CÓMO MANTENER ALTA TU AUTOESTIMA MIENTRAS ESTÁS EN PARO

Hoy quiero hablarte de lo mucho que puede dañar tu autoestima encontrarte sin trabajo.

Puede que en algún momento de tu vida te hayas encontrado en el paro y ante esa situación hayas tirado por tierra el valor que te dabas a ti misma.

Y es que el trabajo te da identidad, ¿verdad?

Cuando alguien te pregunta quién eres lo primero que se te viene a la cabeza es:

  • Soy ingeniera
  • Soy limpiadora
  • Soy empresaria
  • Soy profesora
  • Soy peluquera

Siempre pensamos antes en el trabajo que en cualquiera de los demás roles que ejecutamos en un día normal de nuestra vida.

Es por esto, por lo que muchas mujeres que se encuentran sin trabajo piensan que ese hecho las hace menos valiosas.

Sin trabajo me refiero a trabajos remunerados fuera de casa. Ya sabes que todas las mujeres trabajan, solo que a algunas no se les reconoce este hecho.

Sin embargo, esto de que me falle la autoestima por estar sin trabajo no es algo que me haya pasado a mí. Por eso, en lugar de contártelo yo, te lo va a contar Eva de Eva Experience.

Eva es una chica súper maja con un proyecto muy chulo. Sin embargo, hasta llegar a conseguirlo ha tenido que pasar por muchas fases y no todas preciosas.

Ella quiere contarte qué puedes hacer para mantener sana tu autoestima aunque estés en el paro.

¡No te pierdas este artículo porque es muy interesante!

Te dejo con Eva.

 

 

 

Hoy hace 2 años que encontré el trabajo con el que entonces soñaba:

  • Un trabajo de lo que había estudiado
  • Con proyectos muy interesantes
  • Compañeros majísimos
  • Con unas buenas condiciones
  • ¡E incluso un buen jefe!
  • Y en una ciudad que me encanta

Pero llegar hasta ahí fue muy duro. Sobretodo los largos meses que pasé en el paro: ese tiempo de búsqueda de empleo casi me cuesta mi autoestima.

Te cuento: soy Eva y hace más de 5 años que emigré al extranjero para trabajar de ingeniera. Llegué a Austria ya con trabajo de lo mío, pero con el paso del tiempo me di cuenta de que no era feliz, pues era bastante monótono.

Quería nuevos retos y proyectos y, sobretodo, quería mudarme a la misma ciudad que mi pareja.

Así que decidí confiar en mí misma y jugármelo todo a una carta:

  • Dejé el trabajo
  • Me mudé a donde quería
  • Y me puse a buscar un nuevo puesto

Pensaba que me iba a resultar bastante fácil encontrarlo: tenía experiencia y ya había aprendido alemán. Pero estaba muy equivocada.

 

 

Los peores meses de mi vida

 

Los meses fueron pasando y mis días se hicieron terriblemente insoportables. Si has estado en el paro, sabrás de lo que te hablo:

  • Estaba harta de enviar currículums sin recibir respuesta
  • Cuando conseguía ir a una entrevista, me rechazaban
  • Pensaba en trabajar de cualquier cosa, pero tampoco encontraba nada
  • No me permitía disfrutar de unas mini-vacaciones porque pensaba que no me las merecía

Por suerte tenía dinero ahorrado y nunca sentí el agobio de no llegar a fin de mes. Tampoco tenía hijos que mantener. Por supuesto, eso habría sido mucho más duro.

Pero aún así, lo pasé muy mal. Frustración, impotencia y apatía era lo que sentía cada día.

Y es que todos los días eran iguales: me pasaba el día en pijama mandando currículums, con la sensación continua de estar perdiendo el tiempo y de que nunca encontraría trabajo.

SPOILER: ¡pero al final lo encontré! y te voy a contar todos los trucos que usé para ello.

 

 

Consejos para superar la frustración de estar en el paro

 

Me di cuenta de que no podía seguir así, que tenía que hacer algo para recuperar la motivación necesaria para buscar trabajo.

¿Y qué se me ocurrió? Pues buscar por internet.

Leí varios artículos repletos de consejos para no caer en una depresión por desempleo. Los 3 consejos más repetidos fueron estos:

  1. Buscar trabajo es como un trabajo en sí mismo
  2. Madruga y sigue un horario normal
  3. Sal a correr o ve al gimnasio

¡Y un cuerno!

Aunque estos consejos sean bienintencionados, a mí no me sirvieron en absoluto, y te explico porqué:

 

1. Buscar trabajo es como un trabajo en sí mismo

Es imposible tirarse 8 horas al día buscando trabajo. Llega un momento en que ni eres efectiva, ni logras encontrar más ofertas.

Acabas navegando sin rumbo por Infojobs o Linkedin y no haces más que perder el tiempo.

Lo que realmente creo que habría que hacer sería trabajar por objetivos y no por horas.

Por ejemplo: enviar 10 currículums al día en vez estar 8 horas mandando currículums. Si lo terminas en 3 horas, puedes dedicar el resto del tiempo a otra cosa.

 

2. Madruga y sigue un horario normal

¿Y qué pasa si soy más productiva por la tarde?

Al principio intenté madrugar, pero me sentaba frente al ordenador medio dormida y no conseguía redactar ni media carta de presentación.

Descubrí que aprovechaba más el tiempo si me levantaba un poco más tarde, dedicaba las primeras horas a ordenar la casa o ir a comprar y después de comer ya me ponía a enviar los currículums.

Cada uno tiene un ritmo y unos horarios, descubre los tuyos y aprovecha el tiempo el máximo.

¡Eso sí! Aunque me habría encantado hacerlo, no creo que sea buena idea dormir hasta las 12. Es posible que te llamen para alguna entrevista y no vas a contestarles con voz medio dormida, ¿no?

 

3. Sal a correr o ve al gimnasio

Como no quería estar pagando una suscripción a un gimnasio mientras estaba en el paro, traté de salir a correr.

¿Qué pasó? Que sólo logré salir a correr una vez. Al principio me excusé en el frío y el mal tiempo, pero cuando llegó la primavera, seguí sin lograr salir a correr.

Así que además de sentirme mal por no encontrar trabajo, empecé a sentirme mal por no conseguir hacer deporte…

 

 

El verdadero problema: mi autoestima cayendo en picado

 

Tras un tiempo intentando aplicar los consejos anteriores, vi claramente que no funcionaban.

Sólo ahora me doy cuenta de lo que me estaba pasando: mi autoestima estaba por los suelos.

Y es que parece que en esta sociedad si no tienes trabajo no eres nadie.

¿Por qué lo primero que preguntamos al conocer a alguien es a qué se dedica?

Recuerdo ir una noche a una quedada para practicar alemán. Cuando un chico me preguntó a qué me dedicaba, dije que estaba buscando trabajo. Acto seguido se giró a preguntar a otra persona y me ignoró.

Así era difícil mantener la autoestima.

Y si tú no crees en ti, ninguna empresa te va a contratar.

Si tú no crees en ti ninguna empresa te va a contratar Clic para tuitear

 

 

¿Cómo volví a creer en mí y a recuperar mi autoestima?

 

Para recuperar mi autoestima y lograr encontrar trabajo sólo sirvió una cosa: volver a ser yo misma.

No fue nada sencillo tuve que esforzarme cada día, pero funcionó.

En concreto, éstas son las cosas que me sirvieron para superar esa frustración, impotencia y apatía de las que te he hablado antes.

 

Hacer ejercicio

 

“Pero Eva, ¿no has dicho antes que no pudiste salir a correr más de 1 día?”

¡Pues claro que no pude! ¡porque no me gusta correr! Me había dejado llevar por lo que hacían los demás y lo que había leído en internet. Y encima me hacía sentirme mal no ser capaz de salir a correr.

Sin embargo, en la época que pasé en el paro, decidí apuntarme a un curso de escalada. ¡Y me encantó!. Desde entonces me chifla escalar.

El problema era que tenía que encontrar el deporte que cuadrara conmigo y, en cuanto lo encontré, me sirvió para volver a sentir ilusión por mi vida.

Gracias a la escalada pude volver a tener una actitud optimista en la búsqueda de empleo.

 

Relacionarme con gente

 

Como te he dicho al principio, me quedé en paro porque me mudé a otra ciudad. Allí sólo conocía a mi pareja y como él trabajaba, estaba sola la mayor parte del día.

No conocía a nadie más en la ciudad y pasar tantas horas sola, además de afectarme emocionalmente, me hacía olvidarme del alemán. Con lo cual era cada vez más difícil encontrar un trabajo.

Así que empecé a ir a quedadas para practicar alemán (ignorando a los que no me hablaban por estar en paro), hice amigos en el curso de escalada y poco a poco me fui relacionando con más gente.

 

Levantarme con música

 

Como ya sabes, me costaba mucho madrugar. Decidí atrasar un par de horas el despertador, no había ninguna necesidad de levantarme a las 7 de la mañana. Y además, cambié mi alarma por música motivadora a todo volumen.

Era mucho más fácil comenzar el día al ritmo de buena música que sintiéndome mal por no haber madrugado.

Si a ti también te cuesta horrores madrugar, no te pierdas estos consejos de Tania sobre cómo levantarte por las mañanas para que tu día sea un éxito.

 

Escribir un diario

 

Pero no todos los días eran buenos. Aunque estaba mucho más motivada que antes, aún había días en los que pensaba que nunca encontraría trabajo.

Esos días de bajón, escribía un diario.

Esto me ayudaba a dejar los malos pensamientos por escrito para poder volver a centrarme en las cosas buenas.

Si no te gusta escribir, también hay otras actividades que pueden ayudarte a mantener a raya los malos pensamientos:

¡Haz la actividad que más te guste y vuelve con energías renovadas a la búsqueda de empleo!

 

Hacer un voluntariado

 

La época en la que estuve en paro coincidió con la crisis de refugiados. Aprovechando que me encontraba en Austria y tenía tiempo durante el día, pude colaborar con la cruz roja en un campo de acogida.

Esto me aportó múltiples beneficios:

  • Sentirme mejor conmigo misma al ser útil para la sociedad.
  • Relacionarme con gente
  • Observar las cosas desde otra perspectiva: darme cuenta de que mi situación, que yo creía desesperada, no lo era para nada comparada con la de los refugiados

 

Pedir ayuda

 

Aunque me costaba admitirlo, fui consciente de que no podía con todo yo sola.

Así que pedí ayuda a nativos austríacos para que corrigiesen mi currículum en alemán.

Cada persona tiene unas necesidades y seguro que hay alguien dispuest@ a ayudarte. ¡No tengas vergüenza!

Algunas ideas:

  • Esa amiga que tiene una cámara reflex quizás pueda hacerte una buena foto para el currículum
  • Pedir ayuda a alguien que te llame por las mañanas para ayudarte a levantarte
  • Si eres un amasijo de nervios en la entrevista de trabajo, haz un simulacro con un amig@. ¡Que no te pillen con las preguntas más difíciles de la entrevista!
  • Pregunta a personas que estudiaron lo mismo que tú y que te cuenten cómo encontraron trabajo
  • Pide ayuda a Tania si tienes problemas de autoestima y no sabes cómo salir adelante
    o descarga mis recursos gratuitos si estás pensando en emigrar y buscar un trabajo en otro país.

 

 

Conclusiones

 

Todas estas técnicas me funcionaron porque son las que se adaptaban a mí, pero cada persona es diferente.

Por eso, las mejores armas para salir del desempleo son:

  • Autoconocimiento: Escucha tu corazón para tomar las mejores decisiones
  • Actitud positiva: Por difícil que sea, sé optimista y lucha por mantener una autoestima bien alta.
  • Perseverancia: La búsqueda de trabajo puede resultar tediosa, pero no puedes tirar la toalla. ¡Envía currículums todos los días!

¡Mucho ánimo en tu búsqueda!

Espera, espera…Si estás pensando en irte a buscar trabajo a otro país, te regalo esta guía que te va a ser muy útil. 

 

Y ahora me encantaría leerte en los comentarios:

¿Has sentido alguna vez que estar en el paro estaba acabando con tu autoestima?

¿Cómo lo solucionaste?

Seguro que puedes aportar mucho valor con tus comentarios a las personas que lean este artículo.

Un abrazo desde Austria.

Tu ayuda es fundamental para mí. Si te ha gustado PUEDES COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES. Muchísimas gracias🤗 Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
The following two tabs change content below.
¡Hola, soy Eva! Hace más de 5 años, decidí emigrar a Austria. Sin experiencia, sin contactos, sin saber alemán y sin conocer a nadie allí. Ahora trabajo de ingeniera en unos proyectos que me apasionan, con un horario y sueldo dignos. Vivo en el centro de Europa, rodeada de 7 países a menos de 3 horas, tengo los Alpes a un paso. Hablo en alemán y tengo amigos internacionales. Y lo mejor es que tú también puedes lograrlo. Comienza descargándote gratis la Guía para emigrar con éxito en 10 pasos. ¡Atrévete a emigrar! ¡Vive tu experiencia!

Latest posts by Eva Dinnbier (see all)

8 comentarios en “CÓMO MANTENER ALTA TU AUTOESTIMA MIENTRAS ESTÁS EN PARO

  1. Mil gracias por dejarme escribir aquí, Tania. Para mí es todo un honor aparecer en RevolucionaT.

    Magnífica la introducción por cierto.

    Espero de corazón que a cualquiera que esté en paro le pueda servir este artículo. Y por supuesto le mando mucho ánimo para recuperar su autoestima y encontrar el trabajo deseado, en ese orden 😉

    ¡Un abrazo!

    • El honor es mío Eva, al poder contar con un artículo de tanto valor.

      Segurísimo que le sirve a mucha gente, de momento una amiga ya me ha escrito esta mañana nada más ver la newsletter porque es justo un artículo que le viene fenomenal.

      Muchas muchas gracias por haber dejado un pedacito de ti en RevolucionaT.

      Un fuerte abrazo compañera

  2. Hola Eva, hola Tania,

    por fin he podido leer este artículo que había guardado en la recámara :-).

    Me ha encantado porque me reconozco en muchas de las cosas que has contado cuando me vine a vivir a Bélgica. Me costó un año encontrar mi primer trabajo porque no hablaba los idiomas. Sentir que tienes que volver a empezar de 0 cuando te sientes listo para comerte el mundo era superfrustrante.

    Me ayudó mucho socializar, estar todo el día en casa es lo peor para que se te caiga la casa encima y acabar con la moral por el suelo.

    Lo más importante es para mí no identificarte con un trabajo, como muy bien has explicado. Nadie es su trabajo, ni su título, ni su profesión, somos muchísimo más que eso. Pero creo que es un ejercicio que requiere cierta madurez, yo misma tardé mucho en darme cuenta de ello.

    Muchas gracias por este bonito artículo y un abrazote para los dos!

    Kiki

    • Personalmente este artículo me encanta, me alegro de que a ti también Kiki!

      Parece lógico y sencillo todo lo que cuenta Eva pero cuántas personas en esa situación lo aplican??

      Nos cegamos con los inconvenientes y no vemos que siempre son oportunidades para mejorar.

      Un abrazo linda

    • Hola Kiki!!

      ¡Qué alegría leerte por aquí!

      Exacto, como bien dices, estar todo el día en casa es lo peor que podemos hacer al estar en paro, aunque parezca contradictorio.

      Cuanto más salgas, te relaciones con otra gente y hagas actividades, más rápido encontrarás trabajo.

      Por una parte, porque estás haciendo contactos que conocen tu situación y podrían enterarse de alguna oferta de trabajo. Y por otra porque el simple hecho de moverte, salir y hacer cosas sencillas, te ayudará mantener la motivación y la autoestima bien altas.

      ¡¡Un abrazo muy grande!!

Deja un comentario