado en el último tiempo.
        En mi país (soy de Chile) esto de mirar hacia el inconsciente cuando uno enferma, no es muy habitual … recién se empieza a hablar de esto, pero aún sin tomarle el peso que tiene verdaderamente el asunto, entonces, encontrar este sitio y a ti ha sido fantástico.
        Millones de gracias.
        Aún estoy en fase de escritura con mi libro, pero en cuanto esté terminado, claro que te avisaré. (Comentarios como el tuyo me refuerzan la idea de escribirlo, así que muy agradecida de tus palabras)

        En cuanto me haya creado una cuenta en Facebook me uniré al grupo que allí tienes. Estaré encantada de conocer más de ti.
        Abrazos.

        • No Vale, las gracias te las tengo que dar yo a ti!

          Aunque agradezco también muchísimo tu gratitud, valga la redundancia.

          Estoy de acuerdo contigo en todo y espero que sigamos en este camino juntas mucho tiempo.

          Te mando un gran abrazo y mucho ánimo con tu búsqueda interna, tu libro y con todo.

          Muuuuuá

    • Qué gran historia, Vale.

      Me ha emocionado leer cómo has hecho tanto por ti misma, cómo has sabido entender que tu cuerpo te estaba enviado una llamada de auxilio, y todo el trabajo personal que hay detrás de tu recuperación. La magia de la vida, Lo que algunos llaman milagro o no se explican. Desde luego que debes escribir ese libro y ayudar a comunicar ese mensaje al mundo.

      Comparto totalmente tu visión como ex-enferma, y la sensación de agradecimiento que queda por la oportunidad de aprender y sanar tanto. En mi caso sí tomé la medicación que me dieron en el hospital, y estoy muy agradecida a ella a pesar de los efectos secundarios. Comparto la idea de Tania de combinar distintas medicinas y buscar otras visiones siempre de nuestra situación. Lo que me ha devuelto la SALUD con mayúsculas es el trabajo interior.

      Gracias por compartir tu historia, que me inspira y me empuja a seguir haciendo lo que hago. Un abrazo enorme.

      Beatriz

      • Gracias por contestar a Vale, Beatriz!

        Como yo conozco un poco tu historia sé que también es digna de ser escrita a modo de libro para que otras personas puedan impulsarse con tu experiencia.

        Sois dos personas realmente valientes y comprometidas que debéis vuestra curación sobre todo a vosotras mismas.

        Hoy en día, nos guste reconocerlo o no, todas las personas sabemos que la actitud adecuada mueve montañas, más allá de lo que la vida nos pone delante para sanar.

        Estoy orgullosa de tener gente como tú en RevolucionaT.

        Un abrazo preciosa

        Tania

      • Hola Bea,

        Gracias por compartir tu experiencia!

        Yo también soy partidiaria de la medicina convencional cuando la situación lo requiere. Pues nuestro cuerpo es un vehículo y cuando hay que repararlo, mejor que elijamos un buen taller que nos asegure los resultados, no?

        Está claro que la medicina nos puede paliar los efectos de una enfermedad, pero luego hay que mirar hacia dentro para ir a la raíz del problema, la causa.

        Cada uno es libre de elegir, pero no por dejar de tomar medicamentos se es más espiritual. Hay que ser consciente de los recursos que la ciencia nos proporciona hoy en día, aunque ya te digo que sin una liberación emocional, no hay sanación.

        Gracias bonita,

        Un abrazo.

      • Beatriz, emocionante para mí saber que mi relato te ha emocionado. Comentarios motivadores como el tuyo me animan a seguir escribiendo aquel libro. Muchas gracias por responderme.
        No conozco tu historia (me encantaría conocerla), pero comparto plenamente aquello que dices del agradecimiento infinito que se siente cuando uno se va recuperando en todo el sentido de la palabra, puesto que cuando uno mira su interior con la intención de sanar dejando de lado el miedo a volver a estar bien (porque suele pasar eso de que la enfermedad se transforma en una zona cómoda, la excusa ideal en el fondo para no llevar a cabo las reformas que nuestro ser en realidad nos está pidiendo, reformas, que por cierto suelen no ser nada de gratas), suele suceder que prácticamente todo, en todos los aspectos de la vida, mejora.

        Y sí, también comparto eso de que se pueden combinar varias medicinas (creo que la intuición nos va guiando en ese tipo de elecciones), porque ninguna excluye a la otra… y al final, el logro de la SALUD, como dices tú, es algo que se da cuando uno se atreve a mirar el interior con una lupa bien gigantesca, dispuesta a encontrarse con dolores enquistados muy profundos. En mi caso, si bien no controlé el lupus ni sus consecuencias con medicación tradicional, sí he recurrido a antibióticos en caso de infecciones o analgésicos para paliar los dolores, por ejemplo; también he usado hierbas ; reiki, etc.
        Y, probablemente, no dudo que mi tratamiento con los médicos espirituales (monjes brasileños), de no mediar este trabajo interno que he llevado a cabo, quizá no habría funcionado.

        Gracias de nuevo por tomarte un tiempo para escribirme.
        Abrazos gigantescos. Y gracias por reafirmarme que voy en la senda correcta!

    • Hola Vale,

      Muchas gracias por compartir tu preciosa historia de superación personal. Desde luego los milagros suceden cuando uno se alienea con su propio corazón.

      Yo también doy fe que la auténtica sanación vienen de uno mismo. Seguiste tu instinto y la vida te fue abriendo camino a un conocimiento mágico. Pues la liberación de emociones reprimidas de la infancia nos permiten aumentar la conciencia, comprender y perdonar para que nuestras emociones vibren en otra frecuencia.

      A partir de ahí los cambios en nuestra vida vienen solos.

      Será un placer leer tu autobiografía, estoy segura de que servirá a muchas personas a mirar hacia dentro para hallar las respuestas.

      Gracias bonita,

      Un fuerte abrazo.

      • Patricia, muchas gracias por responder.
        Comentarios como el tuyo me ayudan a reafirmar que estoy en el camino indicado, cuando el ánimo decae.
        Te envío un gran gran abrazo!
        Y será un placer para mí si lees mi libro cuando esté terminado… líneas como las tuyas motivan a escribir. Y la idea al publicarlo será esa: intentar darle un empujoncito a las personas que lo necesiten , y que quizá, como tú o yo en su momento, tengan dudas o miedos respecto a las consecuencias que pueda conllevar el soltar las ataduras de la mente y mirar hacia dentro. Creo firmemente que el mundo tiene derecho a soñar… a soñar que no existen los imposibles!

        Muchas gracias por motivarme a seguir por donde voy y a seguir soltando mis ataduras.
        Abrazos!

Deja un comentario