cómo aprender a desconectar del trabajo

CÓMO APRENDER A DESCONECTAR DEL TRABAJO CUANDO YA SE HAN ACABADO LAS VACACIONES ¡MIS 2 RETOS VERANIEGOS!

¡Es verano! ¡Llegan las vacaciones! Y según llegan…se van…Y si encima no sabes cómo desconectar del trabajo es como si no las hubieras tenido. 

¿Cuál es tu forma de disfrutar estos días maravillosos que llevas esperando todo el año?

  • ¿Te vas a la playa con la familia?
  • ¿Te coges unos días con tu pareja?
  • ¿Tienes la suerte de irte a Gandía con tus amigas?
  • ¿Has organizado un viaje sola a ese país que tanto te apetece visitar?
  • ¿O este año no hay pasta para irte de vacaciones? ¡No me digas!

¿Sabías que puedes cogerte vacaciones sin gastar un duro? ¿Sabías que cuando se te han acabado los días de vacaciones aún puedes hacer algo para tener más cuando quieras?

Quiero enseñarte dos maneras para que aprendas a desconectar de los problemas, del trabajo o de lo que quieras, de la forma más sencilla y barata del mundo.

 

 

 

 

LO MÁS IMPORTANTE DE LAS VACACIONES ES CÓMO APRENDER A DESCONECTAR DEL TRABAJO

 

Da igual el destino, la compañía o el método de transporte que utilices para irte de vacaciones…¿De qué te sirve planearlo todo a la perfección si luego eres incapaz de desconectar del trabajo?

Y por trabajo, entiéndeme, me refiero a tus rutinas habituales, a tus compromisos, a tus obligaciones remuneradas o no.

El hecho de no saber cómo desconectar del trabajo trae consigo que vuelvas de las vacaciones peor de lo que te fuiste, porque al síndrome post vacacional se te unirá la frustración de no haber sabido disfrutarlas.

 

 

¿QUÉ SIGNIFICA PARA TI COGERSE VACACIONES?

 

Según esta definición, las vacaciones son ese período donde tienes que descansar, no permitir que nadie te moleste y realizar las actividades que te gustan.

Vamos que no es obligatorio irse a la playa, hacerse un crucero o visitar un país exótico. Para cogerse vacaciones vale con:

  • Dejar de trabajar
  • Descansar
  • Hacer aquello que te gusta
  • Impedir que te molesten

Y por suerte ¡eso se puede hacer casi en cualquier sitio y gastando poquísimo dinero!

 

 

HAY QUIEN NUNCA VA A APRENDER A DESCONECTAR DEL TRABAJO NI AUNQUE TENGA 6 MESES PARA HACERLO

 

Seguro que tú, al igual que yo, conoces a la típica persona que se va de vacaciones y se pasa el día controlando el correo electrónico, pegada al móvil por temas laborales y con el ordenador bien cerca por si la empresa explota en su ausencia.

aprender a desconectar del trabajo

¡Hay mucha gente así! El ejemplo más claro de esto es mi padre.

Mi padre no puede pasar un solo día de su vida sin tener contacto con el trabajo. ¡Ni uno solo! No te exagero, créeme.

Da igual que sea domingo, que estemos de vacaciones o que se haya muerto la mismísima reina, mi padre tiene que trabajar o sino el que se muere es él. ¡Pues él verá!

Nosotras ya nos hemos acostumbrado a que todos los días, mientras comemos, suene el móvil 15 veces y las 15 veces lo coja, que estemos en la playa y le perdamos de vista porque se ha tenido que subir a un cerro a buscar cobertura, o que lleguemos tarde a todos sitios porque está resolviendo algún problema de trabajo…¡Pobrecito, ¿no?!

¡Tendría que haber cursos para aprender a estar de vacaciones!, ¿verdad?

Me atrevo a criticar a mi padre cuando yo he tenido temporadas peores:

Trabajaba en un gimnasio en el Paseo de la Castellana de Madrid y me gustaba tanto mi trabajo (o eso quería pensar) que cuando tenía vacaciones me iba allí, a hacer ejercicio y charlar con mis compis.

Cuando mi jefe me veía entrar me decía: “¿Pero quieres hacer el favor de irte a tu casa? ¡Que estás de vacaciones!”.

A día de hoy entiendo que no era lo mucho que me gustaba mi trabajo, sino lo vacía que me sentía sin él…

 

 

 

 

NO ME PIENSO QUEDAR SIN VACACIONES ¡Y TÚ TAMPOCO!

 

Tú tienes derecho a vacaciones y yo también.

Después de pasarme 7 meses recorriendo Asia, donde he tenido temporadas de no despegarme de la tablet y temporadas de tocarla más bien poco, siento como que estoy haciendo las cosas a medias.

Por un lado siento que estoy trabajando porque no paro de currar para que mi proyecto online salga adelante. Pero por otro lado, como aún no tengo ingresos ni horarios establecidos, a veces siento que esto es un hobbie más que otra cosa.

Sí, para mi lo que hago es trabajo porque la intención es poder llegar a ganarme la vida con ello algún día, aunque el día no haya llegado aún, sin embargo, el hecho de no tener un horario fijo, ni tener que cogerme los fines de semana obligatoriamente, me tiene desconcertada. 

Así que cuando la gente me pregunta a cerca de las vacaciones me salen respuestas muy variopintas:

  • “¿Vacaciones? ¡Pero si llevo 7 meses de vacaciones! Por este año ya está bien”.
  • “Claro, me voy una semana a Ibiza a ver a mi sobrino (porque mis padres nos han comprado los billetes que sino ni de coña y, además, tendré que llevarme el ordenador sí o sí)”.
  • “Nos iremos una semanita a la playa a desconectar”.
  • “Ni hablar, no hay vacaciones hasta nueva orden”.

Pero hoy me he dado cuenta gracias a la wikipedia de que ¡te puedes coger vacaciones cuando quieras!…Es cuestión de adaptarte y comprometerte con la situación que estés viviendo. 

Si tu problema es únicamente la falta de dinero, en este artículo te lo resuelven rápidamente para que puedas viajar con un presupuesto muy muy ajustado.

como cogerse vacaciones sin diero

 

 

 

 

 

VARIOS RETOS PARA APRENDER A DESCONECTAR DEL TRABAJO Y COGERTE “VACACIONES” CUANDO QUIERAS

 

¡Mis retos para el verano de 2017 te pueden ayudar muchísimo!

  • ¿Quieres cogerte vacaciones ahora mismo sin gastar un duro?
  • ¿Se te han acabado ya las vacaciones pero necesitas más?
  • ¿Te gustaría cogerte vacaciones sólo para ti?
  • ¿Tienes poco tiempo para irte de vacaciones y no sabes cómo hacerlo?
  • ¿Te cuesta muchísimo desconectar?
  • ¿Estás dispuesta a dejar de quejarte por todo esto?
  • ¿Estás dispuesta a dejar de ponerte excusas?

 

RETO 1

Este reto es para ti si:

  • Este año no puedes cogerte vacaciones por el motivo que sea.
  • Ya has tenido vacaciones pero te han sabido a poco.
  • Vienes más cansada de las vacaciones de lo que lo estabas antes de irte.
  • Necesitas desconectar porque lo de asesinar te sale más caro.

¡Haz lo siguiente!:

 

1. Busca un día única y exclusivamente para ti.

Da igual si ya se te han acabado las vacaciones, un día se puede sacar aunque sea de debajo de las piedras. ¿Qué hemos dicho antes de las quejas y las excusas?

 

2. Quédate en tu casa si te apetece o busca una alternativa como la casa de una amiga o un hotelito cercano (dependiendo de tu economía y de lo que te apetezca), que te permita estar en soledad.

 

3. Si tienes niñ@s o pareja, coméntales tu plan y razona de buenas maneras para que respeten tu idea.

Lo suyo sería que ese día no pasen por casa, si lo que has decidido ha sido quedarte en ella.

Vale, sabía que este punto iba a levantar ampollas pero te he dicho varias veces que ¡nada de excusas!. No es tan difícil, nadie se va a morir porque faltes un día. Será mejor eso que tenerte cansada y de mala leche el resto del verano, ¿no?

 

4. Haz una lista con las cosas que te gustaría hacer.

Te pongo algunas ideas:

  • leer,
  • tomar el sol,
  • bailar desnuda frente al espejo,
  • darte un gran baño de espuma,
  • escuchar música,
  • comer helado,
  • irte a pasear por el monte y darte una ducha fría antes de tumbarte a beberte un vinito mientras ves una peli,
  • probar ese curso de meditación que compraste hace meses…

¡Lo que te de la gana! Lo normal es que no pidas demasiado, en realidad lo único que necesitas es desconectar un poco, ¿verdad?

Pero si eres de improvisar, no apuntes nada. Conozco a más de una que ese día se lo pasaría durmiendo, jeje.

 

5. ¡Hazlo!

Pero hazlo sin una pizca de culpabilidad. Hazlo porque te apetece, porque lo necesitas y porque quieres. ¡No hay más!

 

Si tienes pareja y niñ@s siempre puedes acordar con tu pareja para que también ella tenga la posibilidad de hacer lo mismo cuando quiera. Es lo justo, ¿no?

Pero bueno, en cómo tienes que llevar tu pareja y tu familia no me voy a meter, al menos no en este post, jejejeje. Es algo tan complicado, que depende de tantos factores y en lo que no tengo ninguna experiencia que no me atrevería a ahondar mucho más…

Querer es poder, casi en la mayoría de los casos. Y cuando explicamos las cosas desde el corazón, sin broncas, sin echar cosas en cara y con toda sinceridad, los demás no van a poder hacer otra cosa que respetarte.

 

RETO 2

Este reto es para ti si:

  • Necesitas aprender a desconectar del trabajo, o de tu vida diaria, cuanto antes.
  • Te resulta muy difícil desvincularte del trabajo con tanta tecnología disponible.
  • Has agotado tus vacaciones y no paras de pensar en las siguientes.
  • Sientes que tienes un poquito de ansiedad y la idea de estrellar el móvil contra la pared ronda por tu cabeza todo el día.

 

¡Haz lo siguiente!:

 

1. Elige el día menos productivo de la semana (no tiene por qué ser el domingo, a veces los lunes no hay ni dios que trabaje).

Es tu decisión, intentando no perjudicar a nadie claro. Seguro que todo el mundo se puede apañar un día sin ti. ¡Nadie es imprescindible!

 

2. Avisa en el trabajo, a la familia o a quien creas necesario de que ese día estarás totalmente fuera de línea.

De este modo te evitarás malos entendidos y cabreos innecesarios. No tienes que dar muchas explicaciones si no quieres, pero por lo menos avisar a las personas a las que les pueda afectar tu decisión. ¡Y mantente firme!

 

3. Apaga el ordenador, la tablet, el móvil y cualquier estimulo de ese tipo ¡para todo el día!

¡No estás para nadie! Pero para nadie de nadie…Cuanto mejor lo hagas, mejores serán los resultados que obtendrás, ¿no te parece?

 

4. No hace falta que hagas nada diferente a lo que tenías pensado hacer, el simple hecho de descansar de esos estímulos te va a ayudar muchísimo.

Si has elegido un día laborable, disfruta de tu día concentrándote sólo en las cosas más importantes. Si has elegido un día ocioso ¡tócate las narices sin que nadie te moleste!

 

5. Nada de culpas ni remordimientos, regodéate en tu satisfacción, en tu rebeldía, ¡eres una valiente!

¿Culpa de qué? ¿De cogerte un día para descansar?, ¿de aprender a desconectar de los problemas?, ¿de intentar estar más tranquila, más fuerte y más feliz?

 

¡Prueba y verás lo bien que te sienta!

 

 

CONCLUSIONES

 

Simplifica las cosas y acepta lo que no puedes cambiar.

A veces, unos simples retoques, nos facilitan tanto la vida que merece la “alegría” intentarlo. 

No es fácil aprender a desconectar del trabajo, lo sé, a mi también me pasaba, pero es muy importante que te hagas consciente de ello y vayas encontrando la manera a base de repetir estos pequeños retos cada vez que lo necesites.

Quizá este verano no tengas dinero para hacer todo lo que te gustaría, puede que no te apetezca hacerlo sola, puede que aunque tengas una familia necesites un día sólo para ti, puede que al mes de volver al trabajo ya necesites vacaciones otra vez, puede que un hecho tan sencillo como apagar el móvil un domingo haga que tu energía crezca de forma exponencial. ¡Sólo tienes que comprobarlo!

Puedes aprender a desconectar del trabajo ¡ya! y cogerte pequeños momentos de vacaciones que te permitan vivir un poquito mejor.

¿Qué pierdes con probar?

 

¿Te apuntas a mi reto?

¿Cuál eliges?

¿Qué te parece la idea?

CUÉNTAMELO TODO EN LOS COMENTARIOS

 

¡FELIZ Y REVOLUCIONARIO VERANO!

 

 

Tu ayuda es fundamental para mí. Si te ha gustado PUEDES COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES. Muchísimas gracias🤗 Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Ayudo a las personas a superar sus miedos a través de su propio autoconocimiento, para construir la vida que desean. Impulso a gente como tú para dejarse de excusas y pasar a la acción. Porque puedes hacer con tu vida lo que quieras, igual que hago yo cada día. Las respuestas a tus preguntas, las tienes tú. Yo sólo he venido a acompañarte, con todo mi amor.

Deja un comentario