¿TE SIENTES COMO LA ÚLTIMA MIERDA? APRENDE A QUERERTE Y VALORARTE DESDE HOY MISMO

 

¡Aprende a quererte y valorarte y no necesitarás nada más! Sí, tú pensabas que te querías y te valorabas pero, con el tiempo, has ido descubriendo actitudes en ti que tiran por la borda ese pensamiento.

Pero estabas tan ciega…¡tan tan tan ciega!, que eras incapaz de darte cuenta de que la mayoría de tus problemas provenían del mismo lugar: de la falta de amor por ti misma.

 

¡Pues basta de fingir que eres un ser superior y que no necesitas estas cosas! Vamos a poner las cartas sobre la mesa.

Cómo aprender a quererte más no es una tarea fácil, debería haber una asignatura de estas en la escuela. Bastante más importante es aprender a quererte que saberte los afluentes del Miño…

Pero en fin…como nadie te lo enseñó en la escuela, voy a intentar contarte yo misma todo lo que he aprendido al respecto.

 

 

 

 

 

APRENDE A QUERERTE Y VALORARTE ENTENDIENDO POR QUÉ TE SIENTES ASÍ

 

 

Muchos de tus problemas pueden estar derivados, igual que me pasaba a mí, del total desconocimiento que tienes de tus necesidades. En realidad no te conoces, ¿cómo ibas a querer a una persona que no conoces?

Es muy importante que mires hacia dentro para encontrar las respuestas.

Sabes que no te gusta tu cuerpo, ni tu cara, a veces no sabes ni cómo vestir para verte bien, necesitas maquillarte a diario para sentirte más segura y, aún así, cada vez que te miras en un espejo te sacas alguna pega.

Pero nadie se da cuenta, aparentas ser súper segura y autosuficiente.

 

Y, aunque tienes la suerte de que ya vas viendo cómo funcionas, cuando se te pasa por la cabeza empezar a solucionar estas cosas, también te echas atrás.

¡No jodas! ¿Cómo vas a reconocer tantas miserias? ¿Tú?

Si se las cuentas a alguien ¿qué imagen estarás dando?

¡De eso nada! No estás dispuesta. ¡Con lo que te ha costado construirte esta imagen!

 

Aprender a quererte…¡menuda tontería!

Si la culpa es de tu madre, que te tiene frita 😂 

¿O es de tu padre?

No, no, no…la culpa es de la escuela, de la sociedad, de Tele5, de tu hermano mayor, de la vecina del quinto, de tu tía Pepita…

Cuando en realidad no tienes la más mínima idea de por qué eres tú una de esas personas que necesitan aprender a quererse y valorarse.

¿Seguro que la culpa no es de los demás?

Pensabas que tenías una autoestima tan fuerte que no te queda más remedio que echar balones fuera. Lo que sea antes de reconocer que el problema está en ti.

 

 

SIGNOS DE QUE NO TE QUIERES NADA

 

Te cuesta mucho reconocer que tienes un problema de falta de autoestima, sobre todo delante de los demás, ¡joder con el qué dirán!, pero en soledad eres más consciente de lo que crees de tus verdaderos problemas.

Algunos signos de que no te quieres mucho, a pesar de que lo disimulas muy bien:

  • Te cuesta mirarte en el espejo desnuda
  • Te comparas con otras mujeres continuamente
  • Necesitas la aprobación de los demás para sentirte valiosa
  • No soportas las críticas
  • Tienes que ir siempre de punta en blanco
  • Aparentas ser súper segura de ti misma para que no te hagan daño

 

 

 

DE DÓNDE VIENE LO QUE SIENTES

 

Quizá me estoy ensañando un poco con el papel de los padres pero es que no puedo dejar de ver en la familia la base de todo lo que va a ser la vida después. Lo bueno y lo menos bueno.

Cuando eres niña y vas creciendo, te haces una idea de lo que “eres” en función de lo que los demás, generalmente la familia, te van diciendo que eres. 

Y a eso, le añadimos el cariño y el amor que recibes, y cómo lo recibes.

Hoy en día, después de entender ciertas cosas, me duele mucho escuchar a mamás y papás diciendo cosas malas de sus hijos, con ellos delante:

“Mírale, si es que es muy malo”

“Fíjate cómo chilla, si es que es un demonio”

“Menuda me ha liado la niña mal educada esta…”

“Eres muy mala, ¡te voy a castigar!”, etc, etc, etc.

No soy madre, ni sé si llegaré a serlo, pero se me hace un nudo en el estómago cuando presencio estos comportamientos.

Si una niña o un niño crece con la idea de que es mal@, mal educad@, tont@…, esta personita se lo cree y actúa en función de lo que se espera de ella. 

Y a ti te ha pasado lo mismo y no eres capaz de superar esos traumas infantiles.

El recuerdo que tengo yo a cerca de esto es escuchar a mi padre llamándome “tonta” hasta la saciedad y sentir que todo el mundo se metía con mi físico.

No digo que esta fuese la realidad, sólo digo que así lo viví yo y así obtuve luego los resultados que obtuve. 

Si eres bajita, alta, gorda, fea…todo son comentarios subjetivos de otras personas.

Pero si en casa te enseñan que vales mucho, si en casa empiezan a consolidarse las bases de tu autoestima, si en casa te enseñan a aprender a quererte a pesar de lo que digan los demás, gran parte del camino ya está hecho.

Si en casa te valoran y animan por todo lo que eres, la película cambia muchísimo.

Pero si en casa te ponen verde y al llegar al colegio es más de lo mismo, ¿cómo queremos que crezca esa personita?

Esa personita crece pensando que no vale para nada y que nadie la quiere. 

 

 

YO TAMBIÉN ME CREÍ LO QUE DECÍAN DE MÍ

 

Yo también me creía lo que me decían e intentaba taparlo, pero es inevitable que en el intento te desprecies y te cuestiones. 

Con decirte a ti misma: “Aprende a quererte y valorarte”, no sirve para solucionarlo.

No puedes aprender a quererte cuando tú misma piensas que no lo mereces. 

Desde muy enana, ha parecido que tenía una autoestima alta, una gran opinión de mi misma y las herramientas necesarias para que esto no fuese un problema para mi.

El tiempo ha sacado a la luz la verdad, como está pasando contigo.

A pesar de eso, no sé cómo ni en qué momento, conseguí convencer a todo el mundo de que Tania era lista y estaba encantada de conocerse.

Incluso daba la impresión de ser alguien prepotente y engreída, como muchas veces se me ha echado en cara.

Y ahora tiene sentido, intentaba aparentar esas cualidades para que nadie viese aquellas que yo creía que tenía en realidad

Aunque, efectivamente, me considero una persona bastante tonta (en el sentido de que me cuesta aprender las cosas, y cuando las aprendo es con mucho esfuerzo), me dejaba la piel en el cole para que no se notase.

Estudiaba muchísimo y cuando algo no se me daba bien, tomaba clases aunque no me gustase, para que nadie percibiese lo tonta que era.

Nadie me obligaba a tomar esas clases, esas ganas de tapar siempre salieron de mi misma. 

En el mismo orden de cosas, la imagen exterior me preocupaba muchísimo. Cuidaba mucho lo que me ponía y cómo me lo ponía, aunque cuando miro las fotos me quedan dudas sobre mis intenciones. ¡Menudas pintas! 😉

Con 12 años, ya me empeñaba en llevar tacones. No sólo era rechoncha sino bajita. Un taponcete, vamos.

Unido a esto que te cuento, me recuerdo haciendo “dietas” desde muy pequeña. Por aquel entonces mis padres se cuidaban mucho y como todo el mundo se metía con mis lorcitas, hacía un esfuerzo por incluir en mi alimentación los productos dietéticos que se me iban ocurriendo. 

Imagínate la idea que tendría yo en aquel entonces sobre lo que era una dieta saludable. Absolutamente ninguna.

Crecí pensando que era tonta, inútil y gordita. Y así pasaron los años. 

Supongo que me di cuenta de que siendo tonta, inútil y gordita, no podía llegar muy lejos, así que me fui construyendo un montón de caretas para que no se viese lo que había detrás.

Tania se puso una careta de inteligente, otra de madura, otra de educada, otra de fuerte, otra de valiente, otra de segura de sí misma…y a ver quién sostenía tanta careta…

 

 

DÉJATE DE EXCUSAS

 

Pero ya está bien de quejarse, ¿no?

Da igual si es la baja autoestima o lo puñetera que es tu vecina del quinto, lo importante es que dejes de ponerte excusas. Lo que pasa realmente es que no te atreves a hacerte cargo del dolor que va a suponer la curación.

No quieres ahondar demasiado a ver si vas a tener que empezar a hacer cambios. 

Si en realidad no es para tanto, tampoco estás tan mal así.

Eso es lo que te dices.

Pero en el fondo, en la intimidad, hablando contigo misma, te castigas por ser tan cobarde.

Te conozco perfectamente, tenemos muchas cosas en común.

Vas a tener que aprender a quererte, te pongas como te pongas. 

 

 

¿QUÉ PUEDES HACER AHORA PARA MEJORAR LA SITUACIÓN?

 

Ese tiempo ya pasó. Ya has descubierto que no te tienes mucho aprecio y que esa falta de autoestima te está alejando de la felicidad.

Ya te has cagado en tus padres, en tus profes y en tus compis de clase. Dejas el pasado donde está y pones el foco en lo que puedes hacer ahora para mejorar esa situación, ¿de acuerdo?

Si las bases de tu autoestima no se han consolidado ya, vas a tener que aprender a quererte por tu cuenta. Es lo que hay.

¡Aprende a quererte y valorarte hoy mismo! ¿Por qué esperar?

 

 

 

APRENDE A QUERERTE Y VALORARTE IGUAL QUE LO HE HECHO YO

 

La falta de autoestima trae consigo la mayoría de los problemas que vamos desarrollando cuando se conforma nuestra personalidad.

Como bien dice la palabreja: auto-estima, es la valoración que tenemos de nosotras mismas.

De este modo, cuando nos convertimos en personas adultas, la falta de amor por nosotras mismas provoca que no seamos capaces de alcanzar la felicidad. 

Nos ponemos máscaras, actuamos con incoherencia, nos autocastigamos, y así nos vamos destruyendo.

Darme cuenta de mi falta de autoestima ha sido quizá uno de los descubrimientos más difíciles de mi vida porque, con ello, había que tratar demasiadas cosas por las que no tenía claro si quería pasar.

¡Cómo ha cambiado el asunto!

Puedes hacer muchas cosas para trabajar tu autoestima…pero aquí sólo te explico las que me han servido a mi, ¿vale?

De nuevo no podemos encontrar fuera lo que no tenemos dentro. De nuevo no podemos formarnos una imagen de nosotras mismas basada únicamente en lo que los demás han dicho, o dicen, de lo que somos.

Tendrás que cambiar tus creencias, pensamientos y sentimientos, así como adquirir ciertos hábitos que te ayuden a conseguirlo.

Tu autoestima se refleja en todos los aspectos de tu vida, desde tu trabajo hasta la forma en la que te alimentas.

Comenzamos por aquí.

Para aprender a quererte:

 

1. CONÓCETE MEJOR

Imagina que acabas de hacer una nueva amiga. Sí, ya tienes mogollón, lo sé, ¡pues otra!

Cuando conoces a alguien nuevo, lo normal es que surjan preguntas sobres sus gustos, preferencias, sentimientos…¿Qué comida le gusta? ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre? ¿Qué cosas le producen alegría? ¿Cuáles son sus sueños?

Bien, pues acabas de conocer a una nueva amiga: TÚ.

Papel y boli para anotar todas las preguntas que quieres hacerle a tu nueva amiga, con sus respuestas incluidas.

No puedes querer a alguien que no conoces, ¿verdad?

 

2. NUNCA TE COMPARES

Jamás, prohibido, ni se te ocurra, no sirve para nada bueno.

Hasta que lo de aprender a quererte ya no sea tu asignatura pendiente, compararte con las demás sólo te traerá disgustos.

Te vas a fijar en las que son más inteligentes, más guapas, más macizas…Y lo normal es que en esa competición, pierdas. Y pierdes porque la batalla está perdida desde antes de empezar.

El día que te quieras, no sentirás la necesidad de compararte con nadie y ¡ganarás!

¿Acaso se te ocurre ir por la calle comparando a una “amiga” con las amigas de los demás?

No vas por la vida diciéndole a tu amiga:

“Mira Pepa, esa tiene los ojos más bonitos que tú…A lo mejor si te hicieras una liposucción te parecerías a mi vecina Antonia que está tan estupenda. ¿Por qué no te apuntas al gimnasio a ver si pierdes esa barriga, igual que hace Juana?”

No se te ocurriría jamás hablarle así a una amiga, ¿a que no?

 

3. ACÉPTATE COMO ERES

Sí, esta amiga tuya es muy gilipollas a veces, pero lo sabes y lo aceptas con amor 😃

Sabes que tu nueva amiga tiene defectos, como todo el mundo. Pero te ha caído tan bien, tenéis tantas cosas en común, que no se los tienes en cuenta. Pesan más sus virtudes.

Se va a equivocar de vez en cuando, eso seguro, pero da igual, allí estarás tú para consolarla y animarla cada vez que se sienta mal por algo que ha hecho.

 

4. CUIDA DE TUS NECESIDADES

¿Qué haces cuando una amiga necesita algo de ti? 

Corres para proporcionárselo. Cualquier cosa que tú puedas hacer para ayudar a una amiga, lo haces sin pensarlo.

Pues eso es exactamente lo mismo que tienes que hacer contigo. Cada vez que algo no marche bien, párate a ver qué necesitas para que eso marche mejor, y proporciónatelo.

Primero hazte consciente de todo lo que necesitas y luego, compórtate igual que lo harías con una amiga a la que aprecias muchísimo.

 

5. TRÁTATE LO MEJOR POSIBLE

Tienes que tratarte bien si quieres aprender a quererte. Aunque sea forzado, aunque te parezca absurdo.

¿Me tratarías a mi como te tratas a ti? ¿Me dirías a mi las cosas feas que te dices a ti misma cuando te equivocas? ¿Qué harías si yo te plantease a ti estos problemas que tienes tú? ¿Cómo te comportarías conmigo? ¿Qué me dirías?

Tratarías de solucionarme la vida, ¡está clarísimo!

 

 

TÚ ERES TU MEJOR AMIGA

 

Todo lo que te he explicado más arriba responde a la “técnica de la mejor amiga”.

Cómo cambia el cuento cuando lo que nos pasa a nosotras le pasa a una de nuestras mejores amigas.

Nos volvemos comprensivas, tolerantes, cariñosas, llenas de palabras de aliento…

Cuando una de nuestras mejores amigas se siente mal por algo, se insulta en tu presencia, llora, se siente la última mierda…nos falta tiempo para ir a salvarla y darle mil consejos.

¡Eso es exactamente lo que tienes que hacer contigo misma!

Dile a tu amiga, a ti misma: “Aprende a quererte y valorarte cariño, eso te salvará”.

Tienes que aprender a quererte igual que te quieren tus amigas, y de la misma forma que las quieres tú a ellas. 

Para, para, para…

He dado por hecho que tienes amig@s. Podrías ser una especie rara y sentir que no las tienes. En ese caso, ¡te las inventas!

O mejor aún, ya no necesitas inventarte amig@s porque acabas de conocer a tu amiga del alma 😉

 

 

 

CONCLUSIONES

 

Si no te aprecias y no te quieres, no puedes ser feliz. Punto.

¿Quieres ser feliz o quieres tener una vida mediocre?

¿Quieres seguir escondiéndote detrás de tus miedos o quieres vivir la vida a tu manera?

El camino no ha hecho más que empezar. No vale con leer un artículo para que te cambie la vida. Tendrás que hacer algo por ti. Nadie más va a poder hacerlo.

 

Ánimo, acabas de conocer a una amiga incondicional, que siempre te va a ayudar, que siempre te va a decir lo que necesitas oír, que siempre te va a cuidar, hasta el último día de tu vida.

Si vais a estar tanto tiempo juntas, merece la pena cuidaos mutuamente, ¿no?

 

 

¿Serás capaz de convertirte en tu mejor amiga?

¡Te espero en los comentarios!

 

ABRAZOOOOOOOO ENOOOOOOORME

 

 

 

Tu ayuda es fundamental para mí. Si te ha gustado PUEDES COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES. Muchísimas gracias🤗 Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Ayudo a las mujeres a superar sus complejos, a quererse como son y a mejorar la autoestima porque para mí es la base de la verdadera felicidad. Si necesitas adornarte para sentirte segura es que algo no marcha bien. Es el momento de empezar a amarte y construir la vida de tus sueños.

12 comentarios en “¿TE SIENTES COMO LA ÚLTIMA MIERDA? APRENDE A QUERERTE Y VALORARTE DESDE HOY MISMO

  1. Tienes toda la razón , pero es tan difícil a veces superar esos complejos …..
    Habrá q ponerse en marcha para poder cambiar y vivir a tope con un@ misma .

    • Hola Lola! Si, es difícil, eso te lo puedo asegurar. Pero a veces vas dando pasitos pequeños y un día te das cuenta de que algo ha cambiado y estás en el buen camino. Así que en marcha. Con nadie pasamos tanto tiempo como con nosotras mismas, cuanto mejor sea nuestra relación más plena será nuestra vida. A por todas Lola! UN ABRAZO Y MUCHAS GRACIAS POR COMENTAR

  2. Madre mía Tania… me has hecho una radiografía! solo que en lugar de gordita, yo estaba en los huesos… a mí no me consideraban tonta, todo lo contrario. Siempre todo el mundo esperando a que llegase a sacar las castañas del fuego y ojo con no hacerlo! 😭 En fin esto me ha llevado al agotamienTo total y absoluto, pero gracias a tus textos estoy mejorando una barbaridad! ( o eso creo jiji) un besaco grande grande! Ah!, y por cierto, de tonta no tienes un pelo. Eres de las personas más inteligentes que conozco. 😘.

    • Ay mi Laura! No te puedes hacer una idea de lo feliz que me hace leer que todo esto te está ayudando, aunque sea un poquito. No puedo tener una satisfacción mayor. Me puedo morir mañana. La verdad que sí, sigo aparentando ser inteligente, no te lo creas mucho que no quiero frustrar tus expectativas, jajajajjajajaj. Eres grande! Sólo que creo que se te estaba olvidando…UN GRANDÍSIMO ABRAZO

  3. Me ha encantado este articulo, m ha hecho ver que cada día me quiero más, me conozco mucho más a mi misma y que no me identifico con muchas de las cosas dichas anteriormente en baja autoestima.
    Me he criado con muchos miedos e inseguridades y poco a poco las voy superando.
    Espero que ayudes a mucha gente con lo que escribes.
    Enhorabuena amiga!!

    • Qué alegría! Los escritos pueden gustarnos por necesarios para avanzar, o para darnos cuenta de lo mucho que ya hemos avanzado. Enhorabuena a ti por superar tus inseguridades. Un ejemplo más de que se puede lograr. Gracias preciosa mía

  4. Eres la caña!!!! Todos nos vemos reflejados en algo…pero con tus palabras siento que es posible quererse y valorarse màs y por lo menos a mí me hace falta. Gracias amiga y sigue con tu labor…es fantástica!¡¡

    • Es posible Juana, te lo aseguro. Cuesta trabajo, no es fácil, pero es tan gratificante…Merece tanto la pena trabajar en este camino…Todo se da la vuelta y se ve la vida de otra manera. Si tú no te valoras, los demás van a hacer lo mismo. Y sé, porque te conozco, que vales muchísimo. UN ABRAZO

  5. Como se nota que conoces bien a tu “familia virtual ” jajajajaja…..Pero Tania de te leo parece todo muy fácil pero a la hora de la verdad ….Cuesta mucho ponerlo en la práctica…..Fotos años hace que nos conocemos …Desde el 2006…. Y aunque soy más fuerte ,hay cosas k no cambian en mi.Tk guapa.Gracias por tu maravilloso articulo

    • Lo sé preciosa, es complicado, para mi también. Cuesta trabajo hacer ciertos cambios en cosas que tenemos demasiado arraigadas. LO bonito es darse cuenta e ir modificando un poco la ruta. Cuidado porque en esto de querernos más a veces nos confundimos con buscar la perfección. Nos sorprendemos queriendo hacer tantos cambios para ser una persona ideal, y eso no existe. Siempre tendremos traumas, problemas y miedos. Pero poco a poco, conociéndonos y trabajando nuestra autoestima, iremos consiguiendo pequeños logros que harán nuestra vida mucho más satisfactoria.
      Date permiso para ser imperfecta e intenta escuchar tus necesidades desde la compasión por ti misma. Date todo el cariño posible y poco a poco ese amor irá creciendo. UN ABRAZO AMIGA

Deja un comentario